viernes, 6 de mayo de 2011

Entre dos tierras



Sumary:
Melisa llego a la vida de Edward, como un aire fresco, peleo por ella contra su propia naturaleza, la hizo su esposa, lucharon juntos defendiendo lo más amado para ambos, su hija. Pero tras 200 años… ¿se le acabo el amor? ¿Puede un ser eterno, cansarse de la eternidad?


Bella estaba destinada a morir… y murió. La vida como la conoció cambio por completo dándole una perspectiva completamente diferente de lo que la existencia significaba. Se convirtió en el destino de un hombre y la familia de este pero… ¿será capaz de convertirse en el proceso en la otra?

Edward estaba destinado a ella… solo que no espero al destino. Se aferro a una mujer que le hizo feliz pero… ahora que ella aparece… ¿Será tarde? ¿Será capaz de dejar atrás todo por una mujer?

Cuando lo único que Bella tiene es a los Cullen como familia, ¿será suficiente el amor que siente por ellos para salvarlos? ¿Para salvarse? ¿Para ser feliz? Cuando el amor inmortal llegue a Edward bajo el nombre de Bella ¿perdonaría lo que ella dejo morir en pos de salvar a todos los demás?

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Capitulo 5.- Analizando y Canalizando Habilidades


Bella pov


-Bueno lo primero será que aprendas a controlar tus habilidades, saber proyectarlas para defensa está bien, pero si las proyectas por accidente podrías matarnos, además necesitas saber controla tu poder telepático y contener tus emociones y reacciones repentinas, identificar una amenaza de lo que no lo es- decía Carlisle mientras todos me rodeaban en un campo grande.


Mis lecciones habían empezado días después de que mí recuerdos volvieran, les había costado mucho convencerme de que mis padres estarían en mayor peligro si me acercaba que si no. Ya que no controlaba mi sed, el día anterior me habían enseñado a cazar, aprendí rápido, aunque mi ropa quedó hecha un desastre, Alice me daba más cada día.


Melisa se había ido al día siguiente que desperté y su hija se había ido con ella al igual que Jacob. No quería pensar en lo que Edward me hacía sentir, esa necesidad de estar cerca de él, de verlo, tocarlo aunque fuera por accidente, el hecho de que su esposa se fuera no significaba que era libre y me daba vergüenza pensar en él, sobre todo porque se enteraba con solo verme y su sonrisa aparecía haciendo que me diera mas vergüenza todavía.


Era un ciclo interminable y él parecía disfrutarlo mucho. Cuando no estaba sumido en la tristeza que la partida de su esposa le acusaba, era tan desesperante verlo así, cabizbajo, serio, triste, desolado, debía amarla mucho aunque no lo dijera. Nos costó sacarlo de su casa días después de la partida de Melisa, mi impedimento para hablar fue la excusa.


Aun así a veces se quedaba mirando la nada y mi corazón se encogía, bueno… metafóricamente hablando ya que mi corazón era piedra ahora, igual que todo mi cuerpo.


-concéntrate, Bella, esto es importante- me interrumpió Jasper quien sentía mi emoción cada que Edward se acercaba.


Recuerdo


-te gusta mucho mi hermano, ¿verdad? – me pregunto la tarde anterior después de cazar, negué con la cabeza -sabes, no necesito que hables, tus emociones me dicen todo, la manera como te pones nerviosa cuando lo vez y más desde que Melisa se fue. No te equivoques, quiero a Melisa como una hermana, pero también sentía sus emociones y te diré que la última vez que se puso como tú por él fue hace mucho, lo mismo que Edward, se desequilibra cuando te ve, no tanto así con su mujer, no sé en qué va a parar esto, pero quiero pedirte que tengas cuidado, podrías salir emocionalmente herida si ellos deciden regresar y todo queda en un simple malentendido- finalizo.


