jueves, 21 de octubre de 2010

Sacrificios. Cap 7: Pensamientos privados


Disclaimer:
Los personajes no nos pertenecen, la historia tampoco xD Solamente nos han dado el derecho de subirla en este Blog para divertir a nuestras seguidoras!! Jajaja ^^. Además les comentamos que es una traducción creada por karenesme.cull.potz, la historia original pertenece a Enthralled.

Sumary: Cuando Edward deja a Bella lo hizo con la esperanza de que tuviera una humana y feliz vida. ¿Qué pasaría si ella así lo hizo, pero las cosas no resultaron como cualquiera de ellos lo pudo haber planeado?
_________________________
CAPITULO 7
PENSAMIENTOS PRIVADOS

POV Edward

.

Esta noche había sido, sin duda, una noche llena de sorpresas. En primer lugar, había sido arrastrado a la universidad para inscribirme en clases que no quería ni necesitaba, para ser una vez más, la niñera de mis hermanos; así como tener que fingir estar moderadamente interesado en lo que esta pequeña ciudad tenía que ofrecer... pero, como siempre, fui e ignore las posibles soluciones. Había puesto a mi familia en esas soluciones por suficiente tiempo y no los iba a defraudar de nuevo.

Jamás en toda mi existencia había estado tan feliz de ser obligado a algo.

Allí estaba ella. Mi hermosa Bella. Mi ángel. Mi amor. Se veía tan igual y aún así tan diferente. Su cabello aún era largo y de un color chocolate, su piel pálida. Su hermoso rostro se escondió de mí, pero estaba seguro de que sus profundos ojos marrón oscuro aún mantenían toda esa emoción y profundidad que habían tenido siempre.

Nunca había estado tan feliz de estar tan cerca de alguien en todos mis días.

Pero...

Olía de la misma forma. El hermoso aroma a fresia que cada célula de mi cuerpo aún memorizaba, pero estaba teñido de otra cosa. Yo estaba tan cautivado por ella, por estar de pie a tan solo unos pasos de ella, que no me había dado cuenta de lo que era... al principio.

Me di cuenta de que Alice corría hacia ella, la emoción viniendo de ella en grandes olas. No necesitaba tener el don de Jasper para ver lo ansiosa que estaba. Me quedé allí, tomando un momento antes de darme cuenta de que era diferente. No era que su cabello estaba ligeramente más corto o que vestía más madura de lo que alguna vez lo hizo cuando estábamos juntos. No era que ella llevaba zapatos de tacón alto y actuaba como un... adulto. Ni que ella finalmente mostraba la confianza que siempre supe que poseía, que estaba justo debajo de la superficie.

Ella era como nosotros... un vampiro.

Sentí que podría haber colapsado en ese momento. Le había fallado. Había hecho todo lo que estaba en mi poder para liberarla de nuestra existencia. Dejándola. Dejando que mi propio corazón se hiciera añicos, para protegerla. Y, ¿para qué? Para nada. Yo sabía que ella había seguido con su vida después de que nos fuimos... creía que ella podría ser feliz. Eso haría que mi sacrificio valiera la pena. Pero no. El dolor, la soledad, la miseria. Todas las miradas tristes de mi familia. Para nada...

¿Cómo pudo haber sucedido esto? ¿Cómo podía alguien tan hermoso, maravilloso y perfecto como mi Bella haber sido sometida a este tipo de existencia? Ella debería estar en algún lado, viviendo una maravillosa y feliz vida humana. No luchando contra el monstruo interior con el que yo y mi familia habíamos luchado básicamente a diario. Esto no es como se supone que debería ser. Diez años y, ¿para qué? Para ser confrontado por mi alma gemela y enfrentarla, para ver en sus ojos que yo le había fallado... que ella se había convertido exactamente en lo que yo había estado tratando tan desesperadamente de protegerla.

Por ahora, Alice estaba abrazándola, con fuerza. Yo estaba tan envuelto en mis propios miserables pensamientos como para oír el intercambio en la conversación. Sin embargo, observé que la expresión en el rostro de Bella no era una de alegría al ver a Alice, mucho menos al ser abrazada por ella. Ella parecía estar decidida a ir al infierno con tal de alejarse de ella.

Ella no se veía feliz.

Entonces, Jasper se unió a nosotros y Bella, amable como siempre, lo saludó. Entonces entendí que lo que ella quería más que nada era sacarnos de la esfera pública en la que estábamos de pie y llevarnos a un lugar diferente para hablar. Alice aun la tenía en su férreo control, antes de que finalmente la dejara ir.

La saludé, desesperado por establecer contacto. Estaba nervioso, aunque esperaba que mi cara no me delatara. Me concentré solamente en su rostro, mientras me daba cuenta de que mis manos no dejaban de jugar con los papeles del registro que traía, me encontraba demasiado preocupado por estar cerca de ella como para darme cuenta de que mis gestos con las manos mostraban la agitación que me estaba llenando.

Fue entonces que ella me miró, dándose cuenta finalmente de que estaba allí, mirándola. Pareció una eternidad; ella y yo mirándonos el uno al otro. Sus hermosos ojos eran topacio, no los profundos pozos cafés a los que estaba tan acostumbrado. Mi muerto corazón se disparó; no quería otra cosa que correr cerca de ella y sostenerla en mis brazos.

Finalmente me habló...

Hola, Edward. Tú, por supuesto, también eres bienvenido a unirte a nosotros. Será mejor que nos pongamos en movimiento, antes de que Alice comience a saltar sobre sí misma. Mi oficina está en el edificio de al lado. Por favor, síganme.

Ése no fue el saludo que me hubiera gustado. O siquiera imaginado en mis sueños diarios.

La seguimos en silencio.

