miércoles, 16 de febrero de 2011

Sacrificios. Capítulo 15: Música Y Asesinato


Música Y Asesinato


Edward POV


Nos sentamos allí, sin saber que decir o hacer mientras Bella y Rosalie se abrazaban. De los pensamientos del resto de la familia no había nada; el puro impacto de la escena que estábamos viendo nos había dejado sin palabras, hasta que mi padre habló.

 Creo que deberíamos tomarnos un descanso. Estoy seguro de que a Bella podría serle útil, igual que al resto de nosotros. Bella, ¿eso estaría bien contigo?

 Un descanso estaría bien, Carlisle. Esme, me encantaría conocer la casa, estaría bien ahora.
 Eso sería genial, querida. Ven, sígueme.

Bella sonrió en dirección a mi madre y comenzó a seguirla hacia la entrada trasera de la sala, en dirección a la escalera. Alice la siguió, pisándole los talones.

Mi hermana tuvo una tremenda pelea internamente, estaba seguro de que era solo cuestión de tiempo de que a ella le diera su necesidad de información. Al igual que Alice, mi curiosidad estaba atravesándome salvajemente. Me pregunté cuanto tiempo le tomaría a Alice encontrar el coraje para hacer la pregunta que estaba ocupando a toda su mente encontrar la respuesta… yo estaba curioso en cuanto a la respuesta que Bella le daría. Una vez que Alice encontró el coraje necesario para preguntarle a Bella por qué había nombrado a su hija como ella, mi hermana decidió eludir esa pregunta para no comprometerse con nada. No fue directo al grano.

 Bella, ¿puedo unirme contigo y con Esme?

Por un momento, Bella se sobresaltó. Me había movido al vestíbulo y les pedí a Carlisle, Emmett y Jasper que vinieran conmigo, así podríamos tener una conversación "casual", mientras las damas recorrían la casa con Bella.

En realidad, era insoportable estar separado de ella y acercándome a donde ella estaba me era más posible captar una que otra mirada pequeña de ella, mientras comenzaba a subir las escaleras.
El entusiasmo de Alice por unirse a Bella era evidente… no hacía nada para ocultar su cruda emoción. La enorme sonrisa en su rostro, así como sus pensamientos jubilosos la traicionaban tanto; para reunirse con su amiga, corrió a la mayor velocidad que le había visto.

 Me encantaría que te unieras a nosotros. Vamos. Esme está esperando.

La impaciencia de Alice estaba comenzando a agravarme tanto a mí como a Jasper.

Él me habló con una simple mirada en mi dirección. Si bien, la expresión de su rostro era tranquila y serena, sus pensamientos eran una completa contradicción.

"Me gustaría que se calmara. Esta noche ha sido bastante difícil para todos. Si tiene curiosidad, puede simplemente acabar con esto de una buena vez y preguntarle. Estará así hasta que lo haga…"
Asentí una vez, casi sin mover la cabeza. Mis hermanos y yo nos habíamos hecho muy hábiles para comunicarnos sin hablar. Lo cual era muy útil si había oídos indiscretos alrededor o si necesitábamos transmitirnos información secreta.

Había sido una completa bendición cuando salvamos a Bella en aquel claro hace tanto tiempo, cada miembro de la familia me había ayudado a planear la estrategia mientras cada uno mantenía un ojo en Laurent, James y Victoria.

Alice continuó discutiendo con ella misma en su mente. "¿Debería preguntarle?... No es asunto mío… Simplemente pregúntale…" Estaba teniendo una batalla que ni ella podía ganar. Antes de que me diera cuenta, ella ya lo había decidido, entonces habló. — Bella, ¿puedo hacerte una pregunta? ¿O debo esperar hasta que empecemos de nuevo?

La voz de Bella bajó por las escaleras mientras respondía. — Vamos. ¿Qué hay en tu mente?
Alice dejó escapar un suspiro. "Aquí no paso nada." pensó. — Dijiste que llamaste a tu hija Grace Alice. ¿Por qué Alice?

Tan pronto como la pregunta dejó sus labios, se maldijo internamente y pude escuchar los gritos en sus pensamientos hacia su inhabilidad para controlar su rudeza y su naturaleza inquisitiva. Pero la pregunta estaba allí, colgando en el aire como las luciérnagas en una noche de verano. Los pensamientos de Alice estaban sobrecargados, más de lo normal; su mirada se había desplazado hacia el suelo. Su voz era tan suave y vacilante, no era en absoluto a lo que estaba acostumbrado de mi hermana favorita. Su paciencia se estaba agotando, a medida que su ansiedad crecía, esperando la respuesta de Bella. Desde mi punto de vista, capté una pequeña sonrisa en el rostro de Bella antes de que hablara.

  debes saber la respuesta de esa pregunta. Cuando ella nació, nosotros realmente pensábamos que íbamos a tener un niño y había un montón de nombres de niño apropiados para él. Cuando surgió como una niña, pensamos en su primer nombre juntos, y tu nombre fue sólo una especie de adjunto al nombre. Jacob quería hacerme feliz, así que rápidamente lo aprobó y eso es todo

 ¿La nombraste por mí? Pero, ¿por qué?

 Bueno, ella tiene el pelo negro, igual que tú. Y ella es alguien que me importa mucho, igual que tú.
Escuché la suave risa de Bella, que había estado ausente esta noche. Hizo que mi corazón se disparara, no me había dado cuenta de lo mucho que me había perdido. Hice una promesa a mí mismo, de que haría todo lo posible por devolverle la risa a su persona, encontraría la manera de hacerla feliz de nuevo.

Volví mis pensamientos a los de Alice y me di cuenta de que no podía oírlos, lo que, después de tantos años, me puso muy ansioso.

Silencio. Traté de sondear en la mente de Alice y cuando finalmente escuché algo, era como un tren de carga.

"¿Por mí? La dañé… hay una niña humana por allí con mi nombre… Bella está aquí y me está diciendo que tuvo una hija y que le puso mi nombre… nunca debí dejarla… por lo menos debería haberla contactado… no merezco esto… Ella no merecía ser tratada así… Bella tuvo una hermosa bebe humana y le puso mi nombre… ¡esto es asombroso!"

Mi cabeza daba vueltas, los pensamientos de Alice corrían más rápido de lo que creí que podrían correr.

 Pero, Bella, sé que te lastime cuando… cuando nos fuimos. ¿Cómo puedes estar herida de esa forma y aún así llamar a tu hija como yo?

Por el rabillo del ojo pude ver como Bella suavemente tomaba a Alice por los hombros y le daba una pequeña sacudida, haciendo que Alice la mirara. La mirada en el rostro de Bella era de determinación.

 Alice, por favor, deja de culparte a ti misma. Supongo que una de las principales razones de ponerle a Grace tu nombre era aferrarme a ti de alguna manera. Tú y Jasper hicieron tanto para ayudarme, para protegerme. Fuiste la primera en aceptarme en tu familia, después de… Edward; y siempre me trataste como una amiga. También me usaste como tu propia muñeca tamaño real durante el baile de graduación, pero no voy a poner eso en tu contra.

