miércoles, 2 de marzo de 2011

Sacrificios. Capitulo 17: Lógica de la manada.







Lógica de la manada.

Bella POV


Sin dejar de sonreír pero sabiendo que debía continuar, me di cuenta de la hora en mi reloj. Era un poco más de la una de la mañana. Cualquier otra persona normal, un humano, estaría exhausto ahora, pero cuando eres uno de los nuestros, la noche no es realmente diferente al día. Dormir era innecesario e inalcanzable, aunque había momentos en que sería realmente bienvenido sólo para romper un poco con el calendario interminable.

Edward se acomodó en su asiento, visiblemente intentaba calmarse, al igual que los demás miembros de la familia. Viendo que ahora era indestructible, el enojarse por una vieja lesión era intrigante. Decidí que era un buen momento para continuar, aunque mi mente sólo quería sentarse y ponerse a reflexionar sobre lo acontecido en las últimas horas. El tiempo no era un lujo para mí, no esta noche, así que continué.

— Bueno, fue casi surrealista. Estaba sosteniendo a Grace con una mano, mientras que la otra se encontraba entre un nauseabundo dolor. Fui capaz de poner a Grace de regreso en su cuna, mientras trataba de no mover demasiado mi brazo y me causara más daño. Pensé que Jake se había ido cuando apareció de repente, flanqueado por algunos miembros de la manada.

— Estábamos afuera cuando comenzaron a gritar, Jacob vino con culpa y remordimiento en sus ojos. Quil y Embry le gritaban que como había podido perder el control de esa manera. Sam se mantuvo tranquilo mientras Paul simplemente se sentó ahí, sonriendo con aires de suficiencia y evidente incomodidad. Más miembros aparecieron, hasta que Sam hizo un gesto para que todos se calmaran.

— "Bella, tan decepcionado como estoy de Jacob ahora, no estoy sorprendido de que algo pasara. Te expliqué que no podías sacar a Grace de la reserva. Los resultados de tus acciones son lamentables, pero estamos hablando de la manada aquí. Grace es una bebé y pertenece aquí. Jacob, necesitas llevar a Bella a un hospital para que curen su brazo. Después, si aún lo desea, puede ir a casa de su padre. Bella, eres bienvenida a visitar a tu hija siempre que lo desees, pero alejarla de nuestra protección está fuera de discusión."

— No me importaba lo grande que fuera, sentía como si fuera a matarlo, como si pudiera hacerlo. ¿Cómo se atrevía a hablarme de esa manera? Yo no estaba a sus órdenes y me rehusaba a seguir cualquier mandato que viniera de él. — susurré, mientras mis ojos ahora oscuros, recordaban la suave máscara de su rostro mientras me ladraba sus órdenes.

— "¿Con quién crees que estás hablando? Me voy y me llevo a Grace conmigo. Iré por mi misma al hospital. No necesito la ayuda de nadie, mucho menos de Jacob. ¡Fuera de mi camino!"

— Sam me estaba impidiendo la entrada a mi propia casa, mientras el dolor de mi brazo comenzaba a querer desmayarme. Sabía que caería pronto si no conseguía algo de ayuda para mi lesión. Después llegaron las lágrimas, antes de sentir a alguien junto a mí, alguien que acababa de llegar. Era Leah y tenía una impactante mirada de ira en sus ojos cuando miraba a Sam. — continué relatando todo lo de esa noche.

— "Sam, ¿te estás escuchando? No puedes alejar a una madre de su hija. Nada de esto es su culpa. Tú, de todos aquí, deberías ser capaz de ver la ironía de la situación. El único error que Bella cometió fue enamorarse de uno de nosotros. ¿Cómo podría saber ella que Jacob se imprimaría, incluso si nosotros sabíamos que eso probablemente pasaría mas temprano que tarde? En todo caso, esto es culpa nuestra. Debimos advertirle que esto podía pasar, y entonces, tal vez, toda esta situación podría haberse evitado."