Salimos a la lluvia tras sus pasos agraciados. ¿Cuándo se hizo tan elegante? Echaba de menos su torpeza humana. Pensaba a menudo que se tropezaría con nada, dándome las innumerables posibilidades de atraparla, tocarla... y aquí estaba ella, caminando bajo la lluvia con nada más y nada menos que zapatos de tacón, con la gracia de una bailarina. Mi corazón se rompió. ¿Cómo pudo pasarle esto a ella? No a ella...

Entramos al edificio de al lado, donde saludó a dos ansiosas humanas en el escritorio. Podía oír sus pensamientos y no me gustaban... ni un poco.

"Bueno, aquí esta la pequeña Señorita Adicta al Trabajo, la pequeña Señorita Privacidad. Piensa que está engañando a todos a su alrededor con su alegría y su grande y falsa sonrisa... ¡que imbécil! Pero, ¡WOW! ¿Quién es este con ella? No creo que haya visto mejores hombres en mi vida y la chica... ella parece tan inusual, tan exótica, tan hermosa. ¿Estudiantes? Definitivamente no son sus amigos. Ella no parece tener ninguno..."

Me aislé de sus ofensivos pensamientos, queriendo saltar en el escritorio y arrancarle el corazón de su pecho. La joven estudiante que trabajaba con ella no era más que un descerebrado zumbido, teniendo pensamientos que cada mujer joven de su edad tenía al verme a mí o a cualquier miembro de mi familia.

"Oh, Dios mío. ¿Él vendrá aquí a la escuela? ¿Pertenecerá a alguna fraternidad? Si lo hace, voy a ir a cada pequeña fiesta hasta que lo encuentre. ¿Ése es su amigo o su hermano? No importa... tendré a cualquiera de ellos. Excepto... la niña pequeña parece pertenecer al rubio. Oh, bueno, me iré por el alto, broncíneo y guapo... ¿Te imaginas traerlo a casa con mamá y papá? Creo que estoy enamor..."

Sin embargo, me di cuenta de algo que al instante llamó mi atención. ¿Cómo es que acaban de llamarla? ¿Elizabeth?

Sé que esta es Bella. Huele a ella. Parece ella. Suena como ella... pero le dijeron Elizabeth. ¿Qué es todo esto?

La seguimos en silencio a su oficina, mientras ella buscaba a tientas las llaves en su bolso de gran tamaño. Las encontró, sólo para perder el agarre de ellas antes de meterlas en la cerradura. Las capturé al instante y se las regresé. Por un instante, mi piel tocó la de ella.

Gracias. — Eso fue todo lo que dijo, pero apenas y pude concentrarme en ello.

Dulce abandono... La había tocado.

Había soñado con tocarla de nuevo. Durante diez años, había soñado sólo con ella. Puede que no sea capaz de dormir, pero mis sueños eran totalmente acerca de ella. Con verla de nuevo, para tocarla. Acababa de hacer eso y mis sueños escasamente le habían hecho justicia. Sentí un choque eléctrico, por supuesto, desde mis manos hasta el resto de mi cuerpo. Estaba seguro de que todos podían sentir lo que acababa de ocurrir, pero yo mantuve mi rostro lo más quieto posible. Por sus acciones, no parecía muy contenta de vernos. Pero yo no estaba como para tentar a la suerte, aún.

Entramos a la habitación, mientras ella nos indicaba que tomáramos asiento. Dejé que Alice se sentara primero, sabiendo que ella querría estar tan cerca como fuera posible. Jasper se sentó a su lado, estoy seguro por sus pensamientos, con la esperanza de calmarla cuando fuera necesario. Tomé el único asiento que quedaba disponible, lejos de ella, lo que me hacía infeliz. Pero, para mi ventaja, podría ver todo lo que sucediera. Podría mirar su hermoso rostro y escuchar su voz. Podría meterme de lleno en todas las cosas de Bella.

Sentí una oleada de calma emanando de Jasper, antes de que Bella metiera la mano en el cajón de su escritorio para recuperar algo... un pequeño control remoto o algo así. En poco tiempo, ella tenía las melodías del "Piano de Chopin Nocturno" llenando la oficina. Ella se volvió hacia nosotros, la mirada en su rostro era una de evidente tensión y más aún de determinación, antes de que hablara.

Tengo una hora antes de mi primera clase. Estoy segura de que tienes muchas preguntas, pero ten en cuenta que muy probablemente no seré capaz de responderlas con el tiempo que tengo. Alice, adelante y comienza antes de que tu cabeza explote.

Escuché los pensamientos de Alice mientras ella se dirigía a mí, directamente.

"Edward, déjame manejar esto. Sé como hacerlo. Por favor, sólo tienes que seguir mi ejemplo esta vez. ¿Por favor?"

Ella se levantó de su asiento, sus manos deliberadamente estaban en sus caderas, con la esperanza de mostrarle a Bella que estaba segura, cuando en realidad, estaba tan nerviosa como yo. Se apoyó antes de empezar.

Bella, ¿Qué te pasó?

Bueno, Alice, ¿qué crees que me pasó? Es obvio que ustedes tres ya saben la respuesta a esa pregunta. ¿Por qué perder tiempo en lo obvio? ¿Qué es lo que realmente quieres saber?

El tono de su voz era duro. Ahí no había amistad, ningún fragmento de lo que yo recordaba de mi Bella. Eso me dolió. Sabía que cuando nos fuéramos, sería difícil para ella, pero yo siempre había imaginado que mi Bella podría perdonarnos. Había imaginado que correría a encontrarme con ella, y que todavía habría sentimientos cálidos entre nosotros. Sabía que aquel día en que la dejé en el bosque, cuando la había visto visiblemente afligida, cuando le había mentido para protegerla, le estaba haciendo daño. Pero, realmente yo había creído que eventualmente ella seguiría adelante. Ella podría amar y entender que lo que hice fue por ella. Sólo por ella...