Jasper estaba tratando de mantener el control de las emociones que atravesaban a su esposa, cuando sus pensamientos me dijeron que ya había tenido suficiente y envió una ola de genuina alegría, particularmente fuerte, que todos sintieron.

Cuando Bella mencionó la palabra "baile", sólo por un momento, perdí el piso en el que estaba parado y mis pensamientos me llevaron de nuevo a esa maravillosa noche en que llevé a Bella a esa tradición anual humana. Ella estaba tan hermosa. Incluso con su cojera haciéndola aún más torpe de lo usual, ella lucía más impresionante de lo que nunca había visto. Respetuosamente le había pedido a Alice que le consiguiera un vestido y que tomara las medidas necesarias para tenerla lista para una noche que esperaba fuera memorable para los dos. Alice estaba muy emocionada por comprar y jugar a la humana por un día con Bella.

Bella se había mostrado reacia al principio, cuando se dio cuenta de a donde íbamos, pero al final, mientras la noche avanzaba ella lo disfrutó. Incluso aunque Jacob apareció y me hizo romper mi promesa de no dejarla en toda la noche, recuerdo cada detalle. Discutimos, más bien argumentamos, otra vez, sobre ella siendo una de nosotros, a lo que en ese momento, estaba completamente en desacuerdo.
Pero con todo lo que había ocurrido, tenía que cuestionarme la pregunta realmente importante: ¿Por qué no simplemente la cambié cuando tuve la oportunidad?

Cierto, no quería condenarla a una existencia eterna. Si hubiera seguido ese bajo instinto, que podría habernos mantenido juntos por los últimos diez años. No hubiera existido ese horrible día en su cumpleaños, el dolor de nuestra separación, los últimos diez años de pura agonía. Podría haber tenido a mi compañera, a mi pareja; alguien con quien pasar cada minuto y alguien a quien amar cada día mas.

Cierto, ella no habría tenido a Grace, pero la cantidad de dolor que ella atravesaba cuando hablaba de su pequeña hija, era insoportable para mí.

Pero, yo me había ido.

Los últimos diez años habían pasado, y Bella y yo no habíamos estado juntos. Incluso ahora, yo estaba roto. Sabiendo que el destino había intervenido cuando ella se convirtió en uno de nosotros, aún quería todas esas cosas para Bella, incluso más de lo que quería que estuviéramos juntos.

Desde el momento en que me enamoré de ella, después de esperarla, sin darme cuenta, por más de ochenta años como un vampiro, mi primera prioridad era ella. Siempre sería ella. Ese hecho jamás iba a cambiar.

Regresé bruscamente a la realidad gracias a la voz de Bella, que llegó a mí por las escaleras, ella y Alice continuaban hablando sobre su reparada amistad. — Por favor, deja eso a un lado. Lo único que importa es el aquí y ahora. ¿Podemos simplemente empezar de nuevo? Quiero decir, si eso es… lo que quieres. Si esto es una cosa de una sola vez lo entiendo perfectamente, pero, por favor, detén ya la culpa. Créeme, no vale la pena.

 Oh, Bella, esto no va a ser cosa de una sola vez. Tengo a mi mejor amiga de regreso y no tengo ninguna intención de dejarla ir esta vez. No me importa lo que cualquier otro diga o haga.

Los pensamientos de Alice me golpearon de nuevo con fuerza. "Edward, no te atrevas a cometer el mismo error otra vez. Y para que lo sepas, tú y yo vamos a hablar a detalle sobre esto una vez que Bella se vaya, así que no te atrevas a salir corriendo al bosque para estar "solo".

Había mucho que discutir en familia después de que Bella se tuviera que ir esta noche, pero ya pensaría en eso más adelante. Quería quedarme aquí, en el presente, y saborear cada momento en que pudiera estar cerca de ella.

Bella y Alice se reunieron con Esme y puse atención a su pequeña conversación, mientras mi madre le preguntaba a mi Bella; — Espero que no te parezca grosero Bella, pero no pude evitar escuchar la conversación entre tú y Alice sobre tu hija. Fue muy dulce de tu parte ponerle Alice. ¿Tienes alguna foto?

 Esme, no tengo fotos conmigo. Por razones que puedo explicar más adelante no tengo ninguna fotografía actual de ella. Se los explicaré pronto, lo prometo.

 Bueno, querida, ¿Cómo luce? Debe ser hermosa, al igual que su madre.

Sí, si ella lucía aunque fuera un mínimo como su madre, sería hermosa. Realmente exquisita. Jacob Black tendría las manos llenas cuando los niños comenzaran a notarlo.

 Bueno, ella es del color de Jacob. Una piel rojiza hermosa, el cabello negro y brillante, recto como una flecha. Pero, todo el mundo dice que se ve igual a mí. También tiene mis ojos marrones, lo cual fue una sorpresa. Charlie se sorprendió la primera vez que la vio.

Era difícil imaginar a mi Bella con la piel oscura y el cabello negro. Me pregunté si sería alta como su padre o más pequeña, como su madre.

Su comentario sobre Charlie no me sorprendió. Había oído sus pensamientos cuando aún vivíamos en Forks y el amor que sentía por su hija, aunque le fuera difícil expresarlo, era inmenso. Estoy seguro de que el amor que sentía por su nieta, lo llenaba por completo; teniendo en cuenta de que tendría más tiempo para estar con ella del que tuvo con Bella, cuando tenía su edad.

La mirada en el rostro de Bella era un poco triste, me pregunté que estaría pensando en ese momento. Alice preguntó de nuevo; ella no era de las que se quedaban sin preguntar. Era como un pequeño juguete de cuerda que nunca se agota, pero esa era una de las cosas que amábamos de ella.
 ¿Qué edad tiene?
 Cumplió cinco el mes pasado.
Esta vez, la mirada en el rostro de Bella, así como el tono de su voz, eran fáciles de leer. El dolor en el que se encontraba, al ser separada de su hija, era tangible. La tristeza que impregnaba su expresión, me era insoportable de ver. No quería nada más que ir corriendo con ella y abrazarla de nuevo, mientras mi mente pensaba en alguna forma de arreglar las cosas.
Aunque ni el estado de las cosas era factible en este momento; yo, en cambio, me encontraba simplemente intentando calmar mi agitación interna; antes de estar sentado frente a ella de nuevo, escuchando como se desgarraba su corazón mientras yo simplemente podía quedarme observándola.

Esme le mostró el estudio de Carlisle, mientras Rosalie aceleraba por las escaleras, sus pensamientos se mostraban ansiosos por unirse a nuestra madre y… ¿había escuchado bien?... ¿hermanas? Me di cuenta de que ahora, ella consideraba a Bella una hermana, casi me voy de espaldas; de nuevo, forcé a que el aire de mis pulmones saliera rápidamente, intentando procesar lo que acababa de escuchar.