Leah sabía de primera mano lo devastadora que era la imprimación. Su propio corazón había sido aplastado hace algunos años por Sam, cuando algo tan simple como su prima vino de visita y efectivamente, la partió en dos. Leah se había imprimado hace solo unos meses, pero seguro recordaba el intenso dolor que sufrió cuando su vida se había puesto al revés por los crueles efectos de las leyendas de la tribu, no pudo hacer nada al respecto y mucho menos pensó lo mucho que podría afectarla. Sí, pudo haber encontrado a su alma gemela, pero entendía perfectamente cómo me sentía en ese momento, el hecho de que tenía sólo un hijo me ponía la situación peor.

— "Sam, no puedes amenazarla con la idea de que no estará protegida si sale de la reserva. Podemos turnarnos. No puedes esperar que ella siga aquí como si nada hubiera pasado. ¿Recuerdas? No secretos. Todos saben lo que está pasando, y yo por mi parte me niego a sentarme aquí y dejarte imponerte en la vida de todos sin que realmente veas las consecuencias de tus acciones. ¡Creo que Emily y todas las mujeres de la manada estarían de acuerdo conmigo! ¿Escuchas lo que estoy diciendo?"

— Me quedé ahí sentada, mirando con asombro a Leah. Ella se había enfrentado a Sam cuando nadie más lo había hecho. Cuando Sam daba una orden, tenía que ser seguida. Sin preguntas. Pero cuando Leah jugaba la carta de las esposas, sabía exactamente cómo golpearlo. Al menos ella sabía que me había dado un poco de tiempo. Por un momento, me olvidé de todo… el dolor, la incertidumbre. Corrí a la casa para tomar a Grace, encontré a Jacob, deteniéndola en sus brazos, con lágrimas en sus ojos, — estaba segura de que mi rostro estaba haciendo eco de mis emociones.

— "Jake, por favor, llévame a un hospital ahora. No creo poder manejar con un solo brazo…"

— "Bella, lo siento tanto. Sólo quería detenerte… estoy muy preocupado acerca de la protección de ambas. Nunca quise hacerte daño. Jamás te dañaría. Te vi salir y todo pasó simplemente muy rápido. Por favor, tienes que creerme. Esto fue sólo un accidente. No podría dañarte. Te amo tanto; todo esto me está partiendo en dos y perdí el control, sólo por un segundo. Estoy tan aterrado de que algo les vaya a pasar y no podría soportar que eso sucediera. Por favor Bella… por favor entiende. ¿Cómo se supone que voy a arreglar esto…?"

—"Jake, sé que fue un accidente. Pero, por favor, estoy a punto de desmayarme con todo esto. ¿Podemos por favor, simplemente sacar a Grace de aquí e ir a un hospital? Necesito un doctor."

— Crucé la habitación, puse la frente contra la mejilla de mi hija, mientras dormía plácidamente en los enormes brazos de su padre. Se inclinó para besarme la frente y lo dejé, así él podría entender que yo sabía que lo que había hecho no fue intencional. De nuevo, le pedí que me llevara al hospital, tan suavemente como pude. Estaba exhausta y mi brazo dolía como el infierno, además, sabía que tendría un daño permanente si no recibía atención médica pronto.

— "Jake, sé que fue un accidente. Sólo estoy tan molesta como tú por todo esto, que no sé que más hacer. ¿Puedes, por favor, llevarme al hospital ahora? Y, absolutamente, tendremos que llevar a Grace con nosotros. Me asusta que si la dejamos aquí, Sam o los otros se la lleven y no podría soportar perderla. Ella es todo lo que me queda. Por favor… te lo ruego…"

— Para entonces yo ya estaba llorando, mientras le rogaba a Jake que entendiera lo mucho que me asustaba perder a mi bebé. Jake rápidamente estuvo de acuerdo con lo que estaba diciendo, incluso si era sólo para aplacarme. Nos preparamos para salir, cuando nos dimos cuenta de que Sam y Leah seguían discutiendo en la sala de estar. Sam nos vio antes de que llegáramos a la puerta. Era obvio que tenía más que decir, y no podríamos salir hasta que lo hiciera.

