viernes, 5 de agosto de 2011

Entre dos Tierras







:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Capitulo 20.- Adiós sin despedida…



Bella pov


Salí del edificio principal con rumbo al estacionamiento, lo sentí antes de verlo, apoyado sobre mi H3, esperándome, su mirada se ilumino de tal manera que no pude evitar sonreír, lo había visto apenas ayer en las clases y hoy no se apareció por ahí, hasta ese momento.


-hola ¿podemos platicar un momento? – pregunto mientras me miraba como un adolecente que invita a la chica de sus sueños por primera vez.


-claro, vamos a casa- refiriéndome a la de Ty.


-¿la tuya o la mía?- pregunto mirándome suspicazmente.


-la de Ty- respondí.


-hum no, mejor vamos al bosque, junto al rio ¿quieres? –dijo tomando mi mano y besándola para colocarla en su pecho y cubrirla con la suya.


Su contacto me hizo olvidar todo lo demás, asentí sin fuerzas para hablar. Me guio hasta su auto. Manejo en silencio hasta llegar a la orilla del bosque, corrimos después hacia el rio. Al llegar nos sentamos en la piedra sobre la que me casi me hiciera el amor la primera vez, era nuestra piedra favorita.


-he pensado mucho desde que te fuiste, creo que ha llegado el momento de separarme de Melisa, no tiene caso seguir, no la amo de la misma forma que antes y si no lo he hecho es por no causarle a la familia más dolor con otra separación, Esme ha estado triste desde que te fuiste, el tiempo que pasas allá no es suficiente, por no decir que a Emmet le toma todo el día cambiar la cara de oso apaleado que le queda cuando te vas, la verdad es que te extrañan más de lo que te harán saber. Hasta Carlisle suele estar más callado, a veces lo encuentro sentado en tu habitación. Ness y Jake no muestran signo de venir, quizá deberías volver, no sería el único feliz con esa decisión-


-no he querido hacerles daño, pero nuestra situación era muy rara, yo me siento incomoda viviendo con Melisa, yo no sé cómo actuar frente a ella cuando estas cerca - respondí.


-lo haces en la universidad, ¿Por qué no regresas a casa, conmigo?- pregunto mientras me sentaba en sus piernas, besándome suavemente.


-pero en clases nunca estamos solos, siempre están los chicos y estamos tan ocupadas con lo del evento de caridad que no tengo tiempo ni ganas de pensar en otra cosa y ella siempre habla de cosas que no te incluyan, no sé si por casualidad o sabe algo- comente.


-sin duda se da cuenta que algo pasa, pero no sabe aún que es. No he tenido el valor para decirle que te amo y que quiero estar contigo, pero lo hare, no quiero estar más tiempo separado de ti, te amo de manera irracional- finalizo intensificando el beso, me perdí entre sus labios y todo dejo de importar, todo desapareció, solo éramos Edward y yo en el mundo.
Mis manos buscaron la orilla de la camisa, la saque del pantalón urgida por tocar su piel, mientras lentamente nos resbalábamos hasta quedar de pie, me estrecho contra la roca, mientras mis manos se deshacían del cinturón y el botón del su pantalón, siguió mi ejemplo quitando mi blusa, me beso lentamente bajando por mi cuello hasta el borde de mi sostén, el cual desapareció rápidamente.


Edward pov


Me miro concienzudamente tratando de adivinar mis pensamiento, no la deje, Dios era tan hermosa, así con la luz del atardecer, sin sostén y apenas con el pantalón puesto, era un estorbo que quitaría de inmediato, lo baje lentamente por sus piernas, mientras dejaba un rastro de besos en ellas, subí más lentamente, me detuve en su centro, sin importarme mucho la integridad de la prenda la arranque con facilidad, era de encaje, la escuche gemir ante mi osadía.


Sonreí un poco mientras la sentaba en la piedra, abriéndome camino entre sus piernas con mis manos, la sentí tan húmeda que al momento gemí, mi excitación se hizo inaguantable, pero no apresuraría las cosas, era la segunda vez que le hacía el amor y esta vez no lo terminaría abruptamente como la primera, me tomaría mi tiempo para amarla, como se merecía, despacio, sin prisas, acaricie sus pliegues mientras otro gemido escapaba de su boca.


