jueves, 4 de febrero de 2010

LLC. Capitulo 9: Alice Investiga

Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephenie Meyer. La autora solo jugó con ellos creandoles una vida paralela y las traductoras: traduciendo esa vida xD Jajaja... _______________________________________________

Alice investiga:

El teléfono sonó en casa. Salté hacia él, esperando que fuese Jazz. “¡Hola!” canté.

“Hey, Alice. Soy Bella.”

“¡Bella! ¿Cómo te ha ido hoy en el trabajo?”

“Bien. Hey, ¿se encuentra bien Edward?”

“Hoy no le he visto. Está arriba en su habitación.”

“Oh. ¿Podrías echarle un vistazo más tarde? Se pasó para almorzar en el restaurante y se fue con bastante prisa. Sólo quería asegurarme de que no estaba enfermo ni nada por el estilo.”

“Gracias por dejármelo saber, Bella. Me aseguraré de que está bien. Le diré que te llamé más tarde.”

“Gracias, Alice.”

“¡De nada, Bella!”

Colgué el teléfono y miré la escalera. Edward no había vuelto a casa anoche. Edward se había pasado por el trabajo de Bella. Edward se había ido directamente a su habitación cuando llegó a casa. Mi hermano estaba tramando algo.

Subí las escaleras y fui directamente a su habitación. Estaba extendido en su cama con la almohada sobre la cabeza. Ni siquiera tenía el equipo de música encendido. Esto era serio. Me tumbé en la cama y metí la cara debajo de la almohada con él, como cuando éramos niños.
Abrió los ojos y me miró fijamente. Estaban tan llenos de tristeza que quise llorar por él.

“Edward,” susurré, cogiéndole la mano. “¿Qué pasa?”

“Nada,” murmuró, cerrando los ojos de nuevo.

“Ha pasado bastante tiempo desde la última vez que nos escondimos debajo de tu almohada, hermanito.”

“Alice.”

Ed-ward,” canté. Le escuché reírse por lo bajo. “He oído eso. Mira, sé que a veces puedo ser un poco insistente, pero siempre estoy aquí para ti. ¿Hay algo de lo que te gustaría hablar? ¿Pasó algo anoche?”

“No pasó nada. Te lo he dicho. Me quedé dormido.”

“Te creo, así que eso significa que hoy ha pasado algo.”

“Por favor vete.”

“No. No puedo irme si lo estás pasando mal.”

“No lo estoy pasando mal.”

“Entonces ¿porqué, hermanito, están tus preciosos ojos tan tristes?”

“Realmente no es justo que puedas hacer eso.”

“Da la casualidad de que recuerdo a alguien diciéndome una vez que la vida no es justa.”

Resopló y supe que finalmente estaba rompiendo ese muro suyo.

“Habla con tu hermana mayor. Quizás puedo ayudar.”

Suspiró tan fuerte que me pregunté como había tenido suficiente aire para eso. “Creo que me gusta.”

“¿Quién?”

“Bella.”

“¿Es eso algo malo?”

“No lo sé.”

“No creo que sea algo malo. Es lista y muy divertida,” le ofrecí.

“Acabo de conocerla.”

“¿Y qué? ¿Te olvidas de que yo le dije a Jasper que había estado esperándole cuando sólo hacía una hora que le conocía?”

Edward se rió por lo bajo y seguí presionando.

“¿Recuerdas qué Jazz simplemente se me quedó mirando y tú pensaste que me había vuelto loca? Y entonces Jazz se disculpó por hacerme esperar.”

“Eso fue tremendamente interesante,” suspiró. Estaba contenta de ver que no era tan fuerte como el primero.

“¿Por qué es tan malo que te guste Bella?”

“¿Y si yo no le gusto?”

“Eso es una posibilidad, pero lo dudo mucho.”

“¿Qué es lo que te hace decir eso?” Sus ojos verdes se abrieron otra vez, buscando en mi cara la respuesta.

“¡Obvio! Yo estaba en la habitación cuando te besó.”

“Eso era un reto, Alice.”

“Puede que empezase así, pero no es así como acabó.”

“Creo que estás leyendo entre líneas, hermana querida.”

