domingo, 21 de agosto de 2011

Encuentro Nocturno


Emocionadisima por esta Publicacion, hace mucho una de nuestras seguidoras mas exactamente Flopii, nos escribio para que subieramos su fic. El cual aun esat terminando y pronto tendremos por aqui; asi que mientras los termina nos dio una probadita de su gran talento con un One Shoot que nos regala a todas nosotras (lo cual me conmueve enormemente porque eso indica que apesar de algunos fallos, hacemos bien las cosas)..pero ya sin mas preambulo y lloradera XD les dejare el fic para que lo lean y le dejen suscomentarios, eso la alentara para que en poco tengamos su historia por aca!!

Mil gracias Flopii, y espero que pronto te estemos publicando semanalmente hahhaa.....


Encuentro Nocturno



POV.Bella
Me recoste sobre el frio y humedo techo abandonado en el que me encontraba...
mirando al cielo, tan grande e infinito....era tan triste verlo mientras se teñia de una profunda oscuridad.



Quien diria que yo me sentiria bastante identificada con esa oscuridad...las noches solo significaban una cosa:hora de cazar.



Despues de unas horas en la que me parecieron solo unos minutos observe como las estrellas me miraban alli arriba....mis unicas testigos de mis noches sin evidencias que ensuciaran mi nombre.


Me levante de un salto y me agazape con elegancia sobre el tejado, a la defensiva....lista para saltar sobre mi comida....como una pantera: sensual, oscura y mortifera.


Observe como los sucios humanos de alli abajo seguian con sus vidas cotidianas ajenos totalmente a que pronto, uno de ellos, seria mi cena.


Me incline todavia mas en el tejado de aquella casa hasta que mi pecho quedo a unos milimetros de la humeda superficie y salte agilmente al techo de enfrente, aterrice suavemente sobre la punta de mis pies y me gire para quedar frente a la tranquilla calle de abajo donde las personas rapidamente cerraban negocios o se subian a unos lujosos autos para irse a su casa, con sus familias e hijos...lastima que uno de ellos no regresara hoy a su casa....ni hoy ni nunca.


Me gustaba cazar a algun humano despistado....que no me esperara, pero que si me llamara la atencion.


Esperando a que apareciera algun humano no me habia dado cuenta de que los pocos que habian ya no estaban y la noches quedo infectada en soledad.


Golpee, impaciente, una pared cercana y a pesar de que lo hice con suavidad esta se movio sinuosamente como una serpiente y se quebro al medio con un sonido estruendoso.


Vi, por el rabillo del ojo, el movimiento de un humano....solo. Me acerque hasta la punta del techo y observe a ase peculiar y fragil humano que se encontraba abandonado alli abajo.


Ese mortal si que me llamaba la atencion....y mucho. Andaba a paso rapido y nervioso, observaba cada tanto hacia atras o hacia los costados donde se filtraba una terrible oscuridad, hacia bien en temerle a lo desconocido.


Aunque eso no era lo unico que me gustaba de el; era alto y perfectamente hermoso, su cabello: rebelde y de un hermoso color cobrizo, podia notar unas hebras doradas incluso en la mitad de la noche, su piel se veia suave y fina, la que protegia su calida sangre que palpitaba en sus venas.


Me contorsione de tal modo hasta quedar en cuatro patas y me lance con sigilo hacia el piso de abajo. A lo lejos se oia un zumbido macabro anunciando una muerte cercana, me escabulli en un callejon esperando que el despistado humano pasara por mi lado, me relami los labios al imaginarme poseedora de su ultimo aliento, ese liquido vital para el....seria mio.


Mi sed insaciable y su rastro de sangre; la escena perfecta.


La fiera dentro mio luchaba por salir al exterior y tomar lo que tanto mi cuerpo como mi existencia nesecitaba con plenitud.


La contuve, pensaba hacerlo lo mas que pudiera....


De cerca ya se oian sus pasos toscos y rapidos para salir, seguramente, de esa maquiavelica calle. Que tonto humano miserable que no se daba cuenta de que se acercaba a su inminente muerte.


Mi frenesi era practicamente insoportable, estaba delirando de placer, deseaba salir de mi escondite y tomar lo que me pertenecia, pero no habia que olvidar pasar desapercibida....no podia detener el extasis que me daba imaginar su liquido escarlata escurriendose
por mi boca. Era inconmensurable la nesecidad de apaciguar mi sed, degustando ese exquisito manjar.


Su sombra ya se veia a mi lado, luego su esencia y por fin su majestuoso cuerpo, que seguramente, luego de esta velada, no quedaria mas que un cartucho vacio, carne podrida, alimento para los cuervos....


Contuve la respiracion y en menos tiempo de un parpadeo estaba pegada a su espalda, sintiendo como su calor envolvente le daba algo de vida a mis deserticas entrañas. Lo tome del cuello de su camisa y lo lance hacia el fondo del callejon....hacia la penumbra, donde nadie viera mi sangrienta matanza.
Ame el sonido de sus huesos rompiendose ante el impacto y me deleite con su grito agonizante.


Con otro movimiento fugaz y fluido me detuve a sus pies observando sus ojos desencajados y su boca entreabierta mientras me miraba confundido y con temor. Cerre los ojos y aspire fuertemente esa exquisita fragancia que destilaba su piel, olia demasiado bien, a miel, a lavanda y a un extraño perfume importado.


La sed se apodero de mi cuerpo y mis sentidos, mi garganta reclamaba que le diera ese liquido caliente que tanto deseaba....la sed es un arrebato que te enciende en una flama ennegrecida de maldad y hostilidad...