Lentamente mis dedos entraron en ella, haciendo que gritara mi nombre.


¿Cómo podía excitarme tanto ese simple sonido?


Baje mis boca hasta sus senos mientras mi mano libre la tomaba de la cintura, cuando la sentí tensarse presa del orgasmo, entre en ella, grito una vez más, mientras la jalaba hacia mi cuerpo, pronto la tuve con sus piernas alrededor de mis caderas, mientras se aferraba a mi espalda y mis manos la sostenían de la nalgas, su espalda aun descansaba contra la roca, haciendo que pudiera entrar y salir sin perder el ritmo, al tiempo que ambos gemíamos de placer, era maravilloso sentirla rodeando mi sexo con el suyo, la sentí venirse segundo antes de vaciarme en ella, abrumado por la sensación de plenitud que jamás había sentido, era como encontrar mi mitad sin saber que estaba perdida.


Bella pvo.


Después del primer encuentro sobre la roca, nos metimos al rio y una vez más me hizo el amor, lento, suave, con el agua alrededor de nuestros cuerpos, parecíamos no cansarnos del otro, no tener suficiente, lo bese con desesperación al salir del agua, lo lleve hasta una enorme piedra lisa la cual se enterraba hasta la mitad en el rio, nos recostamos lentamente sin dejar de besarnos y tocarnos, lo empuje suavemente hacia atrás mientras me subía a él, lo bese despacio, sin prisas, mientras bajaba por su pecho y abdomen, hasta llegar a su parte dura y excitada, sin mirarlo a los ojos, bese la punta al tiempo que se tensaba y gemía, chupe un poco más y cada en movimiento abarcaba un poco más, siempre apretando solo un poco, use mis labios y lengua para hacer círculos, mientras Edward gemía y cerraba las manos tratado de no romper la roca, mientras decía mi nombre una y otra vez, mientras más rápido chupaba, mas rápido me excitaba.


-Bella no aguantare, detente- Rogo mientras yo intensificaba el movimiento.


En un momento sentí como su sexo se tenso y antes de saber que era, me levanto dejándome sobre la roca al tiempo que entraba en mi de un solo empuje, al que siguieron otro y otro y varios más, sentí mi cuerpo aproximarse al límite, con su cuerpo completamente pegado al mío nos venimos uno en brazos del otro.


La noche había caído y con ella, era tiempo de regresar al mundo real, el mundo donde él pertenecía a otra mujer y yo debía salir de su vida definitivamente.


-esta es la última vez que estaré contigo Edward, debes de saber que quizá me quede con Ty, para siempre- mentí, mientras se tensaba de manera diferente al escuchar mis palabras.


-no, no puedes hacer eso, yo te amo ¿Por qué quieres dejarme?-


-no te dejo, jamás has sido mío, salvo en estos encuentros, es lo mejor, para Melisa, para tu hija, ¿has pensado en ella, en cómo se va a sentir de ver a sus padres separados?- pregunte esperando que eso lo hiciera entrar en razón.


Dejarla no sería lo correcto, sí lo que más deseaba, pero no lo correcto.


-¿Entonces este en nuestro adiós?- Pregunto con dolor.


-sí, me temo que si, al menos en esta relación, aun somos hermanos ¿recuerdas?- me miro con una sonrisa mientras sus ojos se apagaban.


-bien, entonces hagámosla memorable- dijo mientras me besaba otra vez y mi traicionero cuerpo reaccionaba a sus caricias.


Nos amamos en el rio de otra vez, su cuerpo se pegaba a mí, podía sentir su erección en mi trasero, mientras sus manos cubrían mis senos, su boca se ocupaba de mi cuello, su sexo se enterraba en mi. Lentamente y con un ágil movimiento se introdujo en mi, mientras me pegaba a la roca, mis dedos hacían surcos en la piedra mientras él se movía con un ritmo desesperado, haciéndome gritar su nombre, tocándome con sus dedos, haciendo círculos en mi centro, al tiempo que intensificaba el movimiento, su orgasmo seguía al mío por segundos y así una vez más nos dejamos llevar por la pasión.


Toda la noche distinta posiciones. Distintos lugares. Los mismos sentimientos.