Ella y Jasper intercambiaron información, que iba y venía, pero mi mente apenas la comprendía, hasta que me enganché en el hecho de que estaba tratando desesperadamente de alejar la conversación de sí misma... la misma Bella. Algunas cosas nunca cambian...

¿Qué están haciendo todos ustedes aquí?

Sentí la necesidad de explicar las cosas, aclarar cosas para ella. Más importante aún, quería que ella se viera obligada a mirarme, algo que ella no había hecho desde la sala de registro. No quería nada más que tener una excusa para mirar su rostro y esperar encontrar algún pequeño vistazo de que Bella seguía enamorada de mí. Todavía debe estar allí, me dije.

Comencé mi explicación, antes de que Alice me interrumpiera. ¿Qué estaba haciendo? Se puso a dar demasiada información, así que le devolví el favor. Todavía sentía curiosidad sobre el porqué las crueles mujeres de afuera la habían llamado con un nombre diferente, ¿Por qué la placa que estaba afuera de la puerta de su oficina tenía el nombre de Elizabeth Marston estampada en ella para que el mundo la viera? ¿Por qué un nombre diferente? Y lo más importante, ¿Por qué Elizabeth?

Me dirigí a ella...

Bella, tengo una pregunta que puede ser fácil de responder en el poco tiempo que tienes para nosotros. ¿Por qué las mujeres de la oficina se dirigieron a ti como "Elizabeth"?

No podía creer lo que había escuchado. Que había "muerto" mientras iba a La Push... ¿qué estaba haciendo allí? Allí solo había unas personas que ella y su padre apenas conocían, las cuales no me gustaban personalmente, así como al resto de la familia tampoco. Los Black. Sabía que Charlie había conocido a esa familia desde hace algún tiempo, pero no podía creer que ella pasara mucho tiempo ahí. Sacándome de mi ensoñación de golpe, Alice volvió a hablar, su voz goteaba desprecio.

¿La Push? ¿Qué demonios tendrías que estar haciendo en La Push?

Yo también quería saber lo que tendría que estar haciendo allí. Los Quileutes no nos gustaban a nosotros y no estaba seguro de que ella quisiera pasar tiempo allí. Lo que dijo a continuación, literalmente, me dejó sin aliento. ¿Ex-marido y bebé? Bella había estado casada y había dado a luz a una niña. Pero, ¿por qué iba alguien dejar ir a Bella? ¿Estaba loco? ¿Y qué tendría que hacer esta persona en La Push? ¿Se casó con un Quileute? ¿Un bebé? La cabeza me daba vueltas...

Inmediatamente me levanté de mi asiento, cuando vi el dolor y la pena aparecer en sus hermosos rasgos. Necesitaba abrazarla, consolarla. Pero, entonces, con la misma rapidez se levantó de su silla, sus manos volaron delante de ella, restringiéndome el acceso a ella. Me detuve donde estaba, gélido, pero lleno de comprensión. Ella no me quería cerca de ella, ni quería sentir mi toque. Mi corazón empezó a doler de nuevo.

Estaba enojado. No con ella, pero conmigo mismo. Yo hice esto. Yo había hecho que esta hermosa criatura me odiara con cada fibra de su ser. El dolor, mi constante compañero de angustia y soledad comenzó a plantarse en mis pies de nuevo. Antes de poder detenerme a mi mismo, la escuché intentar poner fin a la conversación y mis emociones salieron a flote.

¡Isabella! ¿Crees que ese "lo siento" como excusa, será suficiente? ¿Crees que vas a caminar lejos de nosotros y no explicar la historia completa? Entiendo que puedes tener sentimientos desagradables hacia nosotros, pero yo, por mi parte, junto con el resto de la familia nos gustaría saber qué te paso. Es obvio que eres como nosotros ahora, que eres un vampiro. Todos lo sentimos en el momento en el que entramos en la oficina de registro. Lo que no entendemos es, ¿quién te hizo esto?

Necesitaba saber. Necesitaba vengar la pérdida de mi Bella humana. No me di cuenta entonces de que había abierto un lado completamente diferente de Bella, uno que nunca supe que existía. Ella me gritó de vuelta, la expresión de su cara no dejaba ninguna oportunidad a que yo malentendiera el significado de sus palabras.

Éste es mi lugar de trabajo y tienes que recordarlo cuando te dirijas a mí. No te debo nada. Mantendrás baja tu voz y recordarás que estas aquí porque te permito estar. NO llames la atención innecesaria hacia mí. ¿Entiendes?

Apenas tuve tiempo de recuperarme de la conmoción de sus acciones cuando oímos el golpe en la puerta. Podía oír a las dos humanas que estaban allí, esperando para entrar. Sus pensamientos eran una mezcla de aprensión y completa curiosidad. Después de unas cuantas palabras intercambiadas, Bella las despidió a ellas, a mis hermanos y a mí de su oficina y su presencia. Pero no antes de que Alice consiguiera sus dos centavos para vivir.

Bueno Elizabeth, — comenzó con un toque de sarcasmo evidente en su voz, — nos vemos después de tu clase. Carlisle, Esme, Emmett y Rosalie estarán encantados de verte esta noche. Nosotros te encontraremos después de clases, donde podamos reunirnos todos juntos y ponernos al día.

Gracias, Alice, me pensé a mi mismo. Aún no me había puesto en marcha.

