lunes, 14 de marzo de 2011

Entre el Amor y el Odio






::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Capitulo 6.- Entre la esposa y la amante

Bella pov

-¿necesitamos llevar guardias?- pregunte cuando al salir de la torre vi a mínimo cuatro hombres montados esperándonos.

-pues Aro sigue suelto, no me arriesgare a salir sin protección y que nos ataque… lo siento Bella, saldrás escoltada hasta que lo encontremos y capturemos a todos sus seguidores- dijo mirándome.

-Bien, si es lo que deseas así será- respondí mirándolo.

Mi esposo tenía una semana durmiendo en mi cama. Después de hacer el amor se quedaba hasta que el sol salía. Entonces regresaba a su habitación. No sin antes dejarme un beso y a veces temblando con lo que sus manos y lengua me hacían.

Así no me era difícil acceder a lo que me pidiera. Incluso ahora era yo quien se portaba como Alice. Mi rebeldía, mi independencia, mis ganas de ser líder se había ido por la ventana en cuanto me beso por primera vez.

-es lo que deseo y me da gusto ver que no tendré que pelear contra ti para conseguirlo, anda vámonos o podre mostrarte lo que quiero- dijo mientras me abrazaba lo suficiente para sentir su excitación en mi vientre.

-¿sabes…? Si no lleváramos tanta gente podríamos hacer algo con esto- dije rozando con mi mano de manera discreta su erección.

Gimió y apenas logro disimularlo. Su mirada se cargo de deseo y lujuria. Mi cuerpo reacciono a esto. Mis pezones se endurecieron y sentí la humedad abrirse paso entre mis piernas.

-ah, esa idea es excelente… no me tientes así- dijo mientras me subía a su caballo.
Aunque el mío estaba listo.

Una hora después cabalgábamos en las afueras del pueblo. Era hermoso. Los arboles estaban cubiertos de nieve y el camino era un poco difícil. Su caballo era muy ágil y considerando que yo manejaba las riendas y mi esposo se dedicaba acariciarme bajo la capa, el animal no tenía rumbo fijo. Lo que dificultaba que los guardias nos pudieran seguir a corta distancia.

-no es por eso, les pedí que nos dieran espacio cuando llegáramos a esta parte. Bella si me porto bien este día me prometes no usar interiores cuando salgamos juntos, quiero poder tocarte mientras paseamos- pidió mientras sus manos, que se colarán por el cierre de mi vestido en la espalda hasta acariciar mis senos, me apretaban un poco más.

-solo si prometes no usar esta capa, necesitamos una más grande. Me parece que se dan una idea de lo que me estás haciendo. ¿Podrías disimular más la cara de felicidad que traes?- pedí riendo mientras me pegaba a su cuerpo y me olvidaba de todo lo que no fueran sus manos.

-regresemos a casa, quiero hacerte mía… me pones loco Bella…- dijo antes de besarme la parte de atrás de mi cuello bajando por mi hombro mientras bajaba mi vestido por mis hombros.

-espera… oye, estamos aun en medio de ninguna parte y no están lejos… ¿quieres que escuchen como me haces gemir?- pregunte mientras me separaba solo un poco y me subía la ropa de nuevo.

-Tienes razón, te llevare a un sitio que no está lejos de aquí y donde podre hacer algo más hacerte que gemir- dijo susurrando.

Grito un par de instrucciones a los guardias quienes se dispersaron y tomaron la misma dirección que nosotros. Tomo las riendas y puso a todo correr al animal. Unos minutos después estábamos frente a una cabaña.

Apenas entramos me beso con ganas. Me llevo sin dejar de comerse mis labios hasta una pared. Contra ella me levanto en brazos y se pego a mi cuerpo. Estaba más que excitado. Tanto como yo. Me desnudo con lentitud, me hizo el amor despacio, sin prisas, a pesar de no hacer nada diferente fue completamente alucinante. Termine gritando y suplicando por él.