“Vale. Cuéntame tu día en detalle, empezando cuando os fuisteis anoche.”

“Llevé a Bella hasta su casa. Me preguntó si quería pasar. Me llevó a su habitación y se fue a cambiarse de ropa. Me senté en su cama y de alguna manera me quedé dormido. Me despertó esta mañana y me dijo que lo había intentado anoche, pero que no me movía. Me dijo que tenía que ir al trabajo, y lo hizo.”

“Estás omitiendo algo,” dije, mirando como sus ojos me recorrían la cara. El único signo seguro de que Edward estaba editando.

“Cuando estaba preparándose para irse, me besó en la frente y me dijo que me despertara más antes de conducir. Dijo que estaba preocupada de que tuviera un accidente.”

“¡Eso son dos besos!” grité. Frunció el ceño. “Perdón. Continúa por favor.”

“Así que decidí almorzar para poder verla otra vez. No sé por qué, pero lo quería de verdad. Ese tal Mike intentó ponerme en otra sección, pero una chica apareció y me llevó a la sección de Bella. Bella vino un poco más tarde y habló conmigo un poco y apuntó lo que quería. Tenía otra mesa que también tenía que atender. Era una pareja de viejecitos. Bella habó con ellos un rato antes de volver a mi mesa. Me dijo que le habían contado la historia de cómo se habían conocido. Pensé que era una historia bonita, por lo que me ofrecí a pagar su almuerzo. A Bella pareció gustarle eso de verdad. La pareja se levantó para irse y vino a mi mesa y la viejecita me besó en la mejilla. Me dijo que Bella era una chica especial y que debería casarme con ella rápido, antes de que algún otro la cogiera. Antes de que pudiera decir algo, se había ido y Bella se estaba acercando a la mesa. Yo tenía barra de labios en la cara, donde la mujer me había besado y Bella me tocó la mejilla para enseñarme donde estaba.”

“¿Fue entonces cuando saliste corriendo?” asintió con la cabeza, cerrando los ojos. “¿Por qué tienes miedo?”

“No quiero acercarme a nadie. No quiero que me hagan daño otra vez, Ali.”

Edward no había usado ese apodo para mí en años. Sabía que estaba sufriendo de verdad. Le abracé fuertemente.

“Edward, no puedes hacer esto. No puedes dejar de intentarlo sólo porque tengas miedo de que te hagan daño. Tenías diecisiete años con tu primera novia. Considéralo una experiencia de la que aprender. Una muy mala, pero una sin embargo. Además, Bella no es como la chica que te hizo daño.”

“¿Cómo lo sabes?”

“La razón por la que he venido aquí, hermanito, es porque Bella llamó. Estaba preocupada de que estuvieras enfermo por la comida. Me pidió que te echara un vistazo y le dejará saber que estás bien. Le prometí que haría que la llamaras. Mira, entiendo por qué estás asustado ahora mismo. Pero sólo hazme un favor. Ahora se amigo de Bella. No necesitas preocuparte por nada más. Puedes ser el amigo de alguien, ¿verdad?”

“¡Sí, Alice!”

“Bien,” me reí por lo bajo. “Además, ya le has dicho que serías su tutor. ¿Cómo de mal te sentirías si la dejaras suspender matemáticas?”

“Muy mal.”

“¡Ves! Sí que sé de lo que estoy hablando.”

“Sólo a veces,” murmuró, intentando esconder su sonrisa.

“Al menos deberías ducharte pronto. Mamá y papá estarán en casa dentro de unas horas.”

“¡Genial!”

“Tu falso sarcasmo no es mono. Los dos sabemos que los querías en casa desde el instante que salieron por la puerta. Aunque Esme no lo creería teniendo en cuenta que siempre la ignoras.”
“Alice, sabes el por qué. En el momento que me tenga solo y empiece a abrazarme me sentiré culpable y le contaré todo lo que quiera saber.”

“¿De verdad sería tan horrible si simplemente te abres y le cuentas lo que pasó?”

“¡Sí! Sabes como se pone por mí. Querrá localizar a la chica y a sus padres y armará un gran escándalo.”