Alice y Jasper se apresuraron a regresar a la sala de registro para ver dónde estaría Bella. Yo, en cambio, corrí hacia el coche. Tenía que llamar a casa y dejar que todos supieran lo que había pasado y que estuvieran preparados para que posiblemente mis hermanos y yo regresáramos con Bella a casa, después de que su clase terminara. Esperé impacientemente a que Carlisle contestara el teléfono.

— Edward.

— Carlisle. ¿Es un buen momento?

— Claro, ¿qué sucede?

— No creo que me lo creas, pero por una vez, nada está mal.

— ¿Qué quieres decir? ¿Qué está pasando? Por favor, dime que aún estás en la universidad con Jasper y Alice, — preguntó, su voz estaba mezclada con la misma preocupación que siempre tenía cuando me hablaba. Me encogí de hombros y continúe.

— Sí. Todavía estamos aquí. Pero no es por eso que llamo, ni siquiera estoy seguro de como decir esto, — continué.

— Edward, sólo dilo. Empiezas a preocuparnos, y Esme está escuchando. ¿Qué está pasando?

— Nos encontramos con Bella. Ella está aquí en la universidad. Al parecer, ella enseña aquí y... — dije, antes de escuchar a Esme gritar. A continuación, habló al teléfono, demasiado rápido, que tuve un momento de dificultad para entenderle.

— ¿Qué quieres decir con que se encontraron a Bella? ¿Qué diablos está haciendo allí?, ¿Has hablado con ella?, ¿Cómo está? — su flujo constante de preguntas continuó, hasta que intervine.

— Sí, todos hablamos con ella. Alice y Jasper están ahora con ella, en su clase. Alice piensa que va a tratar de correr si la dejamos sola, — continué, antes de que ella me detuviera.

— ¿Por qué correría? ¿Qué es lo que no me estás diciendo, hijo?

— Ella no está exactamente feliz de vernos, — le contesté. Mi corazón se encogió al escuchar las palabras, a pesar de que venían de mi propia boca.

Esme no respondió de inmediato. Oí a Carlisle pidiendo el teléfono.

— ¿Edward?

— Si

— ¿Qué vas a hacer?

— En este momento, no tengo idea. Alice quiere llevarla a casa con nosotros esta noche, para hablar y ponernos al día. No estoy seguro de que Bella tenga los mismos planes en mente. Pero ya sabes como es Alice... ella no toma un "no" por respuesta.

Pude oír a Esme en el fondo, obviamente tratando de recuperar el teléfono, antes de que Carlisle suspirara y se lo diera de nuevo a ella.

— ¿Edward?

— ¿Si, Esme?

— No te atrevas a obligarla a venir aquí. Después de lo que pasó con nosotros... por más que queramos verla, no nos debe nada. Prométeme que no la forzaras...

— Te prometo que no lo haré. — Por más que quisiera, sabía que no podía. — En lo que a Alice respecta, estoy seguro de que ella no los llamará porque sabe que le pedirán lo mismo y tiene la esperanza de llevarla a casa por cualquier precio. Sus pensamientos están por todo el lugar. Está tan emocionada de estar con Bella y tiene la intención de hacer todo lo posible para mantenerla a su tiempo.

— Edward es tu responsabilidad mantener a Alice bajo control cuando se trata de Bella. Pídele a Jasper que te ayude. Es tan extraño, sin embargo... — su voz se fue apagando.

— ¿Qué?

— ¿Qué rayos está haciendo en esta parte del país? Quiero decir, supongo que podría haberse mudado aquí, pero Alice no la vio antes de que se fueran esta tarde... Sé que Alice ha estado intentando bloquear sus visiones acerca de Bella desde que salimos de Forks, pero sabes que a veces no puede evitar ver lo que está a punto de suceder. No tiene ningún sentido.

— No lo se Esme. Pero hay más que les tengo que decir antes de colgar.

— ¿Ahora qué?

— Bueno, Bella no es... no sé exactamente cómo decir esto.

— Edward, por el amor de todo lo bueno y santo, no nos tengas en suspenso. Carlisle está escuchando también. Sólo dilo.

— Bella ya no es humana.

El silencio era ensordecedor. Mis padres estaban en completo shock, como yo lo había estado esta noche.

Oí que el teléfono lo tomó Carlisle de nuevo. Fue contundente.

— Edward, ¿estás tratando de decirme que Bella fue cambiada? ¿Qué ahora es un vampiro? ¿Eso es lo que me estás diciendo?

— Si.

— Oh mi... ¿cómo?

— No tengo ni idea. Ella no compartirá esa información con nosotros, no es que yo la culpe. Ésta es mi culpa, después de todo.

— ¿De qué estás hablando? Ésta no es tu culpa...

— Carlisle, nunca debería haberla dejado. Nunca debí haberla invitado a mi vida para empezar. Es mi culpa que ella haya perdido todo.

— ¿Perdido? ¿Perder qué?

— Es demasiado complicado de explicar ahora. Sólo necesito que ustedes estén preparados en caso de que vaya a casa con nosotros. Háganselo saber a Rosalie y a Emmett también. Ya saben como puede ser Rosalie sobre Bella.

— Edward. — La voz de Carlisle era sombría.

— ¿Si?

— ¿Estás bien? Esto es mucho para digerir, especialmente si consideras cuanto tiempo ha pasado y lo que has pasado por estar sin ella.

No le contesté de inmediato. Realmente no había considerado cómo me sentía por el cambio de acontecimientos, pero estaba seguro de que estaba encantado de volver a verla. Sabía que ella probablemente no compartiría mi opinión, pero me preocuparía de eso más adelante.

— Voy a estar bien. Sólo estoy realmente feliz de verla otra vez, independientemente de las circunstancias.

— Bueno, ve entonces y los esperaremos tan pronto como puedan venir a casa. Tengo que correr al hospital a ver a un paciente, pero estaré de vuelta en breve. Tendré a Esme lista junto con Rosalie y Emmett.

