jueves, 24 de noviembre de 2011

Entre dos tierras


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Capitulo 46.- Hola papa

Emmet pov

Apenas Esme dijo sobre ir de compras, Rosalie se apunto argumentando que quería probar la pizza de 5 quesos de Bella y necesitaba comprar todo y Alice que necesitaba suministros de primeros auxilios ya que Charlie se desmayaría al ver a Bella, se montaron con mama en el auto de Carlisle. Alice manejaba. Y todas opinaban que podían comprar que pareciera humanamente saludable, decidieron adquirir un libro de cocina para ayudar en la parte de alimentar a Charlie.

Recorrimos la arboleda por completo siempre rodeando la casa, pudimos ver a los lobos, en par corrían en sentido contrario a nosotros, cada 5 minutos nos topábamos con otros dos. Los saludos se limitan a gruñidos y siseos, no había tiempo para más. Tardamos 40 minutos, ante la insistencia de Edward de recorrer todo cuatro veces más.

-Edward si querías darle privacidad a Bella y Carlisle, solo tenías que decirlo, ¿para que hacernos correr como idiotas hermano?- Me queje.

Ese par solo se reían de mí expresión, habría preferido ir con las muchachas y poder estar con Rosalie. O quedarnos juntos... pude llevarla al bosque y tal vez…

-pervertido es mi hermana- me dio un golpe en la cabeza Edward mientras se reía y golpeaba a Jasper – esa también es mi hermana- decía al tiempo –Ni se les ocurra pensar nada sobre Bella, porque les parto la cabeza- decía en tono amenazador aguantando la risa.

-¿por qué no habríamos de hacerte frente? Ella es nuestra hermana- le respondí al tiempo que lo empujaba sin hacerlo caer.

Seguimos así, defendiendo a nuestras hermanas hasta llegar a casa, Carlisle y Bella esperaban en la sala, platicando animadamente, un rato después llego Esme cargada de cosas comestibles, algunas no parecían oler bien, pero no era algo de lo que me acordara ya.

Guardaron todo con ayuda de Bella quien sí se acordaba de que se echaba a perder y que no, un rato después todo estuvo listo, decidió cocinar algo simple, carne asada, puré de papas, Verduras con mantequilla y tomillo, y por ultimo una especie de salsa que por un momento me olio muy bien. Se movía con rapidez y no la de vampiros sino la que te da el saber lo que haces, por primera vez la miramos en un elemento diferente, su cara brillaba y sonreía en todo momento feliz por lo que hacía.

Nos acomodamos en la barra de granito que separaba el comedor de la cocina mientras ella ponía las papas en un recipiente, condimentaba la carne que se veía asquerosa pero seguramente sabría bien, aunque el olor de la sangre me estaba haciendo agua la boca, picaba los ingredientes de la salsa, todo con cuidado y amor, se podía ver en la forma como se concentraba en cada cosa.

Pronto todo estuvo listo, preparada la mesa lista, que bueno que era enorme, cabríamos todos. Sonó el timbre, se detuvo en seco, ya se había arreglado y estaba terminando con la salsa, la miramos en espera de que se acercara a la puerta, no lo hizo, miro a Edward una vez más, este sonrió ligeramente mientras se dirigía a abrir, lo hizo.

Durante un minuto esperamos conteniendo el aliento metafóricamente, entro Jacob y Nessie, justo detrás de ellos, un Charlie muy bien arreglado, siempre correcto saludo a Carlisle apenas entro, nos miro a todos deteniéndose en Bella, quien sin maquillaje se parecía más a ella que en el evento. La miro detenidamente mientras su expresión cambiaba tornándose incrédula.

-Hola papa…-

Bella pov

Charlie colapso en la entrada mientras detenía su caída sin moverme, al tiempo que una lagrima se resbalaba por mi mejilla. Suavemente lo moví hasta el sofá, Carlisle ya tenía a mano todo lo necesario para atenderlo, solo se había desmayado de la impresión. Su corazón aun latía fuerte. Cuanto me gustaba eso sonido, cuando lo abrazaba era eso lo que buscaba, su fuerte compas. Tan fuerte como él, hasta que enferme…

-está regresando en sí, quizá debemos darte privacidad- sugirió Esme.