Le sonreí, apoyando mi cabeza en su hombro, al rato llego Emmet y puso su brazo alrededor de mi garganta, apoyándose su cabeza contra mi nuca. Sonreí también por eso. Unos minutos después llego Alice y me abrazo por un costado, abrazando a Emmet también, increíblemente Rosalie se acerco a mí, se sentó en las piernas de Jasper abrazándonos al rubio y a mí. Entro Carlisle y Esme, nos miraron y se acercaron al abrazo grupal, tomando los extremos. Edward voló hasta la sala. Nos miro a todos abrazado.


-¿y no hay lugar para mí?- dijo con una sonrisa torcida.


Extendí mi mano hacia él.


-“tú siempre tienes un lugar en mi”- pensé sin poder evitarlo.


–lo sé- dijo, mientras se sentaba a espaldas de Esme y nos abrazaba a todos lo que podía abarcar entre sus brazos.


-que buen trabajo haces Jasper - dijo Alice.


-no soy yo cariño, es Bella, yo solo le di un poquito de paz y tranquilidad, lo tomo y lo multiplico haciendo que todos estemos aquí-


-Wow, eres más poderosa de lo que pensé si puedes canalizar y aumentar la habilidad de Jasper- Dijo Emmet- ¿Qué otras habilidades puedes canalizar?- agrego rompiendo el abrazo.


-Emmet, ya la cagaste- dijo Rosalie.


Me reí de él mientras la rubia le ponía cara y lo empujaba cuando intento besarla.


-pero es cierto, nos gustaría saber que mas haces, mañana iremos a un campo que está cerca, y pondremos a prueba tus poderes, trata de no matarnos en el proceso- dijo Carlisle riendo.

Fin del recuerdo.


-“me concentro, pero no veo que hagan nada”-


-calma ya verás que si haremos- dijo Edward mientras me arrojaba una piedra pequeña.
Alice una papa, Emmet una pelota, Carlisle una rama grande, Rosalie una bola de boliche, Esme un trapo enrollado, Jasper solo una playera embollada.


-detecta lo que te puede lastimar y detenlo en el aire, desvía lo demás- Dijo Carlisle al tiempo que me aventaban todas las cosas.


Levante las manos sin pensar mucho y deje que todo cayera.


-¿Qué paso?- pregunto Carlisle cuando vieron que no detuve nada.


-“dijiste que detuviera lo que me podía lastimar, no veo nada aquí que pueda hacerlo”-


La risa de Edward fue estruendosa. Todos lo miraron mientras una sonrisa enorme me salía al mirarlo y escucharlo reír.


-esa fue buena Bella, hum… ella dice que le pediste detener lo que la lastime y no hay nada aquí que lo pueda hacer- dijo externando mis pensamientos.


Carlisle me miro serio un segundo antes de reírse y con él el resto de la familia.


-cierto… hum cariño no lo tomes tan literal, vamos a suponer que la bola de boliche, la rama y la piedra pueden lastimarte, ¿ok? Hagámoslo de nuevo- dijo mientras yo levantaba todo lo tirado y movía cada objeto hacía el vampiro que lo había tirado.


-eso es un buen ejercicio- dijo Emmet cuando la pelota estuvo frente a su rostro.
Levanto las manos para tomarla y la moví mas arriba. Lo intento de nuevo y fallo por segunda vez.


-Bella…- dijo el enorme vampiro mirándome y extendiendo sus manos juntas al frente.


Sonreí hasta dejar la pelota en sus manos. Repetimos el ejercicio y esta vez deje todo lo que me mencionara arriba.


–bien, ahora repite la operación pero no te fijes en que son, solo detén los objetos alternadamente- Y así una vez tuve uno arriba y el siguiente abajo.


-bien ahora lo haremos mientras corremos, ¿lista?-


Corrí un tramo mientras me arrojaban cosas, detuve la mayoría pero algunas cosas me alcanzaron, no me lastimaron físicamente, pero me daba coraje y así mientras me enojaba mas, las bromas sobre cine mudo, Charles Chaplin y otras cosas no ayudaban mucho, menos control tenia sobre mi habilidades hasta no pude controlar nada. Cuando no pude hacerlo más, regresamos a casa.