— Gracias Carlisle. Dile a Esme gracias también.

— Adiós hijo.

— Adiós.

Cerré mi teléfono, continuando en el asiento de mi coche, tratando de encontrarle sentido a todos los acontecimientos que habían pasado en tan sólo una pequeña cantidad de tiempo. Necesitaría salir pronto y volver a clase, pero luego ¿qué?

Me dirigí hacia el salón de clases que Alice me había dicho en un mensaje de texto, mi estómago se apretaba a cada paso. No podía esperar a verla otra vez. Me acerqué a su salón; el sonido de su voz llegaba a mí a través de la puerta que estaba entreabierta. Ella había estado hablando durante algún tiempo. Miré mi reloj y me di cuenta de que ella tenía algunos aspectos más que dar en su clase antes de que la terminara, así que decidí esperar en el pasillo, tan paciente como pude. Los pensamientos de sus estudiantes llegaron hasta mí, algunos imposibles de ignorar.

"¿Va a tomarle toda la noche?"

"¡Esta clase debe ser genial! No puedo creer que finalmente estoy en la universidad, en una clase real..."

"¿De qué diablos está hablando?"

"No me importa de lo que está hablando. Puedo ver ese rostro durante toda la noche..."

Un gruñido se levantó en mi pecho, el cual luché por suprimir... cerré mis pensamientos en ese punto, no quería oír nada más.

Esto continuó durante algún tiempo antes de que finalmente, decidiera simplemente escucharla.

La clase finalmente terminó con ella disculpándose por haber alargado la permanencia del grupo después de la hora fijada para su periodo de sesiones. Me reí, sabiendo que estaba haciendo todo lo posible para aplazar el estar a solas con nosotros. Me detuve. ¿Estaba asustada de nosotros? ¿O simplemente estaba tratando de protegerse? Contuve la respiración en la garganta... no podía forzar más molestias en mi Bella.

No podía.

Me dirigí al salón de clases, mientras ella hablaba con Alice y Jasper. Creo que debe haber estado demasiado absorta con quien tenía enfrente como para darse cuenta de que yo estaba allí. Me di cuenta de que tenía que hacer notable mi presencia.

Bueno, eso fue interesante. Hiciste eso tan largo como pudiste, ¿verdad? Pero, eres una interesante profesora, te concedo eso. No es de extrañar que todos los estudiantes se quedaran aquí hasta el final. Algunos de sus pensamientos fueron bastante intrigantes, pero otros… bueno, tal vez no quieras saber sobre eso.

Ella pasó a buscar en donde yo estaba y me quedé sorprendido al ver la mirada en sus ojos.

Parecía como si estuviera lista para irse.

Entonces, ella se dirigió a mí. — Sabes, si querías revisar la clase, todo lo que tenías que hacer era forzarte a ti mismo como Alice y Jasper. No tenías necesidad de andar furtivamente alrededor de los pasillos

Podía oír su molestia y comencé a darme cuenta de que sus sentimientos hacia mí no eran precisamente los que yo habría esperado. Debo haberle hecho más daño del que alguna vez me di cuenta.

Jasper envió una vez más una ola de calma que la habitación necesitaba, antes de que ella empezara a hablar.

... Los escuché cuando mencionaron que él probablemente ya había llamado a Carlisle y Esme. Me gustaría verlos y decir "hola" personalmente y entonces voy a contestar a casi cualquier pregunta que puedan tener. ¿Eso funciona para todos ustedes?

Sentí la necesidad de poner las cosas en marcha, antes de que ella tuviera la oportunidad de cambiar de opinión. Sólo necesitaba estar cerca de ella, aunque no pudiera estar con ella. Luché por mantener mi cara libre de cualquier emoción mientras hablaba.

Vayamos a la casa ahora. Carlisle debe llegar del hospital en breve y Esme no puede esperar para verte, Bella. Rosalie y Emmett están allí también. No hace falta decir que todos están sorprendidos por los recientes acontecimientos. ¿Quieres que te llevemos a la casa o preferirías seguirnos en tu propio coche?

Hicimos todos los arreglos para que ella nos siguiera en su coche, lo cual no me emocionaba. Me hubiera gustado más tenerla a mi lado en el Volvo, el coche del que no podía soportar separarme. Había pasado tantos momentos felices con ella en ese vehículo y aunque era doloroso, seguí con este coche como un recuerdo de ella. De nosotros.

Perdido en mis pensamientos de nuevo, me di cuenta de que me había perdido algún tipo de intercambio entre Bella y Alice. Ante mis ojos, vi a Bella apurarse en cruzar el aula vacía, un borrón por su velocidad. Mi corazón muerto decayó. Se suponía que ella no era capaz de hacer eso. Se suponía que debía ser normal; humana. Mi fracaso alzó su horrible cabeza una vez más.

Fue entonces que vi a Alice venir hacia mí. Sus arrebatos en cuanto a Bella habían terminado hace unos años, después de... pero allí estaba otra vez, mostrando su enfado en sus pensamientos y en sus ojos. Me preparé para lo que mi corazón sabía que me merecía.

¡Esto es completamente tu culpa! Espero que estés satisfecho con las elecciones que nos hiciste tomar a TODOS nosotros. Mira lo que has hecho. ¡Ni siquiera me deja tocarla!

Sus pensamientos eran mucho más venenosos.

Alice avanzó hacia mí, preparándose para atacar. Sabía lo que venia y no hice ningún intento de detenerla. Obtuve lo que traje por mí mismo.

Jasper trató de calmarla, sólo para ser rechazado. Fue entonces que Bella habló, su dulzura familiar era aparente por primera vez en la noche entera.