Cuando Rose se acercó a ellas, le sugirió amablemente a Bella que viera el cuarto que compartía con Emmett, a lo que Bella accedió provisionalmente. Parecía sorprendida por la recién comenzada relación que tenía con Rosalie, tal vez tanto como el resto de nosotros. Después de algunas pequeñas bromas de Emmett, ellas se metieron a la habitación y cerraron la puerta.

Eso no ofrecía ninguna protección contra nuestro sentido auditivo, pero al menos nos daba la oportunidad a Jasper, Emmett, Carlisle y a mí de tener una conversación silenciosamente y sin ser vistos. El ataque mental comenzó tan pronto como escuchamos la puerta hacer "click" al cerrarse.

"Edward, ahora que ella está de vuelta, ¿Qué vas a hacer". Los pensamientos de Emmett fueron directos a mí, tan contundentes como siempre. Estaba seguro de que cada miembro de la familia haría la misma pregunta.

Le contesté de la única manera que podía. Alcé los hombros; el gesto universal que todo el mundo entendía como: "no tengo ni idea."

Carlisle me miró directamente, un gesto que para nosotros significaba salir del lugar para poder tener una conversación abiertamente, alejados de la casa, donde no pudieran escucharnos. Me limité a negar con la cabeza. No me iría, que tal si nos necesitaban o tal vez se vería muy grosero, como si no nos importara. Cualquier conversación abierta que tendríamos, esperaría hasta que se fuera Bella.
Así que mi padre, siendo el hombre que era, saco un pequeño pedazo de papel y un bolígrafo, así podríamos conversar más abiertamente. Empezó a hablarme a través de sus pensamientos, mientras yo escribía las respuestas en el pedazo de papel.

"¿Cómo estás manejando esto? Sé que esta noche debe estar tomando un enorme control de ti."

Carlisle siempre me podía leer tan bien. Aunque mis acciones de esta noche me habían regalado una agitación mental y todo lo que mi corazón estaba experimentando. Escribí: "Ella ha pasado por mucho. Siempre supe lo fuerte que era, pero no tenía idea de lo mucho por lo que podría atravesar en tan solo diez años. Y tengo la sensación de que hay mucho más que ella va a compartir con nosotros, nada que pueda ser agradable. Pero lo estoy haciendo tan bien como se podría esperar. Es extraño. Estoy tan feliz de que ella esté aquí, pero la veo con tanto dolor… el mayor dolor en que la he visto, lo peor es que me desgarra por dentro. Esto es enteramente mi culpa."

Carlisle sacudió la cabeza, al igual que mis hermanos. Sus pensamientos fueron un unísono, como si pertenecieran al mismo grupo coral. "No, no lo es."

Sacudí la cabeza, no queriendo llegar a un acuerdo con ellos. La idea de la cantidad de dolor por el que atravesaba Bella era insoportable.
Fuimos interrumpidos por la angelical voz de Bella complementada con la de Rosalie, bajando por el pasillo. — Rosalie, su habitación es simplemente hermosa. Tan romántica. Tú y Emmett deben estar muy cómodos aquí.

Me limité a pensar: "Lo que no te daría si estuvieras aquí conmigo… tal vez sólo por… el resto de la eternidad."

Emmett no pudo evitar dar una replica altiva: — ¡Bella, no tienes idea de lo cómodos que estuvimos allí! ¡Justo esta misma mañana!

 Emmett, estás en muchos problemas, — lo cortó Rosalie a mitad de la frase, justo antes de escuchar bajar sus pasos furiosos por las escaleras.
Nuestro pequeño grupo de mujeres fue dejado por Rosalie y pasó directamente al cuarto de Alice, mientras Carlisle rápidamente escondía el pequeño papel. Actuábamos como colegiales temerosos de ser atrapados con la nota en mano. Una vez más, ellas cerraron la puerta al entrar en la habitación. Mi padre recuperó de nuevo el papel pero negué con la cabeza. Con Rosalie aquí, no tenía idea de cómo iba a responder a lo que habíamos estado hablando.

La población femenina tiende a unirse y presentía que en este hogar no era diferente, y con Rosalie aquí que ahora estaba tomando ciertas medidas para tener algún tipo de relación con Bella… no podía correr el riesgo. La continuación de esta conversación tendría que esperar.

Escuché los pensamientos de mi hermana cuando se unió a nosotros en el vestíbulo. "Edward, lamento mis comentarios de antes. Sé que esta noche debe estar siendo difícil para ti."

Sonreí débilmente en su dirección, para hacerle saber que aceptaba sus disculpas. Rose y yo nos amábamos, aunque no siempre fuéramos tan cercanos. Ella y yo teníamos un tipo de relación en la que no era necesaria una conversación diaria, pero si uno necesitaba del otro, estaríamos allí. Sin duda.

Bella y Alice estaban intercambiando bromas sobre el caos llamado "habitación de Alice". No siempre lucia así, pero Alice había estado actuando un poco maniaca últimamente. No era de extrañar que Jasper estuviera pasando tanto tiempo en su estudio. Alice tendía a quedar atrapada en su propio torbellino, a veces era muy difícil mantenerla en calma.

Los pensamientos de Alice comenzaron a gritarme, mientras ellas salían de su cuarto. "¡Edward, ven aquí! Muéstrale tu cuarto. No dejes que Esme lo haga. Podemos salir y darles unos minutos a solas. ¡Apúrate!"

Solos. No necesitaba ningún otro tipo de estímulo, así que corrí silenciosamente escaleras arriba, mientras mi madre hablaba. — El tercer piso es de Edward. El sótano es donde tenemos la sala familiar, así como almacenamiento adicional. Jasper tiene su propio estudio allí también. ¿Quieres verlo?

En ese momento me detuve frente a Bella, y le sonreí, con la misma sonrisa que solía decir que la "deslumbraba". Yo estaba más allá del juego en este momento. Usaría cualquier cosa por estar cerca de ella, incluyendo las armas que había usado en nuestra vida anterior juntos, o lo que sea.

 Esme, estoy seguro de que a Bella le gustaría ver toda la casa. Bella, ¿te gustaría ver mi cuarto? Estas casas viejas utilizaban la tercera planta para tener un salón de baile y entretenimiento. Fui lo suficientemente afortunado de que mis hermanos me dejaran tenerlo. ¿Quieres verlo antes de continuar?

Contuve el aliento esperando por su respuesta, al mismo tiempo que buscaba algún signo revelador de que mis viejos trucos habían funcionado. Después de que no hubo ninguna reacción, exhalé poco a poco, y traté de mantener una cara imparcial, podía sentir mi sonrisa comenzar a caer. Estaba decepcionado, pero no obligaría a nada a Bella, sobretodo no esta noche… — Bueno, eso está bien. Podemos volver abajo, donde el resto de la familia está esperando.