Bueno, su casa.


-necesitas calmarte y no perder el control sobre tu genio, eso interfiere con tu habilidad, es algo así como que tus poderes están conectados con tus emociones- aconsejo Jasper.


-“Jasper eres un amor pero si no te callas te corto en pedacitos muy chiquitos”- pensé mientras le sonreía completamente sarcástica.


-déjala Jasper, necesita tranquilizarse a solas, créeme en este momento te esta diseccionando en partes muy pequeñitas – comento Edward con una sonrisa traviesa, mientras me miraba.


-“vete al carajo Edward”- pensé mientras hacia un gesto de cerrar y abrir muy rápido ambas manos, solo una vez.


Y tras esto la pared detrás de Edward estallo dejando un gran hueco.


-¿qué paso?- pregunto Rosalie mientras todos se acercaban a ver el enorme agujero.


Me gire haciendo corajes y mientras más movía las mano mas destrucción había, si las cerraba, si las abría, si las movía hacia un lado o al otro. Cuando comprendí que las manos eran armas letales, cruce mis brazos escondiéndolas y la cosa no mejoro, parecía que todo lo que miraba salía volando, en un momento todos los vampiros estaban en el suelo.


Mientras yo daba vueltas tratando de detenerme y enfadándome cada vez más al no conseguirlo. La sala quedo en completa destrucción.


De la nada sentí unos brazos fuertes, un aroma conocido, un contacto deseado, una voz que me desarmaba completa, la única persona con quien quería estar, me abrazaba dejando mi espalda pegada a su pecho. El hombre que empezaba a desear, pero que no era libre.


- tranquila, cálmate, estoy contigo… yo también siento algo por ti…- susurro lo ultimo tan bajo que apenas logre escucharlo, bien, los demás no lo sabrían.


-bien ya que ha pasado la crisis, me gustaría escuchar tus planes de remodelación, veo que has empezado sin consultarnos- agrego Carlisle.


Mientras los demás se reían y miraban las ruinas de lo que quedaba de su sala. Al parece mi arrebato no los molestaba.


–huy, el Jarrón de Esme ¿Emmet quedan más en la bodega?- dirigió la mirada hacia el enorme oso que tenia por hijo.


-sí, pero no quedan muchos, habrá que traer más con esta lunática cerca- me miro con la sonrisa en la cara, se estaba burlando de mi.


-Emmet, has visto las vigas últimamente, ¿te gustaría?- dijo Edward traduciendo mi pensamiento justo cuando levantaba a Emmet hasta el techo -o te disculpas o te quedas ahí- repitió mi ultimátum.


-ya vas Edward, como no me previenes, soy tu hermano desde hace casi 300 años, tengo antigüedad- reclamo desde las alturas, mientras los demás se reían si poder parar.


Rosalie me toco ligeramente y me hizo una seña de giro con el dedo. Sin aviso hice girar a Emmet en el aire.


-¡¡¡Bella joder, lo siento bájame ya, me estoy mareando, lo siento de verdad, por favor ya bájame!!!- gritaba mientras lentamente lo bajaba dejándolo sobre el sofá.


Se quedo quieto un momento. Los demás se sentaron también.


-esto va para largo, pero no importa cuánto lo intente, Emmet perderá, esa chica es lista y las bromas están buenas – comento Alice, cuando el gran oso se lanzo sobre mí.


Emmet se levanto a toda velocidad, mientras de pasada me jalaba del cabello, lo perseguí hasta el linde con el bosque, lo levante y lo deje en la parte más alta de un árbol.


-¡¡¡¿crees que esto me va a detener?!!! ¡¡¡ya verás neófita malcriada, te enseñare a respetar a tus mayores!!!- Grito mientras se bajaba del árbol.