Alice, por favor, no culpes a Edward por esto. Las cosas pasan… simplemente pasan. No es culpa de nadie. Por favor. Esto no se trata de ayudar a nadie. Vámonos ahora y puedo responder a todas sus preguntas. Por favor. No te enojes con nadie más que conmigo. No era mi intención herir tus sentimientos. Estoy abrumada en este momento por todo lo que ha sucedido en las últimas horas. Vayamos afuera e intentemos encontrar una nueva perspectiva. ¿Por favor? Esto obviamente está molestando a Jasper. Si no fuera por mí, por favor, no lo hagas atravesar por esto.

Parecía obviamente molesta por lo que estaba pasando y su defensa hacia mí hizo saltar mi corazón por un momento. ¿La había juzgado mal? ¿Aún tenía sentimientos hacia mí?

Mientras Alice y Jasper se arreglaban en silencio, miré hacia arriba justo a tiempo para ver sus ojos. Ella rápidamente desvió la mirada y yo me quedé otra vez preguntándome cuáles eran sus pensamientos en ese momento. Si su lenguaje corporal estaba diciendo cualquier cosa para mí, entonces ella quería alejarse de mí lo más pronto posible.

Hizo un gesto para que nos moviéramos, mientras ella cerraba el aula. Esperamos en la salida del lugar, mientras Alice usaba sus pensamientos para hablar conmigo.

"Edward, tu y yo podemos ir juntos en el Volvo. A Jasper le gustaría acompañar a Bella. Está desesperado por hacer las paces con ella después de lo que pasó en su cumpleaños. Por favor, no pelees conmigo en este caso. Él la llevara directo a casa y entonces la convocaremos de nuevo y veremos en que tenemos que trabajar. Va a ser una noche muy larga."

Asentí en silencio, tan sutilmente, pero estuve seguro de que ella percibió el movimiento. Empezamos a caminar primero, mientras Jasper esperaba pacientemente a que Bella saliera del salón de clases.

Cuando llegamos a casa me di cuenta de que había escuchado muy poco lo que había pasado en el auto, ya que Alice me atacó con sus pensamientos; los cuales pasaron de la alegría a la profunda desesperación. Ella también tenía la sensación de que Bella no estaba contenta de vernos. Sabíamos que esta noche sería fundamental, así como para dictar si alguna otra relación con Bella sería posible.

Detuvimos el coche; Alice y yo corrimos hacia el resto de la familia que nos esperaba en el porche delantero. Cada miembro de la familia se estaba dirigiendo a mí, así que estaban comenzando a abrumar mis sentidos.

"¿Ella está contigo?" Dudó Esme. "¿Cómo está?"

"Edward," comenzó Carlisle, "¿estas seguro de que estas bien?"

"Ésta es una gran noticia, hermano. Ella está finalmente de vuelta y ustedes dos podrán empezar de nuevo," gritó Emmet en su cabeza, su tono era jubiloso.

Rosalie era otra historia completamente diferente. "¡De todos los lugares a los que teníamos que mudarnos, teníamos que escoger el primer lugar en el que nos encontraríamos con ella! Esto es ridículo. ¿Por qué tengo que desperdiciar mi noche hablando con...?"

Bloqueé sus pensamientos, no quería oír ni una sola palabra desagradable sobre Bella de parte de mi hermana. Hablé con rapidez.

— Ella viene atrás de nosotros. Necesitamos pisar con cuidado a su alrededor. No está emocionada de estar aquí, pero Alice fue capaz de convencerla de que viniera. No tengo ni idea de lo que dirá ni de cuanto tiempo continuará con nosotros para apaciguarnos.

Bella y Jasper llegaron, él la acompaño al porche. Parecía que las cosas habían salido bien, su pequeña sonrisa la traicionaba. Me complació que hubiera perdonado a Jasper. Sabía que ella lo había perdonado esa noche, pero él había vivido con la culpa por una década. Le había tomado una eternidad mirarme a los ojos después del incidente. Si no fuera por todo el tiempo que pasamos juntos de caza, dudo que hubiéramos podido salvar por completo nuestra relación, aunque yo nunca lo había hecho responsable de lo sucedido.

Cada miembro de mi familia la recibió, haciendo eco de sus pensamientos al saludarla. Incluso Rosalie. Ella no estaba emocionada por estar pasando por esto, pero estaba claro que cuando Esme los había preparado para nuestro regreso a casa, la simple cortesía apaciguaría a nuestra madre.

Su cara era lisa, con solo algunos momentos de tensión abriéndose paso. Se veía cómoda e incómoda al mismo tiempo. Por enésima vez, ojalá pudiera leer sus pensamientos. Eso lo haría mucho más llevadero...

Carlisle la llevó a la sala, haciéndole una seña para que se sentara en una de las sillas acolchonadas que había frente a la mesa de café. El resto de la familia se estableció en sus lugares de costumbre y me aseguré de tomar el único asiento que quedaba frente a ella. Todavía no estaba lo suficientemente cerca, pero teniendo en cuenta lo que estaba a punto de comenzar… estaba feliz de que tendría una excusa para mirarla sin que ella creyera que la estaba mirando indecorosamente. Podría mirarla, ver cada parte de sus rasgos y relajarme ya que ella estaría con nosotros por un tiempo. No podría tocarla o hablar con ella en privado, pero era un comienzo. Como el paraíso y el infierno, todo de una sola vez, pero era un infierno del cual estaba feliz de formar parte.

Carlisle la incitó a que empezara. Ella miró nerviosamente alrededor de la habitación antes de comenzar; una mirada de inquietud hizo aparición en sus ojos. ¿Qué le había sucedido en los últimos diez años? Estábamos a punto de descubrirlo… aunque yo estaba más interesado en sus próximos diez años y en si sus planes podría posiblemente incluirme.