Entonces ella habló, — Edward, lo siento. Me gustaría mucho ver… tu habitación, no estaba tratando de ser ruda ni nada. No quise quedarme callada, pero mi mente está hasta el tope esta noche.

Apenas podía contener el entusiasmo que se propagaba a través de mí, pensando en tener sólo unos minutos a solas con ella.

Oí la risa de Alice, así como sus pensamientos mientras comenzaba a alejarse con Esme. "Bueno, disfruta y haz buen uso de este tiempo, ¿lo harás? No puedo ver este tipo de cosas hasta… ", se rió en voz baja para ella misma, obviamente complacida con su maquinación, luego se detuvo bruscamente.

Bella había, no tan sutilmente, agarrado la mano de Alice, antes de que fuera su turno de hablar. — Alice, ¿Por qué no vienes con nosotros?

Bella tenía una leve mirada de desesperación, golpeándome bruscamente. Ella no quería quedarse a solas conmigo. Mi sensación previa de júbilo se desplomó.

Pero Alice no se desalentó. Sus pensamientos me dijeron que tuviera paciencia y calma, antes de hablarle audiblemente a su amiga. — Bella, tengo que ir a hablar con Jasper por sólo un minuto. Puedo regresar y unirme a ustedes dos cuando haya acabado.

Pero la terquedad de Bella se había quedado con ella, parecía haber agarrado de una tarjeta una de las jugadas de Alice. Ella tampoco iba a darse por vencida sin utilizar cualquier arma disponible. Su método de ataque fue directo a donde sabía que tendría mayor impacto en Alice. — Jasper puede esperar durante unos minutos más. Además, lo ves todos los días. Sin duda, puedes quedarte conmigo por tan sólo unos minutos, ¿no?

Sabía que habíamos perdido la batalla. Simplemente esperaría no haber perdido la guerra. Entonces hablé, para hacerle saber a Bella que su petición sería fácil de seguir. — Alice, si eso es lo que Bella quiere, entonces únete a nosotros.

Alice habló, "Edward, lo siento… lo intenté." tanto en sus pensamientos como verbalmente, haciendo todo lo posible para que Bella se sintiera cómoda. — Bueno, supongo que tienes razón; ambos la tienen. Te seguimos Edward.

Comencé a subir las escaleras con ellas dos siguiéndome; cuando llegamos a nuestro destino abrí la puerta y encendí todas las luces. Di un paso hacia atrás y les di una sonrisa brillante, haciendo un gesto para que Bella entrara primero. Simplemente me quedé allí, intentando leer su rostro mientras ella entraba en mi residencia.

Sus ojos veían cada centímetro cuadrado, hasta que finalmente se quedaron en el piano de cola que Esme había insistido en poner en la habitación, aunque no hubiera tocado una sola nota desde que dejé a Bella; diez años. Era demasiado doloroso. Bella no había dicho ni una palabra y me di cuenta de que estaba perdida en sus propios pensamientos.

Alice me empujó en sus pensamientos a que rompiera el silencio. — ¿Qué te parece?

Se tomó un momento antes de responder, mezclando una risa con su respuesta. — Bueno, ciertamente parece cómoda. Creo que la habitación es más grande que toda mi casa.

Eso era algo. La había hecho reír. Su mirada estaba centrada en el piano y decidí hacer algo que pensé que nunca volvería a hacer.

Crucé la sala rápidamente y abrí la tapa del piano, rezando porque no sonara demasiado mal por la falta de uso. Los pensamientos de Alice estaban inundados por la sorpresa, prácticamente se caía cuando tomó la mano de Bella y la arrastró hasta el piano. Bella era la única persona que podía inspirarme a tocar otra vez. Y me gustaría hacerlo.

Pero, ¿Qué debería tocar?

Instantáneamente pensé en la canción de cuna de Bella, pero rápidamente deseché la idea. Gracias a la plática de esta noche, realmente sentía que Bella ya no sentía ningún tipo de amor por mí. Esa canción era sobre nuestro amor. Sólo el nuestro. Únicamente la había escrito para tener una forma de expresar mis sentimientos por ella. Tenía cada emoción, cada toque, cada pensamiento. Solía usarla para calmarla, para ayudarla a dormir todas las noches. Ahora esa canción estaba terminada para nosotros, tanto como no quisiera que fuera así.

Y por mucho que eso doliera, mi deseo de proteger a Bella de otro cualquier sufrimiento era mi prioridad. No estaba dispuesto a renunciar a ella. Estaba dispuesto a encontrar una manera de tenerla de vuelta, aunque eso tomara el resto de mi existencia. Ahora, eso era lo único con un poco de certeza.

Comencé con la canción de Esme, una canción que mi madre no me había escuchado tocar para ella en diez años. Los otros miembros de la familia se aglomeraron en las escaleras rápidamente y en silencio, incrédulos.

Los pensamientos de mi madre eran distintos a los de mi padre y mis hermanos, y rápidamente fueron audibles para todos. — Edward, eso fue hermoso. Gracias. ¡Muchas gracias!

Al terminar la primera canción, rápidamente se convirtió en otra que me recodaba el dolor que sentía sin Bella. Me recordó todos los días agonizantes que había pasado solo desde aquél día en el bosque. Los recuerdos fueron abruptos y crueles, pero logré mantener los ojos cerrados y mi cara desprovista de cualquier emoción, mientras me concentraba en el hecho de que ella estaba aquí ahora y que con un poco de suerte, no me volvería a sentir solo. Que iba a quedarse y que podríamos empezar de nuevo.

Terminé la pieza y abrí los ojos, centrando mi mirada en mi hermosa Bella. Antes de que pudiera detenerme, le hice una pregunta que esperaba me diera alguna clara idea de sus sentimientos hacia mí. Mientras deseaba que todo lo que no pudiera sacar de su mente estuviera en completa oposición a todo lo que había visto en su aspecto… que ella aún se preocupara por mí. — ¿Te gustaría escuchar otra cosa?  Por favor Bella, pide tu canción de cuna, por favor… repetí el mantra en mi cabeza.

Sin embargo, mis esperanzas se desvanecieron de nuevo, cuando su voz me respondió con la respuesta que yo estaba seguro que daría incluso antes de que formulara la pregunta. — Bueno, me encantaría escuchar más pero tal vez deberíamos volver a nuestro tema inicial. Mi tiempo, desafortunadamente no es ilimitado.

La declaración de mi padre hizo eco de sus palabras. — Deberíamos volver abajo. Bella está siendo muy amable al compartir estas cosas con nosotros y tenemos que tomar conciencia de sus limitaciones de tiempo.
Y con eso, todos regresamos a la primera planta, ávidos de cualquier cosa que ella quisiera compartir con nosotros.