 Bella, si deseas irte esta noche no te detendremos. Las seguiremos protegiendo a ti y a Grace. Espero que seas justa en tus negociaciones de la custodia con Jacob. Por favor, ve a buscar un poco de atención a tu brazo. Hablaremos más tarde.

— No tenía intención de hablar más con Sam, pero no lo dejaría saberlo. Jake me ayudó a entrar en el coche, poniendo a la bebé en su asiento de la parte trasera, antes de que empezara a manejar y se dirigiera al hospital. Ninguno de los dos dijo una sola palabra. Tomó mi mano y fuimos al hospital en completo silencio.

Expliqué la visita al hospital. El médico rápidamente diagnosticó que mi hombro se había dislocado y llamó a un cirujano ortopédico para que relevara su lugar. Recordé, vagamente, el doloroso procedimiento por el que pasé y el alivio inmediato cuando todo estuvo en su lugar. Mientras me preparaba para el cabestrillo, el doctor se dio cuenta de que la contusión que había comenzado a formarse en mi brazo, encajaba perfectamente con un golpe de la enorme mano de Jacob, quien estaba a un lado de mí, sosteniendo a nuestra hija. El doctor le pidió a Jake que saliera antes de comenzar a hacer preguntas sobre abuso conyugal, lo cual negué con vehemencia.

Estaba perdida en los detalles de la historia cuando fui interrumpida de nuevo.

— Pero, él te dañó. Te dislocó el hombro. ¿Cómo pudiste defenderlo? — me preguntó Alice en voz baja pero con incredulidad, sus ojos se oscurecían más a cada segundo que pasaba.

— Alice, como dije antes, fue un accidente. Tal vez estoy siendo ingenua, pero en mi corazón, realmente sé que Jake nunca me dañó intencionalmente. Sin embargo, el doctor fue implacable. Le pidió a una enfermera que me diera una inyección que ayudara con el dolor que tenía entonces, antes de dejar la habitación. Antes de que lo supiera, Charlie irrumpió por la puerta, parecía que se estaba preparando para matar, — terminé antes de mirar a cada una de las personas en la sala que permanecían inmóviles, esperando que continuara.

Sentada allí, pensé en Charlie, en papá. Mudarme a Forks a vivir con él había comenzado muchas cosas. Había pasado la mayor parte de mis años, creciendo, temiendo la experiencia de que llegara el verano y tuviera que visitar Forks, pero una vez que me fui a vivir con él, todo cambió. Nuestra relación se profundizó. Él me amaba y yo lo amaba, aunque no hacíamos gran espectáculo de eso.

 Bella ¿Qué te paso? ¿Cómo sucedió esto? ¿Dónde está? Atraparé a ese hijo…

 Papa, cálmate. Fue un accidente. Las cosas se pusieron demasiado fuertes, pero no es para nada lo que piensas que es… de verdad. Está tan molesto. Nunca quiso que esto pasara. Te lo juro, estoy bien. Solo cálmate antes de que tengamos que internarte en el hospital.

 ¡Bella, no te atrevas a decirme que me calme! ¡Nadie le hace daño a mi hija y se sale con la suya! Maldita sea. Mira tu brazo. ¿Qué tanto te duele? ¡Que te dijo el médico?

En ese momento, al escuchar la conmoción, Jake regresó a la sala de exámenes. Había escuchado nuestra conversación y se paró frente a Charlie, no sin antes dejar a Grace, completamente dormida en su carrito.