-no, por favor no se vayan, no sé cómo hacer eso y es mejor si me ayudan, explicándole cosas que yo no sepa cómo hacer- casi suplique.

Charlie pov

-¿Cómo se siente jefe Swan?- me pregunto una voz suave, masculina, me sonaba familiar.

-hum, ¿Dónde estoy?- pregunte aun perdido.

Estaba seguro de haber visto a mi Bella, pero entonces tendría que estar muerto, como ella. Y sin embargo todo me parecía demasiado real y mundano.

-está en mi casa ¿se acuerda de mí y mi familia? ¿Los Cullen?- me pregunto una vez más

-sí, claro, sus muchachos nunca me causaron problemas y además hicieron ese evento en New Hampshire- respondí al tiempo que me sentaba.

Los mire a todos buscando a la chica de cabello chocolate, estaba detrás de uno de los jóvenes, como si se escondiera, por un momento olvide mis modales y me levante tratando de acércame, nadie me lo impidió, el joven se movió ligeramente y la vi. Mi corazón casi se detiene, era una versión idéntica de mi hija cuatro años atrás, pero esta chica parecía tener 17, 18 máximo, no podía ser, mi hija tendría ahora casi 22.

Me acerque sin poder evitarlo tenía que tocarla, saber que no era un espejismo, la chica me miraba conteniendo el llanto, su labio inferior temblaba, justo como a mi Bella. No podía ser, mi hija estaba muerta… pero la tenía frente a mi

“Hola papa”, me había dicho al entrar.

Lentamente levante mi mano, con suavidad le roce la mejilla, estaba fría, la retire de inmediato y con una velocidad sorprendente me tomo la mano reteniéndola en el mismo sitio.

-hola papa- dijo de nuevo mientras me abrazaba.

Estaba helada pero eran sus palabras las que me tenían congelado, la mire separándome un poco, la mire un poco más cerca, era un milagro o algo así. Me resisti.

-mi hija está muerta- agregue.

-sí, pero no de la manera que tú piensas- me respondió, su voz era mucho más suave, pero la misma.

Temblé sin entender nada.

-ven, siéntate y te diré todo- me tomo de la mano mientras me llevaba al mueble.

La familia se acomodo en la sala, yo no podía dejar de mirarlos, eran tan hermosos, pálidos, el mismo color de ojos, incluso los de ella eran dorados y no marrón chocolate como antes.

-cuando me fui del hospital fui atacada por unos vampiros, me convirtieron, Carlisle y su familia me encontraron antes de despertar, me cuidaron y enseñaron a ser vegetariana, no pude hablarte antes porque mi condición como Neófita era muy peligroso para ti y cuando te vi en el festival, era tal la tristeza que vi en ti, que no pude, no tuve la fuerza para decirte la verdad, Ty prometió no decirlo, de hecho tu tampoco deberías pero dado que Aro intenta matarte desde hace meses, el consejo autorizo que te dijéramos la verdad para salvarte y por eso Jacob te trajo, te quedaras aquí…-

-basta, detente. Tú no eres mi hija y esta broma de los vampiros no es graciosa, pensé que su familia era seria Dr. Cullen. Pero parece que me equivoque por completo, ahora si me permiten y me disculpan me voy a casa- dije.

mientras me dirigía a la puerta. Esa broma no es para nada agradable, era el recuerdo de mi hija con lo que estaban jugando.

-¡¡¡los espaguetis que preparaste me enfermaron por tres días y para compensarlo me regalaste un Televisor para mi recamara, por lo que insistí en que cocinaras toda la semana para ver si me enfermaba de nuevo y conseguía el DVD, cuando descubriste mi plan me quitaste el aparato quince días!!!- me grito antes de llegar a la puerta.

Me detuve, eso nadie lo sabía.

-cuando cumplí 10 me regalaste un juego de herramientas seguras para niños, cuando cumplí 12 te compraste un libro titulado “como sobrevivir la adolescencia sin morir en el intento” te deje de hablar por dos semanas a causa de eso; en mi cumpleaños 15 me dejaste usar el primer vestido arriba de las rodillas para el baile pero acusaste al chico con el que iría de fumar fuera de clases para que lo castigarán y no saliera con él, cuando cumplí 16 me hablaste de condones… y pastillas… y pajaritos… y abejas… y sexo antes del matrimonio… y otros métodos de anticonceptivo, ¡me llevaste con una doctora para que me hablara de todas esas tonterías de la primera vez…! y me regalaste una monstruosidad vieja
roja cuando cumplí 17…– termino de hablar mientras lloraba.