XOXOXOXOXOXOXOXOXOXOXO

Cuando salíamos, tuve un pequeño momento de pánico. Justo al lado de la puerta, en mi escritorio, había un signo muy revelador. Por más doloroso que fuera, me quedé con las imágenes de Bella. Alice solía decirme lo masoquista que siempre había sido y ahora, sabía lo acertada que era mi hermana.

No había muchas fotos de los dos juntos, Bella siempre había sido tímida frente a la cámara, pero cuando me fui tomé las fotografías que iban a ser enviadas a Reneé y las mantuve conmigo. Únicamente me quedé con las que la incluían a ella y no eran muchas.

Como sea, la imagen que había en el escritorio esta noche; esta noche llena de sorpresas, de sufrimiento e irónicamente, de felicidad, era la fotografía donde aparecíamos Bella y yo en la noche del baile de graduación. Esme, mi dulce madre en esta infernal existencia, había insistido en tomarnos fotografías a todos antes de salir al baile de la escuela secundaria.

Bella aún no sabía que estaba sucediendo, pero para hacer feliz a Esme, posó para las fotos y al pasar unos minutos, ella estaba riendo y sonriendo y yo la sostenía lo más cerca posible que me fue permitido.

Esos estúpidos límites sin sentido que yo había colocado en nuestra relación, los cuales eran necesarios en ese momento, hacían que mi corazón se volviera loco. Había tenido muchas oportunidades para mantenerla cerca de mí y lo había hecho con los brazos extendidos, ¿era esa la razón, cuando la dejé, cuando le mentí, cuando separe al uno del otro, que ella decidió dejar de lado el amor, su amor por mí y estar con otro?

¿Cómo pude ser tan estúpido?

Necesitaba quitar la fotografía de la vista y hacerlo rápidamente. Olvidando mis modales por un momento, pase al lado de mi familia corriendo y tomé la foto, colocándola en mi bolsillo. No importaba si la fotografía se dañaba. Me había tomado la libertad de tener cientos de copias; guardadas en una caja a prueba de fuego, así podría tener esta prueba física para siempre.

Incluso había ido un poco más lejos y la tenía guardada digitalmente, como precaución. Nunca tuve la intención de existir después de que la vida humana de Bella terminara, pero mientras esperaba cada década, cada año, cada hora, se extinguían lentamente. Me gustaba tener una forma de ver su hermoso rostro, además de en mi imaginación, que había guardado el recuerdo permanentemente.

Me hice a un lado, volviéndole a sonreír, fingiendo que no había hecho nada fuera de lo común. Esperando con cada fibra de mi ser que ella no hubiera visto lo que había hecho. Especialmente si ya no me amaba; la vergüenza sería demasiado difícil de soportar.

Bajamos las escaleras, Alice hablando animadamente con Bella, cuando tuve la extraña sensación de deja vu… ¿mis ojos me estaban traicionando? Casi en cámara lenta pude ver a Bella empezando a caer y sin pensarlo me impulsé hacia adelante y la agarré suavemente por la cintura, impidiendo que se hiciera daño. La dureza de su cuerpo me trajo de nuevo a la realidad de que ella ya no era humana, aún así, agradecía la oportunidad de poder protegerla, abrazarla, incluso aunque ella no pudiera dañarse.

Mis manos rodearon su pequeña cintura mientras le impedía hacer contacto con el suelo de las escaleras. Mientras ponía sus pies en el suelo, no podía dejar de rezar que este momento fuera para siempre y mis manos se quedaran donde estaban.

Entonces, no pude evitar reírme cuando noté la ironía de la situación; — Bella, de todo lo que pudiste haber retenido de tu humanidad, tenías que mantener tu torpeza. No creo haber visto a un vampiro tropezarse antes, sobretodo, ¡no con sus propios pies!

Pude ver el humor en sus ojos y aunque su voz tenía algo de molestia, me di cuenta de que ella notó lo irónico y lo gracioso de la situación. — Bueno, para que lo sepas, Edward, no me tropiezo cada día. Sólo una vez en mucho tiempo. También podría añadir que me ayuda a encajar mejor con los humanos con los que me encuentro a diario. ¿Podrías tratar de no ser tan gracioso y perfecto todo el tiempo? ¿Alguna vez has pensado en eso?

El sonido de su risa podría curarme de cualquier enfermedad que pudiera tener. Por supuesto, Emmett no podría dejar de dar su pequeño comentario sobre el episodio de Bella, mientras toda la familia estallaba en carcajadas. — Bella, había extrañado eso. Tienes que visitarnos más a menudo. Yo, literalmente, ¡no me había reído así en años!

La voz de mi padre nos trajo a todos de vuelta a la realidad, al mismo tiempo que a regañadientes quitaba mis manos de la cintura de Bella. — Muy bien, hemos tenido suficiente diversión a costa de Bella. Volvamos a la razón por la cual estamos aquí, si es que estás lista para continuar, Bella.

 Está bien. Es realmente divertido, si se piensa en ello. Supongo que mi torpeza es sólo una parte bien arraigada a mi ADN, e incluso con mi conversión, sigue siendo igual de terca que yo. Pero sí, estoy lista para continuar, Carlisle.

Ella tenía razón. Le había explicado una vez a Bella que Carlisle creía que cuando dejábamos nuestras vidas humanas atrás para adentrarnos en la nueva vida inmortal, a veces reteníamos algo de nuestra humanidad, y normalmente se tornaban aún más pronunciados que antes.

Alice siempre había tenido sus visiones, mientras que Jasper y yo habíamos tenido características en nuestras vidas humanas que se hicieron más fuertes cuando entramos en esta existencia sin fin. ¿Qué otras cosas se había traído Bella de Forks?

Volvimos a nuestras posiciones originales en la sala de estar y sentí una familiar sensación de alivio al ser capaz de sentarme cerca de ella otra vez. La belleza de Bella aún me quitaba el aliento, y le daba, cada segundo, gracias al señor por haberla traído a mí de nuevo, sin importar la razón o el como.

Sabía que estaba siendo egoísta, pero nunca pensé que sentiría cualquier tipo de felicidad de nuevo. El hecho de que ella estuviera aquí, en el mismo cuarto que yo, era más de lo que podría haber esperado.

Bella tomó una larga y suave respiración, preparándose para hablarnos, una vez más, de aquello en lo que se había convertido su vida.

 Bueno, éramos una perfecta y pequeña familia feliz. Estábamos tan felices. Ocupados, cansados, pero increíblemente felices. Empecé a trabajar en la escuela de la reserva para el comienzo de octubre y Grace pasaba sus días con las esposas de la manada que se quedaban en casa con sus hijos. Ella estaba a salvo y mis días pasaban volando. Trabajar, recoger a Grace, correr a casa para hacer la cena; Jake llegaba a casa a comer, me besaba en la mejilla y jugaba con la bebé, mientras yo era la pequeña y feliz ama de casa. La vida era buena. La vida era… bueno, era malditamente maravillosa. Nunca pensé que podría ser así. Habiendo tenido a mis padres como ejemplo, me sorprendió que las cosas que solían ser normales pudieran ser tan grandiosas.