Se estabilizó a si misma antes de empezar, su rostro traicionaba la ansiedad que ella evidentemente estaba sintiendo. ¿Quiénes éramos nosotros para pedirle que nos llenara con todo lo que le había sucedido? Pero aquí estaba ella, dispuesta a hacer precisamente eso. Comencé a ver señales de mi Bella que me hicieron sonreír, aunque fuera sólo internamente.

Ella había recapitulado todo lo que había pasado con Jasper en el auto, de camino a casa; otra señal de que no todo estaba perdido con Bella. Ella era capaz de perdonar, pero, ¿podría perdonarme a mí?

Como si ella pudiera oír mis pensamientos, se dirigió a mí.

De todos modos, después de que todos se fueron, fue muy difícil recuperarme. Lo siento Edward, no me refiero a tener que traer recuerdos difíciles, pero para que entiendan el resto de la historia, tengo que ser honesta. Edward, todo está en el pasado. Las cosas no funcionaron. Me vi obligada a seguir adelante, y lo hice, aunque tomó un tiempo increíblemente largo. Pero, está en el pasado. ¿Podemos perdonarnos unos a otros y dejarlo ir?

Incluso después de lo que la había hecho pasar, ella me perdonaba. Aun teníamos una oportunidad.

Bella, sólo puedo pedirte perdón. Tú no tienes nada por qué disculparte. Esto fue totalmente mi culpa. Si deseas seguir adelante, te concederé eso y cualquier cosa que solicites.

Ella me miró antes de responder. Espere con ansiedad por lo que ella iba a decir a continuación.

Por supuesto que te perdono, Edward. Realmente no hay nada que perdonar. Tú y yo realmente no podíamos pretender estar juntos, dadas nuestras diferencias en ese entonces. Vamos a limpiar ese error y avanzar a partir de ahí, ¿de acuerdo?

Mi corazón se hizo trizas de nuevo, se convirtió en pequeños pedacitos. Ella había estado conmigo y luego había continuado con otro. Pero, ¿realmente nunca estuvimos destinados? Ella era la única que había significado algo para mí, sentí las olas de depresión comenzar a apoderarse de nuevo de mí. Fue entonces cuando empecé a escuchar los pensamientos provenientes de mi familia.

Oh, Edward, — comentó Esme.

Lo siento, Edward, — empezó a Carlisle.

— Todo estará bien, hermano. Nunca es demasiado tarde, — comentó Emmet, tratando de sonar optimista. No estaba funcionando.

Necesitaba responder. — Me alegra que arregláramos esto, Bella. — ¿Qué más podía decir?

Ella llegó a decir cómo le hizo frente a nuestra partida, cómo había estado abatida por un tiempo y como las cosas comenzaron a cambiar cuando Charlie la amenazó con enviarla a Florida con su madre. Sabía que ella había extrañado el sol, el calor cuando vivía en Forks. Yo habría pensado que a ella le habría encantado negociar los nublados y fríos días por el brillante sol y el calor que Florida tenía para ofrecer. Nunca había sido capaz de utilizar los boletos que Esme y Carlisle le habían regalado en su desastroso cumpleaños. Me sorprendí cuando me di cuenta de que estuvo decidida a quedarse con su padre.

Me decepcionó que perdió a muchos de sus amigos gracias a mis acciones. Ella pasó a hablar sobre su amistad con Jacob. Me acordaba muy bien de Jacob. Él tenía sentimientos hacia Bella y había bailado con ella durante el baile de graduación de nuestro primer año juntos. No estaba feliz sobre ella pasando tiempo con Jacob, pero, ¿qué podía hacer? Mi decisión había traído todo esto.

Entonces ella comenzó a contarnos como ella y Jacob comenzaron a gastar más y más tiempo juntos. Cuanto más hablaba de lo cercanos que se hicieron, más se me retorcía el estómago. En este punto, yo estaba más allá de lo miserable. Pero, mantuve mi cara lisa, mis emociones estuvieron bajo control lo mejor que pude. No podía echarle en cara a Bella mi dolor. Esto no era su culpa.

Pero entonces, nos dijo que Jacob la había abandonado. ¿Cómo pudo él hacer eso? Entonces me di cuenta de que lo estaba juzgando con demasiada dureza.

Yo había hecho exactamente lo mismo.

Lo que dijo a continuación me sorprendió, así como al resto de la familia. No podía creer lo que oía, pero conociendo a Bella, sabía que lo que decía era verdad. Había encontrado otra nueva forma de pasar su tiempo de la manera más peligrosa posible. Se había puesto a si misma entre una manada de hombres lobo, incluso si había sido por protección. Protección que no había sido suficiente. Sin previo aviso, mi ira explotó.

Bella, ¿Pasaste tiempo con hombres lobo?, ¿Estás loca?, ¿Tienes alguna idea de lo peligroso que pudo ser para ti? Podrías haber sido gravemente herida. Me prometiste que no harías nada estúpido o imprudente. ¿No te acuerdas de eso? ¿Por qué ibas a romper tu promesa? Los hombres lobo son extremadamente inestables, especialmente los jóvenes. Pudiste haber sido asesinada. ¿Qué es lo que está mal contigo?

Carlisle me reprendió verbalmente para el beneficio de Bella, así como mentalmente para advertirme de que me mantuviera bajo control.

"Edward, cálmate. Puedes asustarla. Si no lo haces, ella se ira y puede que no la vuelvas a ver nunca. ¿Es eso lo que estas tratando de hacer?"

Bella me miró, tratando de disipar la noción de que ella había estado a salvo en su decisión de pasar tiempo con una jauría de perros.