Corrí, entre a la casa, puse la alfombra justo debajo del escalón y espere con la mirada en el borde, parada en mitad de la sala. Al minuto entro corriendo y justo cuando paso por ahí, moví la alfombra haciendo que el gran oso cayera cuan largo y grande era.


-paga- escuche decir a Edward.


E increíblemente Carlisle saco su cartera y puso un fajo nada despreciable de billetes en su mano. Edward dividió el montón con Alice, quien el guiño el ojo.


-¿no sacaran el jarrón nuevo antes que Esme regrese?- pregunto Jasper aun divertido con la escena.


-“¿de qué se trata esto del jarrón?”- pregunté a Edward.


Me senté junto a Carlisle, quien a su vez me abrazo paternalmente un momento antes de levantarse para salir por la puerta que daba a un costado. Edward aprovecho para sentarse junto a mí.


-Esme tiene un único jarrón favorito, Carlisle se lo regalo en su primer siglo de edad, a los 3 días el idiota de Emmet lo rompió jugando con un Balón, así que Carlisle compro otro, el cual rompí yo…-


-Por idiota- interrumpió Emmet sentándose como si nada en el sofá disponible.


-… unos años después, así que como se rompía constantemente, preferimos comprar muchos de un jalón, así cuando se rompen, solo sacamos otro y Esme no lo nota- concluyo.


Era un momento tan natural, después de hacer bromas con Emmet, la cercanía de Edward, el abrazo de Carlisle, la buena vibra que había, estaba tan relajada que sin pensarlo…


-si lo sabe, lo ha sabido siempre, solo finge que no para no echar por tierra sus esfuerzos- dije.


-¡¡¡hablaste!!!- grito Edward.


-¡¡¡hablo!!!- grito Alice.


-¡¡¡Sí lo hizo, la escuche!!!- enfatizo Jasper


-¿hablo?- pregunto Rosalie desde la cocina.


-¡¡¡Sí, Bella hablo, Bella hablo!!! - grito Emmet.


-¡¡¡¡¡Mi jarrón!!!!! ¿No tiene más para reponer este?- pregunto Esme entrando en ese momento.
Todos nos reímos… de su expresión.







:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

chicas, lamento la demora, de verdad he estado perdida esta semana.

les dejo los capis faltantes y el domingo subo sin falta.

recuerden Comentar y votar. Con amor Alejandra Rivas ; )

4 comentarios:

lupisz dijo...

N.1 soy la primera (yupi) =P

encerio ale necesitaba leerte si soy adicta a tus historias =P

este cap me hiso reir mucho si emmet siempre la caga jejeje.
bella con eso de que nada de las cosas la pueden lastimar fue buena esa =)
y luego lo del jarron jeje

dios ed le dijo que sentia lo mismo y bella y bella hablo si definitivamente fue un muy buen cap simplemente lo ame como todo lo que escribes eres genial escribiendo (n,n*)

ahora no notas algo rraro en este comentario jeje si lo ise solo por que fui la primera dizfrutalo por que no se si vuelvas a ver otro igual es extresante jejeje AAAAAAAAA =)

GRACIAS ALE TE QUIERO MUCHO (c)=}

nydia dijo...

dios fascinate Ale como siempre felicidades,me encanto y valla si que hacen una lindA familia...Besos...

-Ѽ..MaaRiie CulleN WaaYlaanD..Ѽ- dijo...

jojojojo
mm... ya no fui la primera!!
q mal!!!
hahahaaha... me rei mucho en este capi!
Emmett cagandola siempre!
haha... todos de mi familia-porq siempre tng q leerte cuando estan todos en la sala familiar?- me estan mirando raro...*susurrando* piensan q estoy loca pero no les haga caso!*hablando en voz alta*
hahaha.... amo como escribes!!!
me he vuelto adicta a tus historias!!!
te amuuuhhh!!!
hahaha... bueno... espeor nuevo cap pronto, bess!!!!

Anónimo dijo...

dios , amo esta historia.
y ya no quiero que melisa vuelva