Estaba agradecido de que ella hubiera encontrado la felicidad. A pesar de que lo que me había costado, mi intención de que ella tuviera un vida normal y feliz se había materializado. Ella había encontrado la felicidad en un perro.

 El segundo semestre de la escuela pasó sin ningún problema. Las cosas estaban tan ocupadas como siempre y manteníamos la misma rutina. Jake estaba listo para otro bebé, pero con mi posgrado en la escuela y lo ocupado que estaba él con la tienda, decidimos que debíamos esperar un poco más. Así que todo continuó como estaba. Las fiestas iban y venían antes de que les echáramos un vistazo, y la primavera estaba a la vuelta de la esquina.

Una vez más, se me retorció el estómago al pensar en ella al lado de mi enemigo, él amándola en formas que yo nunca pude hace diez años. Él quería tener más hijos. Estaba más allá de lo confundido. Él quería continuar agrandando la familia pero, ¿dónde estaba ahora?

Habló de sus rutinas y pude sentir, gracias al crecimiento de la velocidad de sus palabras, que se aproximaba algo doloroso.

No otra vez… ¿Qué había pasado ahora?

Habló de un brote de gripe y su preocupación por su bebe Grace. Habló de su impenetrable marido hombre lobo y sólo me limité a pensar… Dame cinco minutos a solas con ese bastardo y te mostraré que tan impenetrable es… detuve ese hilo de pensamientos. Era obvio que ella aún lo amaba y yo no haría nada para lastimarla, aunque tuviera que detener la enorme satisfacción que me daría su muerte.

Bella nos contó como fue la enfermedad de Grace; tan enferma que necesitó hospitalización. Ahora estaba totalmente confundido. ¿No nos dijo en su oficina, justo esta noche, que le había dicho adiós a su pequeña bebe? ¿Cuando dijo "adiós", se refería a una última despedida? ¿Su hija había muerto? No, escuché claramente cuando le dijo a Alice que había celebrado su quinto cumpleaños en agosto. ¿Qué rayos estaba pasando?

Habló de su gran y fuerte marido, completamente desconcertado por la enfermedad de su hija. Una vez más, le di un punto por eso. Sus prioridades, ciertamente tenían el orden correcto, la atención y consideración que tenía por su esposa y por su hija aún brillaban a través de las palabras de Bella.
Bella dejó de hablar y me miró, la preocupación era evidente en su mirada.

 Edward, lo siento. Acabo de darme cuenta de que esta historia podría ser inquietante para ti. Aquí estoy hablando sobre el sufrimiento de mi pequeña niña con un caso bastante malo de gripe y con lo que te pasó… antes de que Carlisle te cambiara…

Incluso en medio de esto, Bella seguía pensando primero en los demás. — Bella, agradezco tu preocupación, pero eso fue hace mucho tiempo. Por favor, continúa, ¿qué ocurrió después de que llegaste al hospital?

Ella nos llevo a través de su hospitalización, el pánico que sentía con su hija enferma y en la unidad de cuidados intensivos. Los niños, especialmente los más jóvenes, podían deteriorarse rápidamente en el hospital, incluso bajo la mejor atención, así que los temores de Bella no eran infundados.
Por ahora, la voz de Bella apenas era audible. Parecía que estaba llegando a la parte de su historia que la ponía más nerviosa compartir. El aspecto de la ansiedad en su rostro, así como su postura rígida, eran desgarradores. Si tan solo pudiera abrazarla…

¿Una enfermera? ¿Jacob actuaba extraño? ¿Por qué iba a actuar de manera extraña con una enfermera?

Fue entonces cuando me di cuenta.

¡Ese bastardo estaba teniendo una aventura! ¿Cómo pudo engañarla? ¿Estaba sorprendido de encontrarla allí mientras su bebé luchaba por su vida? ¿Estaba impresionado por la amarga ironía de ser atrapado con su esposa e hija en la misma habitación? ¿Cómo pudo hacerle esto a ella? Luché por mantenerme calmado, aunque no era un buen momento para intentarlo. Quería matarlo, torturarlo, hacerlo sufrir tanto como Bella estaba sufriendo.

Bella continuó la historia, confirmando mis sospechas. El estado de ánimo de Jacob seguía siendo inquietante y ella continuaba proviéndolo de excusas. ¿Cómo podía ella seguir amando a ese hombre cuando el había roto sus votos? Si la suerte me hubiera sonreído y yo hubiera sido el afortunado de casarme con esta hermosa mujer, habría sido fiel. NUNCA habría roto mi promesa de estar con ella y sólo con ella.

¿Era completamente inepto? Mi juicio inicial se vino abajo; esposo y padre responsable era demasiado precipitado. Mi rabia seguía creciendo. ¿Ahora él estaba buscando excusas para estar con otra mujer? ¿Esta "otra mujer"? Y sin embargo, ella seguía creyéndole, creyendo que él era honesto con ella.

Jacob era inteligente. Usaba la excusa perfecta para irse por las noches… la manada.

¡Hijo de perra!

Y sólo porque mi amada Bella lo amaba, ella le creía. Aquí estaba él engañándola, mintiéndole y ella seguía creyéndole.

Mis manos se cerraron en puños y mis dientes se apretaron con tanta fuerza que mi mandíbula comenzó a doler. Luché contra la urgencia de correr a La Push y cortarlo miembro por miembro, mientras su fuerza vital fluía libremente fuera de él. Anhelaba oírlo gritar de agonía, pidiendo por su propia vida mientras me tomaba mi tiempo en torturarlo. Lo mataría y sabía que lo disfrutaría.

Finalmente comenzó a decirnos cómo el extraño humor de Jacob era cada vez más obvio para ella, y cómo una noche recibió una llamada telefónica con la cual, su mundo feliz comenzó a desmoronarse. Habló con este "Sam" y él le confirmó los subconscientes pensamientos de su "amado" esposo. Él era el líder de esta generación de lobos y estaba tan preocupado por el paradero de Jacob como Bella.

Bella explicó lo de la mente colectiva y como ellos se podían leer los pensamientos. No tenía idea de que esto existiera con los lobos y la idea de escuchar los pensamientos de todos a la vez era algo que podía entender.

Habló de la inhabilidad de la manada para mantener secretos unos de otros y cuando Sam le confirmó que no le había pedido a Jacob patrullas extras, pude ver el pánico escrito en su hermoso rostro en forma de corazón.

¿Cuatro o cinco noches a la semana? No pude evitar considerar ni siquiera un poco, lo que él había estado haciendo todo ese tiempo mientras dejaba a su esposa e hija en casa sin supervisión. El dolor en los ojos de Bella hacía eco de mis pensamientos y mi mente estalló entre calmarme a mí mismo y, diseñó miles de formas de asesinarlo esta misma noche.