Fije mi mirada en ella, no podía creer que mi hija estuviera frente a mí, mis rodillas flaquearon pero no llegue al suelo, alguien me sostenía, era ella, sin esfuerzo me levanto y me regreso al sofá. Nadie mas estaba ahí, solo desaparecieron, la mire de nuevo, toque su rostro, sus manos, seguía tan fría.

-¿qué te paso?- pregunte queriendo escuchar todo otra vez.

Y así fue. Me relato su huida del hospital, el despertar en la casa del doctor, lo que Carlisle le había enseñado sobre vivir de animales, como su familia la adopto legalmente al ser vampiro, como alimentarse y controlarse con los humanos, la batalla contra los otros vampiros. La separación de la familia por un malentendido con su novio Edward, el tipo despeinado. Y como la encontraron apenas unas semanas atrás.

La amenaza que representaba este vampiro que se escapo y como era imprescindible que yo guardara el secreto. Me presento a su nueva familia, los cuales regresaron a la sala, para responder mis preguntas que no eran pocas, para cuando terminamos eran más de las 3 de la mañana pero ellos parecían no sentirlo, de pronto yo me sentí tan cansado, sin darme cuenta me quede adormilado mientras la abrazaba, su frialdad de pronto ya no me molestaba.

Era un milagro, mi hija estaba viva, más o menos…

Abrí los ojos apenas con la cabeza echa un lio, ¿sería un sueño? no sería la primera vez, siempre soñaba con ver a mi Bella de nuevo, abrí los ojos completamente, esta no era mi recamara. Afuera había ruidos como de pelea.

Me asome por la ventana y vi como el enorme chico llamado Emmet, arrojaba un tronco inmenso contra la chica rubia, por un momento entre en pánico de ver que nadie hacia nada por ayudarla y entonces mi mirada se desvió al ver a un enorme lobo rodear y rodear a Bella, corrí tan rápido como puede, salí suplicando en silencio que alguien la ayudara, mi voz solo no salía.

Cuando llegue a la zona de batalla vi como mi Bella saltaba por encima del enorme lobo al tiempo que esquivaba una roca enorme que Carlisle le tiraba, de alguna manera redirigió la roca hacia la chica de cabello corto mientras el chico despeinado trataba de alcanzarle en el aire y derribarla, sin moverse más de lo necesario, apenas toco el suelo se giro sobre sí misma, levantando las mando en señal de rendición, pero en realidad estaba levantando a todos los vampiros a su alrededor.

El enorme lobo incluido.

-¿qué demonios te hicieron Bella?...-
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
listo chicas, el capi del miercoles, lamento la demora, les dejo un saludo y un beso, con amor Alejandra Rivas ;)

4 comentarios:

titaling dijo...

Caramba niña esto ha estado muy hermoso !!esperaba esta parte con ansias !!! Me la imaginaba muy sentimental... Pero me quede corta para lo que tu nos has dado tambien se me formo un nudo en la garganta y su respectiva lagrima !!Hermosoo!!
Un abrazo desde Colombia!! gracias

Princcipessa Cullen dijo...

No bueno pobre Charlie va a sufrir un infarto jajaja...

Me encanto como todo ah dado vueltas!!! Eres genial Ale... Gracias.

Xo

PaTy_sev dijo...

jejejej pobre charlie...no puede asimilar tanta informacion a la vez!!!lo vas a matar del estrés!!!jajajaja me ha parecido muy bonito el reencuentro :D besos desde españa

Jocita dijo...

O lo matas x stress como dice el comentario anterior, o lo matas de un infartoooo!!!

Qué dirá ahora que en el entrenamiento podrá conocer varios de los poderes de Bella..... O_O

Ya Aleee.... te pasaste, aunque encontré un tanto corto el capi... así no se vale!!! jajaja. Cariños mujer :)