Y al final una triste despedida, regresamos en silencio, estaciono junto a mi H3, espero que entrara en él, dando vuelta se subió por el otro lado. Me miro y lo supe, lo haríamos una última vez, en mi auto, donde yo siempre lo recordara, maldito vampiro, si no estuviera tan excitada por la idea, lo odiaría.


Me entregue de nuevo sin demoras o pretextos, que bueno que era grande mi vehículo. Tres orgasmos después, se bajo dejándome aun temblando, una lagrima se me escapo antes de notar que ya no estaba, lo había dejado ir. Para siempre.


Llore de nuevo…


Los días de esa semana pasaron rápido, no sabía que haría en vacaciones, pero volver a la casa Cullen no era una opción, Ty había decidido ir a casa con sus padres, eso me dejaría al menos 2 meses con la casa solo para mi, un tiempo para mi, sola, no sería nada malo. Faltaban 3 semanas para el fin de curso y mañana en la noche seria el recital para la Beneficencia.


Habíamos montado un espectáculo grande, conseguimos la financiación de la universidad y una donación anónima que gritaba “Cullen” por todos lados, bueno nosotros lo sabíamos, los demás no.


Carlisle nos había regalado a las chicas los medio para hacer algo fuera de serie, habría baile, samba para ser exactos, éramos solo Alice, Rosalie y yo junto con tres chicas más, las demás cuando se enteraron que los padres, maestros y demás estarían ahí se acobardaron en el último minuto y Melisa dijo que ni loca se pondría un atuendo así cuando Alice mostro los vestuarios que usaríamos, por lo que pasamos la última semana ensayando por las noches para adaptar la coreografía, incluimos algo de Capoeira que Emmet había insistió en tener a cambio de formar parte de la demostración, Jasper seguía preocupado por tener que usar un pantalón ajustado y una camisa deportiva sin mangas, todo en negro, idea por supuesto de Alice.

Teníamos a dos chicos más. Por la premura no hicimos por buscar más, así que Emmet bailaría dos veces. No pareció molestarle.

Nuestro vestuario para los bailes consistía en una especie de top cruzado al frente que cubría los senos y se amarraba por detrás en blanco, un short blanco minúsculo y un pantalón suelto tranparente en blanco también, el cual quitaríamos al empezar el Capoeira, sin zapatos, para no maltratarlos. Nadie salvo nosotras habíamos visto el atuendo, Alice estaba decidida a que se hablara de ello por años.

Y lo conseguiría.

Después de esto, seguirían los chicos con canciones, sería una solista y 3 grupos, y al final Alice con Jasper, Rosalie con Emmet, Edward tocaría el piano, Ty incluso cantaría una melodía, no sabía cual porque ensayaba con los muchachos, yo con las chicas y solo nos juntábamos para los cantos en dúo. Yo cerraría el evento con una canción, algo que había escrito después de la noche que pase con Edward junto al rio.


Mi última noche de felicidad entre sus brazos.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::



listo chicas, el capi de mañana... ya saben q si no es en la ofi no puedo publicar. les quiero Alejandra Rivas ; )

4 comentarios:

flopii cullen dijo...

Hay que capi mas tirno, me encanto el lemmon, el final...re triste pobre bella, la situacion por la que tiene que pasar, ojala que se enteren de lo que hizo melisa asi pueden estar juntos y que melisa encuentre el amor por otro lado asi no s queda sufriendo pobre...ale me encanta tu historia...os amo!!!: ) ♥♥♥

Anónimo dijo...

dios que triste. pero lo ame

Jocita dijo...

Woooooow! qué tierna despedidaaa... algo bueno afloró de Melissa, que considerado de su parte.

Qué pasará ahora.... estoy casi segura que Edward fue engañado en Amsterdam...pero cuándo será revelada la verdaaaad... qué nervioooos!!!!

Ale te quedó buenísimo el capi.... te entiendo perfectamente, sin internet no se puede viviiiir!!! yo estoy sin internet en la ofis y en casa tbn... cueck!!!!

maRi D´cullen dijo...

u_u ke linda despedidaa me encanto pero a la vez me uso triste porke ya nunca mas estara con edward de es manera al menos hasta ahoraa....

y yo tambien estoy segura de ke melisa engaño a edward en su viaje...

jjajaja no puedo imaginar a emmett y mucho menos a jasper con esas ropas y bailando ese tipo de musica seria geial verloss jajja

bueno en pocas palabrsun capii muy bueno