-vamos Bella, no me hagas eso… debemos regresar, esta cabaña no tiene lo necesario para pasar la noche y seguramente los guardias tiene hambre. Además si no regresamos ahora no podremos hacerlo después- dijo mientras besaba su pecho y mis manos bajaban por su cuerpo.

Con ganas de hacerlo de nuevo ignore sus palabras. Seguí besando, pase por su cuello hasta llegar a sus labios. Baje por su mandíbula.

-bien si de todas formas me harás lo que quieras, hoy voy a enseñarte la importancia de saber montar- dijo sonriendo.

Deje de besarlo mientras lo miraba sin entender.

Me tomo de la cintura y me puso sobre él, mientras se sentaba hasta quedar con la espalda en pegada al cabezal de la cama. Entonces entendí.

-¿me enseñaras más cosas?- pregunte mientras lentamente me sentaba sobre su miembro duro.

-todo lo que quieras, ahora muévete despacio- pidió mientras le hacía caso.

-¿así?- pregunte apenas.

-si… no… más… muévete más…- pidió mientras el placer nos ponía al limite a ambos.

Sus manos en mis caderas incrementaban el ritmo y la velocidad, mientras mi cerebro, razón y coherencia se iban de la mano con mi autocontrol.

Como siempre termine gritando y gimiendo. Apenas tuve fuerzas para acostarme sobre su pecho. Sudando, respirando con gran dificultad y por su expresión, estaba relajado completamente, tenía los ojos cerrados.

-tenemos que irnos Bella…- un golpe en la puerta lo interrumpió.

No supe más. Cansada, satisfecha y cómoda me dormí así como estaba. Encima de él.

Edward pov

De mala gana me gire para dejar a mi esposa en la cama. Me puse el pantalón y la capa por encima. Cubrí a Bella con la colcha y me dirigí a la puerta.

-joven Edward, lady Cullen... su mama, le manda el carruaje con provisiones y algunas otras cosas, los guardias se han retirado y nosotros tomaremos su lugar- dijo Mike, el guardia de la torre.

Uno de los tantos.

-bien, entonces lleva el carruaje a la entrada de atrás, yo mismo pondré las cosas dentro. Nadie debe entrar- dije recordando que la ropa de mi esposa estaba por todas partes y me no me apetecía que otro hombre la viera apenas cubierta con una sabana.

-si joven- se despidió el hombre.

Apenas había llegado a la puerta de atrás cuando la principal se abrió. Me gire de inmediato y me quede ahí de pie sin poder creer que mi suerte fuera así.

-¿la trajiste a nuestro lugar? - pregunto Victoria de pie en medio de la habitación única.

Mi amante miraba a mi esposa quién solo se movió un poco ante el ruido, dejando su espalda descubierta. Su cabello cubría su rostro.

-baja la voz ¿Qué haces aquí?- pregunte acercándome a mi amante.

-vi tu caballo y supuse que estabas aquí. ¿Por qué la trajiste? ¿Por qué no has ido a verme? ¿Prefieres a esa niña que a mí? ¿Y qué hay de nosotros?- pregunto casi llorando.

- salgamos de aquí…- dije mientras la tomaba del brazo y la sacaba de la cabaña.

-¿A dónde vas…? - pregunto Bella incorporándose y mirando hacia la puerta.

Me gire con el corazón en un puño. Tenía los ojos medio cerrados y su blanco y perfecto seno derecho se asomaba por arriba de la colcha. Su pierna le hacía compañía.

-veré que mi caballo este bien, duérmete, no tardo nada- dije caminando hacía ella y tapándola de nuevo.

-quédate… tómame otra vez….- dijo mientras me abrazaba del cuello y me besaba.

Por un minuto estuve tentado a hacerlo pero la sensación de ser observado me hizo separarme de mi esposa. Mi amante estaba en la puerta mirándonos. Y su expresión no era para nada serena. Después de todo ella era la mujer que amaba, necesitaba explicarle las cosas.