“La verdad es que creo que sería divertido. No me importaría ayudarla con algo como eso. Además, no puedes evitar a tu propia madre para siempre.”

“¿No me regañaste por esto mismo la semana pasada?”

“Sí. Y unas semanas antes de esa y así sucesivamente. ¡Y seguiré hasta que empieces a comportarte como tú mismo!”

“Lo que tú digas,” gruñó Edward, poniendo los ojos en blanco.

“Sólo estoy contenta de que vuelvan a casa.”

“¿Por qué?” bromeó Edward. “Su presencia sólo obstaculizará tu festero estilo de vida.”

“¡Cállate! ¡Sabes que te encanta! ¡Si no fuera por mí, no habrías sido besado por la encantadora Bella Swan!”

“Emmett no sabe eso, ¿verdad?”

“No estoy segura de si Jazz se lo ha mencionado. ¿Por qué?”

“No sé si te has dado cuenta, Alice, pero Emmett es bastante capaz de hacerme picadillo.”

“Estoy segura de que mientras no rompas el corazón de Bella, no tienes nada que temer.”

“Yo nunca haría eso.”

“Lo sé.” Le besé en la frente y le dejé debajo de la almohada durante un rato más. Fui a mi habitación y marqué el número de Jasper.

“Hola, cariño,” contestó Jasper.

“¡Hey, Jazz!” suspiré alegremente. “¿Ya me echas de menos?”

“Absolutamente. ¿A qué debo el placer de esta llamada?”

“Le gusta de verdad, Jazz. Y está asustadísimo por eso.”

“Deberías llevarle de compras para animarle.”

“Creo que ni las compras funcionarían esta vez.”

“¡Oh, Dios! Un día en el que Alice Cullen cuestiona el valor terapéutico de las compras. Esto es bastante serio.”

“¿Qué debería hacer?”

“Nada. Necesitas dejarle hacer esto solo. A menos que lo veas preparándose para cometer un error fatal, deja que llegue a aceptar sus sentimientos por sí mismo.”

“¿No debería yo al menos asegurarme de que Bella siente lo mismo por él?”

“Creo que eso es algo que Edward y Bella tienen que averiguar juntos.”

“Tienes razón.”

“Alice, sé que cuidas de él y que has estado preocupada por él, pero ya es mayor.”

“Nunca eres demasiado mayor para que tu hermana te respalde.”

Jasper se rió por lo bajo. “Tal vez no. Pero todavía creo que deberías dejarle solo un tiempo. Estoy seguro de que la memoria de esa noche está muy fresca en su cabeza ahora mismo.”

“Ojalá pudiera olvidarlo.” murmuré. “Mi cerebro estará siempre dañado por haberlos visto a ella y a su amiguito. Es algo bueno que no hubiéramos comido o hubiera vomitado encima suya.”

“¡Alice! Compórtate y para.”

“Lo haré.”

“Lo digo de verdad, Alice. Sólo empeorarás las cosas.”

“Prometo portarme bien, Jasper. Tengo que irme. Necesito asegurarme de que todo está donde debería estar. Mis padres llegan en unas horas.”

“Buena suerte, cariño.”

“Gracias, Jazz.”

Colgué el teléfono y me quedé mirándolo un momento. ¿Debería llamar a Bella sólo para decirle que Edward está bien? ¿O debería esperar y ver si Edward lo hace?

Cogí el teléfono y escuché el sonido de una llamada. Puse la mano sobre la parte de abajo y escuché.

“Hola,” dijo la adormilada voz de una chica.

“¿Bella?” preguntó mi hermano.

“¡Oh, hey, Edward! Lo siento. Dame un momento. Me quedé dormida después del trabajo,”
contestó Bella. Dejó escapar un fuerte bostezo. “¡Bueno! ¿Estás bien? Saliste de allí bastante rápido.”

“Me encontraba un poco mal. Estoy mucho mejor ahora.”

“Es bueno saberlo. Odiaría tener que llamar al Departamento de Salud de mi propio trabajo. ¡No puedo tenerlos dejando que mis amigos se pongan enfermos y todo eso!”

“Me conmueve que arriesgues tu trabajo por mí.”