Bella continuó, sus palabras salían más rápido ya que ella continuaba tomando respiraciones profundas cada dos por tres. Era imposible para mí quedarme allí sentado y no confortarla; el deseo de ir con ella era agonizantemente fuerte y sin embargo, me quedé allí, sabiendo que no podía hacerlo.

Habló de cómo se suponía que Jacob fuera el "alfa" de la manada y de cómo pudo haber sido el jefe de toda la tribu Quileute, mientras yo reía en mi mente. Podían no gustarme los habitantes de La Push, especialmente aquellos que eran hombres lobo, pero en mi mente, ese honor debería haber sido para alguien que fuera precisamente eso; honorable. Jacob Black estaba tan lejos de ser honorable como un hombre podía estarlo. Mi mente siguió procesando una batalla en la que Jacob era asesinado, por mí.

Miré a mi hermoso ángel mientras ella hablaba de lo siguiente, el simple impacto de mi corazón quebrándose en pedazos por encima de su dolor, mientras ella retorcía el maldito anillo en su dedo. Quería quitárselo y forzar a Black a que se lo tragara, antes de matarlo. Quería ver el miedo en sus ojos cuando supiera que su vida estaba a punto de terminar. Quería vengar a mi Bella.

 Finalmente corté la llamada con Sam, él me aseguró de nuevo que todo estaba bien, que no me preocupara y que iba a encontrar a Jacob. Colgué el teléfono y traté de esperar pacientemente a que me devolviera la llamada o a ver que Jacob caminara a través de la puerta de nuestra casa. El pánico y el miedo me estaban enloqueciendo. El daño ya estaba hecho y no había absolutamente ninguna manera de solucionarlo. Mi vida feliz con Jacob, básicamente había terminado.

Mi familia estaba casi tan molesta como yo lo estaba cuando Bella habló de cómo su amado esposo había roto su tierno corazón. Emmett parecía listo para unírseme a la destrucción de Jacob, aunque me gustaría hacerlo por mí mismo.

Emmett habló entonces, haciendo eco de sus propios pensamientos y de los del resto de la familia. — Bella, ¿Qué quieres decir con que el daño estaba hecho? ¿Qué te hizo Jacob?

Ella lo miró —… ¿Han escuchado hablar de la imprimación?

XOXOXOXOXOXOXOXOXOXOXO

¿Qué?

Era como si Emmett pudiera oír mis pensamientos. — ¿Imprimación? ¿Qué diablos es eso?

 La imprimación es cuando un hombre lobo conoce a su pareja real, al alma destinada a ser su compañera. Esto ocurre cuando ven a esa persona perfecta por primera vez. Es parte de sus leyendas, es casi mágica la forma en que hablan de ello. Una de esas cosas de "lobo", como Jacob lo llamaba. Ellos conocen a la persona que los completa. Jake me lo describió una vez como la gravedad. Ellos son sostenidos por esa persona y la gravedad normal cambia. Serían lo que fuera por esa persona. Todo lo que quisiera o necesitara.

 Ellos están en completa sintonía, saben exactamente lo que esa persona necesita; como completarlos, en realidad. Es muy difícil de explicar, pero el mundo entero gira alrededor de esa persona, de su pareja perfecta. No importa nada, más que la felicidad de ella y ésa es la primera preocupación, y la fuerza de atracción que existe es imposible de ignorarla. Es irrevocable, imparable. El amor y la adoración son puros e innegables. No hay vuelta atrás.

Así que, se le ocurrió un nombre de lujo para hacer que sus trampas sonaran a leyendas. ¿Cómo pudo hacer eso?

Jasper habló entonces, tan confundido como todos lo estábamos, pero no menos protector con Bella, — Bella, ¿Jacob se imprimó contigo? O, ¿estás diciendo que se imprimó con otra persona?

Habló de cómo ella y Jacob supusieron que él se había imprimado en ella hace mucho tiempo, pero que con los pensamientos colectivos de la manada, él sabía lo que se sentía la impronta real y que el amor que sentía por Bella no era así. El amor sí, pero no el aspecto más profundo conocido como imprimación.

 Entonces, estás diciendo que, ¿se imprimó de otra… mujer?

 Sí.

 ¿Con quién? — preguntó mi madre gentilmente.

Bella continuó, habló de Jacob explicándole de su imprimación con la enfermera. Cómo ella se dio cuenta de todas las huellas en la mirada de Jacob y cómo finalmente cayó en la realidad, tan cruel como lo fue.

Seguía sin convencerme esa teoría de la imprimación. Aunque ciertos miembros de mi familia se comenzaban a creer todo ese cuento del que Jacob la alimentó, especialmente Rosalie, lo cual me sorprendió.

El rostro de Bella decayó de nuevo, antes de tomar otra respiración y continuar con su desgarradora historia. Jacob llegó a casa y ella sabía la lucha que se avecinaba. Pero obviamente, en ese momento, ella no tenía idea de que eso pondría fin a su matrimonio, su feliz vida humana que yo tan desesperadamente quería para ella.

Sus palabras salían con un constante tormento mientras relataba los momentos de su lucha. Jacob le prometió que iba a ser la excepción de la regla, que la amaba…

El hecho es que ella estaba avergonzada y humillantemente herida más que otra cosa. Ella no había hecho nada malo, simplemente confió en un hombre indigno, y ella fue la que tomó toda la culpa. Sabía que le había mentido y se preguntaba qué más le podría estar escondiendo.

Estaba más allá del asesinato, al igual que cada miembro de mi familia. Especialmente Alice. Ella siempre había considerado a Bella una hermana y el hecho de que su hermana lidiara con todo ese dolor hacía que sus pensamientos fueran en la misma dirección que los míos.

Bella continuaba con cada cosa de esa noche…

— "Jake, te hice una pregunta. ¿Dónde has estado todas estas noches? ¿Qué has estado haciendo? ¿Has estado con ella? ¿Me has sido infiel?"

Por supuesto que te ha sido infiel. Te ha mentido por dos meses y piensa que puede salirse con la suya sólo porque lo amas y lo perdonas. Piensa que no hay nada de que preocuparse.

— "¿Meghan? ¿Su nombre es Meghan?

Mi corazón estaba destrozado por ella. Él juraba que no había hecho nada, más sin embargo, sabía su nombre. Conocía el nombre de esa mujer y se lo arrojaba en la cara. ¡Increíble! ¿Cómo podía Bella haberse enamorado de este chucho, para empezar? ¿Había sido alguna vez el hombre dulce y cuidadoso que ella describió? Si yo la había dañado tanto que su habilidad para confiar en las personas correctas se había esfumado, ¿Qué había hecho con ella?