-ya regreso, duerme- dije dejándola en la cama de nuevo.

La tape de nuevo y salí con Victoria por delante. Rogando que mi esposa no la hubiera visto y no la viera ahora.

-explicarme porque no lo entiendo- dijo llorando la mujer frente a mí.

- Victoria, ella es mi esposa, algunas cosas se esperan de mi, como yacer con ella, dar herederos. No te equivoques… te amo, pero no podemos estar juntos como antes. Le debo respeto. Además te guste o no es tu señora y deberás respetarla. No vuelvas a referirte a ella como niña. ¡No lo es!- dije con un tono más severo del que tenía pensado.

-te estás enamorando de ella… por eso no me visitas, por eso no te separas de ella… me está quitando tu amor ¡¡¡esa maldita niña esta robándote de mi…!!!- grito histérica.

-¡¡¡Cállate!!! Jamás vuelvas a decirle así, te marchas ahora mismo al pueblo de Gonder Dell y te quedas allá, iré a verte cuando pueda- dije entrando a la cabaña de nuevo.

Me siguió.

-¿me alejas por ella?- pregunto detrás de mí.

Me gire sintiendo que algo me dolía de verla así. La tome entre mis brazos y la saque de nuevo después de mirar a Bella y asegurarme que estaba dormida. La lleve hasta donde mi caballo descansaba y sin tiempo que perder la tome.
Rápido, duro y sin delicadezas. No tenía tiempo para más, mi esposa podría despertar y buscarme. Termine pronto, Bella me había dejado exhausto tras dos increíbles demostraciones de pasión. Una tras otra.

-¿esto es todo? Antes…-

-antes no estaba casado, lo siento Victoria, es lo que hay, si prefieres podemos terminar- dije

-me dices que me amas y luego me dices que prefieres terminar conmigo… no te entiendo- dijo vistiéndose.

-te amo, pero ella es mi esposa y le daré su lugar, para ti no tengo más que una vez o dos y solo cuando viaje a Gonder Dell, tratare de ir a verte seguido pero no puedo prometerte nada en concreto…. Piensa en esto; aun eres joven y puedes tener un esposo, yo puedo conseguirte un buen hombre- dije mientras las palabras me lastimaban.

-no… yo me conformo con lo que me des… no dejes de amarme por favor- susurro mientras se marchaba.

Me quede ahí un momento, pensando que hacerla mía ya no era tan excitante, no después de tener a mi esposa entre mis brazos. Pero quizá solo fuera la culpa que sentía por engañarla a unos metros de donde dormía. Aun con la esencia de Victoria en mi cuerpo pensé en regresar a donde Bella.

Me lave lo mejor que pude antes de entrar. Dios esto era abominable. Si se enteraba me odiaría. Si algo había aprendido de ella en esas pláticas interminables era que no perdonaba la traición y la mía era enorme. Por fin entre a la cabaña.

-¿Dónde estabas?- pregunto sentada en la cama.

-Afuera. Lo siento Bella. Por favor perdóname- suplique mientras pensaba en lo que estuve haciendo con Victoria.

-no te preocupes, no pasa nada… ¿Cuándo regresamos a casa?- respondió y pregunto con la sonrisa en los labios.

Me acerque y la abrace rogando que sus palabras fueran dichas de verdad. No me perdonaría esto si se enteraba.

-mi madre nos mando provisiones así que nos podemos quedar tanto como quieras- dije sonriendo.

-eso es maravilloso, ¿vienes?- pregunto con esa mirada que me decía quería mas de mí.

Y yo ya no podía. Dos mujeres en la misma noche era demasiado.

-Bella, estoy agotado… ¿qué te parece si dormimos un poco?- sugerí preguntando.

-claro… hum… buenas noches- dijo mirando hacia otro lado.

Sonrojada hasta el cabello.