Ese ardor que quemaba como lava ardiente saco afuera el instinto de una voraz fiera, hambrienta y eternamente maldita.


Abri los ojos y me tumbe a ahorcadas sobre su estomago fijando mis ojos de color escarlata sobre los suyos; preciosos, jamas vistos.... con su color verde esmeralda y muy en el fondo el reflejo de una bestia sanguinaria con cabello color chocolate tumbada sobre su cuerpo....
sus labios se veian suaves y apetitosos, lo justo para besarlos o mejor....masticarlos.


Me incline hacia adelante, jugando con mi presa como el asesino mas vil, apoye mis manos de marmol sobre sus hombros, el pego un respingo al notar lo peligrosamente frias que estaban, yo, diabla hasta lo infinito, le regalo una seductora sonrisa mostrandole mis afilados dientes, mis armas mas mortiferas. Si, era mala, Bella solo era mi nombre por que de bella no tenia nada.


- AYUDENME!!!.- Grito el mortal debajo mio lleno de desesperacion, suplicando vida, al notar el lado sobrenatural de su secuestradora.


¿¿Que podia hacer el?? no era mas que un titere en mis dedos, un pobre pajarillo que no puede volar, ante la mirada
lujuriosa de una felina hambrienta.....


Mis dedos rodearon su garganta impidiendo que siguiera gritando...


- Dime tu nombre.- Ordene con la voz caracteristica de una diosa....por que eso es lo que era, no habia mejor adjetivo para describirme.


- Edd...wardd.- Respondio entrecortadamente, temblando de miedo.



Edward.... que hermoso nombre.



- Edward.- Repeti para mi misma sintiendo como su pulso martilleaba bajo mis dedos en su garganta, tan caliente y pura....


Tome su barbilla con fuerza y tire hacia atras su cabeza, dejando totalmente expuesta la piel nivea de su cuello, por mis labios se deslizo una sustancia negra y espesa....veneno puro, provocado por la anticipacion de desgarrar con mis dientes la fina piel que impedia que succione su sangre, tan sencillo era.....


Mis labios, gelidos rubies, besaron plenamente la piel de su cuello....


- Porr favvoorr.- Suplico el mortal poniendo sus manos en mis muñecas para tratar de apartarme....lo mismo si tratara de mover una montaña.


¿¿Por favor?? Me rei entre dientes ante sus suplicas.... ??Yo?? Que era un diablo en la tierra, un sucubo, incapaz de sentir pena....??Me creia capaz de, en un acto de divina locura, me transformara en una luminaria para enternecerme y ser misericorde??
¿¿Que quizas en un gesto inconsciente me llenara de bondad?? ¿¿Cuando la mano que asesina tendria el extraño don de salvar??


Aborrecia la esperanza que sentian los mortales, incluso cuando estaban frente a su muerte...cobarde, no podia entender que el era la victima y que lo ultimo que vieran sus ojos seria el acto de maldad que planeaba cometer.


No me conmovian sus gemidos de suplica, todo lo contrario....me deleitaban.


¿¿Que eran esas gotas salinas que derramaban sus ojos?? ¿¿Donde estan tus angeles que no te rescatan de tu perdicion??
¿¿Donde esta tu Dios que no siente pena por ti y te deja morir de la peor forma que existe??


Mis filosas dagas niveas horadaron su garganta, lo hice suave, despacio, disfrutando de como su carne cedia ante el filo de mis dientes.
Su sangre caliente toco mi lengua y un ronroneo se oyo en mi garganta dolorida por la sed. Trague como una desquiciada que saborea el mas maravilloso manjar, mis ojos se cerraron y me entregue a ese instinto salvaje, sed....tanta sed.


Sus lamentos y ese hipar lloricoso se fue apagando poco a poco, al igual que su corazon....el placer me invadia por dentro, agradeciendo que la tortura que quemaba mi garganta se fuera de a poco, junto con su vida.


No solo es la sed lo que bulle fervesente dentro de mi pidiendo sangre, sino ese gozo, ese deleite de ser dueña de la vida y la muerte.
El trance en el que me encontraba se fue difuminando de apoco y su corazon, castigado al no tener nada que bombear mas que aire, pego una ultima sacudida antes de apagarse por completo.


Ahora su sangre era el combustible de mi existencia y su calor, mi calor.


Su cuello bajo mis labios se empezaba a sentir frio, asi que con la ultima gota humeda de su cuerpo en mi sistema, retire mis dientes de su carne saboreando su gusto en mi lengua.


Su rostro....quieto, sus ojos desencajados y sin vida, su silueta difunta, sin tumba ni voz. Mi mente estaba perversa e hinchada de orgullo mientras mis labios se relamian formando una mueca sublime, digna de una dueña con un gesto tan despiadado, propietaria ahora de un alma, ya sea inocente o culpable, que fue usada para alimentarme.
No es facil acostumbrarse a ser un tempano, inmortal sin mas compañia que la sed y nada mas que hacer que deslizarse por las tinieblas y penumbras.


Me aleje de su cuerpo frio y cadaverico que ya no me servia para nada dejando que las ratas se acercaran a echar un vistazo a ver si quedaba algo de alimento para ellas tambien.



Me fui de ese callejon andando por los tejados como una gata en celo, relamiendo mis manos llenas de sangre, moviendo las caderas al son del silencio y la soledad, con mi estomago lleno y mi ego.... satisfecho.


1 comentario:

Pauly Cullen-Black dijo...

Me encanta este one shoot ♥