— "Bella, te lo juro; nadie más que Sam sabe acerca de esto. Te quiero mucho. No puedo siquiera empezar todo lo que significas para mí. Me gustaría mostrarte lo mucho que esto me está destruyendo por dentro. No puedo funcionar. La imprimación es imposible; la fuerza es inimaginable, pero te amo. Eso no ha cambiado y nunca lo hará. Por favor, déjame abrazarte. Por favor, déjame tratar de hacer esto bien. No soporto verte así… me está matando…"

Continuaba mintiendo, de tramposo, dañándola y aún así tenía la osadía de querer consolarla. Él era el causante de su dolor, de esa angustia insoportable y aún así, ¿creía que la haría sentir mejor?

Si Bella hubiera podido, estaría llorando. El dolor de su rostro era angustiante, pero aún así continuó. Me miró y su rostro fue traicionado por lo que estaba escrito en el mío. Mi expresión debe haber estado haciendo eco de mis pensamientos y sentimientos hacia Black, por o que me forcé a calmarme lo mejor que pude.

Intentaron que funcionara, en realidad, era ella la que intentaba que funcionara.

¿Una segunda luna de miel?

Ese pensamiento me destrozó. Sabía que Black había estado con ella de esa manera pero pensar que lo seguía estando, especialmente teniendo en cuenta que había roto sus votos, hizo mi no existente sangre hervir. Había deseado esa experiencia con Bella y saber que Black la había tenido y la había desperdiciado…

Me di cuenta de que Bella, por su tono y expresión, había creído que él le había sido fiel. Yo, aunque eso me matara, le daría el beneficio de la duda, una vez más, por ella. Era evidente que ella lo conocía mucho mejor que yo. Pero cada indicio contaba una historia diferente. Si tenía la oportunidad de ver a Black se lo preguntaría y por sus simples pensamientos sabría la historia real.

Continuó diciendo lo miserables que ella y su marido eran, tratando que las cosas funcionaran, pero, a pesar de la tensión, él continuaba siendo el padre amoroso con Grace. Al menos Grace tenía a alguien que le cuidara la espalda en La Push, alguien que la amaba y que, esperaba, continuara protegiéndola del mundo, incluso si el bastardo le había fallado a su madre en todas las formas imaginables.

Su historia pasó a hablar de un triangulo amoroso… conocí a Sam a través de la historia de Bella pero, ¿quiénes eran Leah y Emily? Rosalie se lo preguntó, en busca de alguna aclaración.

Bella explicó que la imprimación ocurrió con estos tres individuos… que Sam se enamoró de Leah, hasta que conoció a Emily, la cual puso todo su mundo aparte.

¿Cada hombre lobo de La Push usaba esto como una excusa para romper el corazón de una mujer y satisfacer sus necesidades primarias?

Me había molestado con toda esta conversación, hasta que rompí mi dureza y volví al presente cuando escuché a Bella decir que esa Leah se había convertido en lobo. Justo cuando pensaba que mis ojos me habían estado engañando toda la noche, ahora mis oídos me estaban jugando trucos.
Mis pensamientos se convirtieron en palabras de Jasper, que simplemente preguntó; — ¿Nos estás diciendo que hay hombres lobo hembra? ¿Hablas en serio? ¿La manada de La Push tiene una mujer entre ellos?

 Sí. Leah fue una de las últimas en entrar en fase. Ella y su hermano se unieron al grupo, no mucho después de que ustedes se fueran. Las leyendas Quileutes se toman en serio. Pero los ancianos pensaban que sólo los descendientes varones portan el gen mutado. Cuando Leah se unió a la manada, hizo que el consejo entero se sentara a examinar todo lo que sabían sobre sus leyendas.
Nos quedamos allí, tomando otra pieza de información que sacudía por completo nuestras aburridas vidas. La idea de una mujer lobo era inimaginable. Jasper se había topado con hombres lobo mucho antes de unirse a nuestra familia junto con Alice, pero ellos no habían estado entre nosotros desde 1930, cuando se firmó el tratado con los Quileutes.

Absorbimos ese hecho increíble, cuando escuché las palabras que sabía que vendrían, pero dolía escucharlas finalmente.

La voz de Bella se volvió ligera, mientras pronunciaba el final de su existencia al lado de su marido mitad humano, — Jacob fue el último de la manada en imprimarse, imprimarse de verdad, y cuando lo hizo, se dieron cuenta de que cada hombre tenía que atravesar por esto para encontrar a su pareja. Creo que la manada lo sabía pero tenían esperanzas de que las cosas funcionaran para Jake y para mí. Que nunca se reuniría con esa persona perfecta para él, que no la vería, que el destino nos dejaría lidiar con el infierno a los dos, juntos. Pero eso no sucedió. Para ese momento, sabía que sólo tenía una opción. Tendría que sacrificar mi propia felicidad por Jake; así él podría estar completo.
Mis pensamientos estaban llenos del tormento que me comenzaba a consumir. Oh Bella, ¿es que siempre sacrificarías tu propia felicidad por la de los demás?

___________________
Uff... larguito!!  mejor... pronto el próximo capitulo, va hermosa esta historia, besotes!!!

12 comentarios:

Ro_Lizzy dijo...

Llevaba un monton de tiempo esperándola y aunque valió la pena la espera porque el capitulo esta genial, creo que esta historia es muy adictiva porque quiero leer siempre mas.
Cuidate mucho y nos leemos siempre...
http://miangelpersonal.blogspot.com/

lauriii!!! dijo...

woow..!cierto el capi esta larguito peo interesante, entretenido, tierno, buenop, que te digo tiene de todo!!!Besos!

sariish dijo...

ohh que lindo pobre edward me encanto siegue asi bss

Paulina Lee dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kary_swan dijo...

Me gusta esta historia pero los capis son muy repetitivos, sin contar que suben uno cada muerte de obispo. Se que no es culpa de ustedes chicas pero es que soy un poco ansiosa.
Quiero más plase, please, please!!!!!!!!!!
























вип-подарки

Anónimo dijo...

una historia magnifica, espero con ansias el proximo capitulo....
cariños

Dark

nydia dijo...

Fascinante...Sigue asi..Besos...

diana dijo...

siiii dioss!! q capiiiiii ,me encnatooooo siiii

Anónimo dijo...

espero el proximo con muchas ganas, esperaba este,y espero el siguiente, es realmente estupenda, y me roba el ♥, continuala lo mas pronto posible.

Lei dijo...

Hola!! gracias x subir otro cap, están muy buenos, solo ke hasta el momento no se nada más, desde algunos capítulos, vimos el punto de vista de uno y otro, pero nada nuevo ;( kiero saber más, please :D ke le pasó a Bella?? xq es ke es ahora vampiresa??? ke va a pasar con Edward y ella??? please suban otro cap!!!!

CARMEN dijo...

Por favor publica los proximos capitulos !pronto! son excelentes! cuando lo haras?

Gisela dijo...

Pobre Bella!!! Lo de Jacob es imperdonable aunque no lo pudiese evitar. Y no me creo lo de dar vueltas por ahí todas esas noches, Avivate Bella!!!
Quiero leer el próximo capítulo!!!!!