- Bella… bésame- pedí acostándome a su lado.

No la dejaría así. Era mi esposa y mi trabajo era mantenerla satisfecha. Aunque muriera en el intento.

La tome el resto de la noche hasta que el sol salió, la hice mía lentamente, usando todo lo que sabía le hacía feliz, aprendiéndome su cuerpo, su olor, su sabor de memoria.

Ella entre mis brazos, yo entre sus piernas. Y no de manera sexual, si nome rodeo con su pierna dejándome pegado a su cuerpo. Me encontré tan a gusto como nunca pensé.

Nos quedamos dormidos. Por primera vez fue ella quien inundo mis sueños.

Fue ella la primera persona que vi al despertar. Mirándome con sus ojos dorados. Sus labios rosados y apetecibles.

-buenos días esposo- dijo sonriendo.

-buenos días Bella- la bese un momento.

De la nada se soltó y corrió hacía la tina que estaba con algo de agua.

-mi periodo…- dijo sin mirarme.

Y ahí se había acabado nuestra escapada romántica.

Por suerte para mí.






::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
listo chicas, les dejo el capitulo de hoy, espero les guste, les quiero besos.
recuerden Comentar y votar.

10 comentarios:

Ro_Lizzy dijo...

Estuvo muy bueno, aunque Edward se podría joder con su cansancio porque nadie le manda a ser un mentiroso jajaja si siguen asi va a quedar piel y hueso.
cuidate mucho y nos leemos siempre...
http://miangelpersonal.blogspot.com/

ROCIO dijo...

NO ME PUEDO CREER QUE LO HICIERA CON BELLA TAN SERCA.SI SE DA CUENTA LO HUVIERA MATADO, SE HA HRRIESGADO UN MONTON.UN BESITO GUAPA MUY BUENO EL CAPI

Elva Yesenia dijo...

que mal se porto pobre Bella espero que cuando se entere le de unas buenas cachetadas

nashkalight dijo...

q malaa ondaaa esteee edd no puede hacer esooo estar con una con la otraa no le importa nadaa pobre bella la vana contagiar de alguna enfermedadd pobrecitaa!!

diana dijo...

la verdad q asco como se atrevio tan cerca de bella es es.... mmmm se merecia q lo supiera no?

Anónimo dijo...

edward es un idiota , estoy segura q cuando bella se entere lo va a casi matar y merecido se lo va atener.
estuvo increible publica pronto.

nydia dijo...

dios ese chico parece que no se cansa y pobre Bella que no se imagina en las que anda su marido que pasara cuando se entere..Sigue asi me encanto...Besos...

Anónimo dijo...

esta increible , pero , no se como que EDWARD juegue con bella no es justo ( aunque en esa epoca nada era justo)

siguela , edward es un tonto con T mayuscula, por favor continuala

...... quiero golpear a edward!!!!!!!!!!

bye♥

DIANA CULLEN dijo...

ho0la!!!
wo0w se q nink t he djado0 co0mentario0 pro0 so0ii lecto0ra desd hace co0mo0 un año0o0o0!!!!
wo0w nii yo0 lo0 creo0
m encantan to0das tuzz
histo0riazz!!!!
y esta no0 es la no0vedad!!! jajaja
bno0 me encanto0 el fick!!! si q si!!! p0bre edward no0 lo0 traten tan mal jajajaja

sube mazz rapiido0 poo0o0rfaa!!!
no0zz vemo0zz bye

DIANA

ѼMaR CuLLeN BlaCkѼ dijo...

uppa!!!!
apenas pude pasarme a leerla, estoe castigada, hehe, asi q yo tambn me di mi escapadita... siento q edward ya se esta enamorando de Bella!!!!
maldita
Victoria, q se vaya a... la fregada... no la puedes matar y q Edward se quede con Bella????
hehe, el cap perfecto como siempre, Ale... esperare impaciente el proximo cap... besoss!!!!!!!