“¡Ja! ¡Como si fuera a dejarles saber que era yo! Dejaría que Mike la Mosca asumiera la culpa. Probablemente lo haría gustosamente si aceptara tener una cita con él. Hablando de él,” Bella se rió por lo bajo. “Angela me contó lo que intentó hacer.”

“¿Es ese el nombre de la chica que me rescató?”

“Sí. Te la presentaré la próxima vez si decides agraciar nuestro establecimiento con tu presencia otra vez. Te gustará. Es realmente honrada y se preocupa de verdad por la gente. ¡Bueno! ¿Qué cosas emocionantes pasarán esta noche en la casa Cullen?”

“Nuestros padres van a volver de su viaje. Creo que Alice actualmente se está asegurando de que la casa está en orden. Como la mayor, es su responsabilidad asegurarse de que no la destruyo.”

“Tú no pareces un alborotador de fiestas, Edward.”

“No lo soy. Sólo soy al que Alice culpa cuando la pillan.”

“Eso es bastante cruel.”

“Te dije que no la echaría de menos.”

Estaba preparándome para gritarle cuando levanté la mirada para verlo de pie en mi puerta, sonriéndome ampliamente, con hoyuelos y todo. Rápidamente colgué el teléfono y le dediqué mi sonrisa más inocente.”

“Gracias por llamar antes para ver como estaba, Bella. Me temo que tengo que irme y ayudar a Alice ahora. Parece haber olvidado algo. Estoy seguro de que apreciaré que se lo recuerde.”
Vi como Edward se despedía y colgaba el teléfono. Me miró fijamente durante mucho tiempo antes de girarse y salir de la habitación. Me fui detrás de él.

“¿Qué me vas a hacer?”

“No te gustaría saberlo,” bromeó, cerrando la puerta de su habitación en mi cara.

“¡Edward! ¡No quise hacerlo! Yo sólo estaba preparándome para llamar a Rose y tú ya estabas en el teléfono y simplemente me encontré escuchando. ¡Lo siento!”

“No tanto como lo sentirás, querida hermana,” me dijo desde el otro lado de la puerta.

¡Estaba en grandes, grandes problemas!

¿Con que Alice se encontró escuchando? Claro, claro...

6 comentarios:

Sweet Sky dijo...

¿Que es eso?....
-¿Es un avion?
- Noo.. Es un Aeroplano?
- Nooo ¿No parecen leetras?
- Si Si siii... Sera una reviista?
-Nooo.. Será el peeriooodiiico?
---NOOO ES EL NUEVO CAPITULO DE LLCCCCC ----

Jajajaja.. Disculpenme de verdad Neeenass... Si veo algunos comentaaarios hoy mismo les subo el siguiiiennteee ^^ Ckony ha vuelto a aparecer y esta vez vino caaargadiiisima de capiis para todas ustedes!!!

Bella Swan/ Claire dijo...

WIIIIII DIOS GRACIAS Ckonyyyyyyyyyyyy jajja

y yo que creia que era superman...
claro esta prefiero a Ckonyy y sus capis hahahhaa

esta genial la cogieron escuchando que cruel me ha pasado jajajaa

terminas ehh yo ammm jajajaj

nenita cullen dijo...

ME ENCANTO SUBE EL PROXIMO PLIS T LO SUPLIKO PLIS PLIS PLIS xfa xfa xfa siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii?????
xfa xfa me encanto y kiero saber komo se venga de alice
besos y abrazos

pawoolax black dijo...

ME SUPER IPER ENCANTO NO SABES KUANTO ESTUVO SUPER T LO SUPLIKO SUBE EL PROXIMO KAPI PLEASE PLEASE ME KIERO ENTERAR DE K PASA KON ALICE
BESOS Y ABRAZOS

linda cullen dijo...

hola me gusto me encanto me facino sube otro t lo imploro xfa xfa xfa plis plis me encanto grcias por subirlo
besos abrazos y felicitaciones por su blog

diana dijo...

sisisisis quiero mas capis porfa porfaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me hace faltaaaaaaaaaaaa esto es una droga para miiiiiiiiiii