Edward, nunca estuve en ningún peligro de la manada. Ellos me protegieron, pero voy a llegar a esa parte de la historia. Me mantuvieron a salvo. Nunca estuve en ningún peligro. En cuanto a la promesa, bueno...

Sabía que nunca estaríamos de acuerdo sobre este punto y que de todos modos no hacía ninguna diferencia en lo que sentía, así que traté de responder de una manera que nos permitiera avanzar. Pero ella me había hecho una promesa y yo no podía entender porqué la había roto.

Si crees que una manada de hombres lobo es segura, entonces creo que no tengo nada más que decir sobre ese tema. Sin embargo, tú promesa

En ese momento, Bella se detuvo sólo por un segundo antes de volver su atención a Alice. La expresión de su rostro hablaba de confusión y dolor. Ella le preguntó a Alice que si la había visto después de que nos fuimos. Antes de que Alice tuviera oportunidad de responderle a Bella, me respondió a mí en sus pensamientos.

"Gracias, Edward. Una vez más, dañé a mi amiga por ti. Realmente espero que estés feliz contigo mismo. Si ella se va es debido a esto y estoy segura de que no podré perdonarte."

Hice una mueca, al menos internamente. Yo había hecho cada parte de esto. ¿Cómo pude haber sido tan estúpido?

Alice respondió a su amiga, a su mejor amiga, con la esperanza de que ella pudiera encontrar el perdón en su corazón de la misma forma que lo hizo con Jasper.

Bella, cuando nos fuimos, Edward me hizo prometer que no indagaría en tu futuro. Discutí con él sobre esto, pero al final, honré sus deseos. Lo siento, Bella. Lo siento mucho. Edward es mi hermano y cuando nos fuimos, cuando él se fue... sentí que mi lealtad debía permanecer con él. Me dolió mucho dejarte atrás, pero hice lo que pensé que era mejor para mi familia, a pesar de que siempre has significado mucho para mí.

Tú en realidad fuiste mi primera amiga, la única con la que realmente podía ser yo misma, quien supo todo sobre mí y el resto de la familia. Yo no sabía que más hacer...

Como si respondiera a una señal, Bella perdonó a Alice. Y ella, de la expresión en su rostro y la alegría de sus pensamientos se apresuró a abrazar a Bella, golpeándose ambas en el proceso. Se veía tan feliz, y no podía dejar de sonreír ya que mi hermana, por lo menos, tenía a su amiga de vuelta. Al menos ella podría ser feliz con lo que Bella tenía que ofrecer. Si sólo Dios pudiera encontrar en su corazón algo que me demostrara la misma bendición… lo cual era muy improbable.

Bella pasó a explicar cómo la manada la protegió, cómo la mantuvieron a salvo. Ése era mi trabajo. Estaba recordando una y otra vez durante la noche cómo le había fallado. Yo la había salvado de James en Phoenix, pero le había fallado cuando la dejé. Sabía porqué la había dejado pero, ¿en qué estaba pensando? ¿Cómo pude haber cometido un error tan terrible? Ésta no era la primera vez que me daba cuenta de que había cometido un error cuando decidí dejarla; peor, ésta era la primera vez que me daba cuenta del desastre que se produjo a causa de mi terquedad.

Bella se apresuró en su relato, nos habló acerca de todo lo que había pasado los primeros meses. Ella habló de cómo Jacob, un perro callejero, empezó a tomar las riendas de su precioso corazón. Él la convenció de ir al baile, algo que parecía mortificarla cuando yo la llevé la primera vez. Se veía tan hermosa, tan perfecta esa noche.

Habló sobre cómo su relación cambió; y fiel a su naturaleza, los pensamientos de Emmett se volvieron hacia temas inapropiados. Comenzó a verbalizar esos pensamientos hacia Bella, antes de que, gracias al cielo, Rosalie lo detuviera.

Gracias, Rosalie. Esto era algo que no tenía ningún interés en escuchar.

____________________
Y Aqui llega nuevamente un capi de Sacrifiiiciios :D recien sacadito del horno y un nuevo tamaño extra largo hahahaha!! :)

6 comentarios:

Patricia dijo...

yupii soy primera, uyyy me muero por saber q paso con bella, esta super esta historia, besosss

Ro_Lizzy dijo...

No puedo creer que sigas siendo tan... tan... tan pero tan mala. Me dejaste con la misma duda pero vista de otro lado.
Halloween te afecto y fuiste poseída por una cruel bruja intrigante... jajajaaj... por dios!!! cuanto hay que esperar para saber quien carajos la mordió??? que intrigaaaaaa!!!
Nos leemos pronto.
http://miangelpersonal.blogspot.com/

Anónimo dijo...

ESTO NO ES POSIBLE!!!!!!!!!!!!!!!!!! MAS DE UN MES ESPERANDO EL CAPI Y SOLO NOS DEJAS VER LA VERSIÓN DE EDWARD!!!!!!!!!!!!!!! PORFA QUE EL PRÓXIMO NO SE DEMORE TANTO, YO SE QUE ESTAS SUPER OCUPADITA PERO NOS TIENES A TODAS EN ASCUAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

PD: ESCRIBES GENIAL!!!!!!!!!!!

diana dijo...

hay ala verdad estamos dando vueltas y ahora me las has dejado con el ladop de edward q fue lo q le paso a bellaaaaa??? hay diosssssssssssssssssss

Anónimo dijo...

mi madree no puedeeee ser jajaj joba que pongan ya lo que le paso a Bella la version de Edward para ams alante plisss!!! muy buena esta historia :D

DarkAngel dijo...

ahhhh Dios mio!!!!!!porfa quiero saber qeu paso con Bella!! tengan piedad!!! Gracias por tu historia es genial!!1