 Charlie, lo siento mucho. Te juro que nunca quise dañarla. La amo, me preocupo tanto por ella. Como ella dijo, las cosas se salieron de control, pero fue mi culpa, incluso si fue un accidente. Nunca dañaría a Bella, no intencionalmente. Lamento mucho haberla lastimado y nunca me perdonaré por eso. Aún no puedo creer que esto haya pasado, pero puedes arrestarme. No pelearé, me lo merezco.

 ¡Tienes toda la maldita razón en que te lo mereces! ¡Hijo de perra! Me prometiste que nunca la dañarías. Primero, ella me dice que se irá de La Push porque tú no eres feliz. Luego le sacas un brazo de lugar, por no mencionar ese moretón. ¿Qué diablos estabas pensando? ¡E hiciste esto con Grace en casa! ¿Cuándo te convertiste en esto?

— Jake puso sus puños delante de él, haciendo un gesto a Charlie para que lo esposara, entonces me di cuenta de lo que habían estado hablando. Instantáneamente me entró el pánico, me puse entre ellos dos, no quería que esto llegara más lejos, — indiqué con mis manos, tratando de transmitir el pánico que había sentido en esos momentos.

 Jake, ¿Qué estas haciendo? No mereces ser arrestado. Fue un accidente, nada más que eso. Vamos, ¡ustedes dos! Esto se está saliendo de control. ¡Ya basta! Por favor… no soportaré más esta noche. ¡Por favor, acaben con esto! ¿Podemos simplemente calmarnos y hablar de esto?

— Con mi comentario, los dos hombres más importantes de mi vida, se detuvieron para mirarme, mientras comenzaba a desmoronarme. El medicamento me estaba haciendo efecto y la noche me tenía exhausta. Comencé a tropezar, dándome cuenta, finalmente, de lo agotada que estaba, antes de que Jacob diera un paso y me detuviera, me puso de nuevo en la camilla de la sala. Mis fuertes súplicas habían despertado a Grace de nuevo, Charlie se abrió paso entre Jake para tomarla. Se puso frente a mí como para protegerme, sosteniendo a su nieta, incapaz de ocultar su mirada furiosa mientras veía a Jacob, — conté.

Una vez, Charlie había amado a Jacob. Amaba lo que él había hecho por mí. Lo amaba porque yo lo amaba. Ahora, Charlie quería hacerle daño. Dañarlo, porque él me había dañado. Charlie no sabía la magnitud de las cosas que habían ocurrido debido a la imprimación, y yo nunca se lo diría. Primero, no podía. Y segundo, acabaría odiando aún más a Jacob de lo que ya lo hacía. Él había confiado en Jacob y se había sentido realmente traicionado.

 Charlie, llevemos a Bella a casa. A tu casa. Honraré sus deseos ahora. Le daré lo que sea que quiera, lo que sea. Por favor, créeme, me gustaría que las cosas hubieran sido diferentes. Amo a Bella y todo lo que alguna vez he querido es que ella sea feliz. Me temo que no puedo hacerla feliz ahora, sin importar cuanto lo intente. Lo intentaré aún más ahora y si dejar la reserva y estar contigo la hace feliz, bien, eso haremos.

— Charlie aún no estaba listo para confiar en Jake, pero lo convencí de que trabajaríamos juntos en esto. Lo único que necesitaba en este momento era confiar en mí, aunque sabía que estaba teniendo un momento realmente difícil entendiendo porque había perdonado a Jacob. Conocía a Jake mejor que mi padre, mejor que nadie en realidad; así que finalmente convencí a Charlie de que todo iba a estar bien y que en ese momento no quería nada más que ir a casa y dormir junto con mi hija.

Charlie se hizo cargo desde ese momento. El mismo hombre que había tenido momentos difíciles con la paternidad cuando me mudé a Forks, siempre temiendo que sus habilidades paternales fueran escasas, mostró un lado de sí mismo esa noche, que yo siempre supe que existía, pero que nunca había salido a la superficie. Era mi padre y me protegería con todo lo que tenía, incluso si eso significaba tomar el control de la situación, lo cual nunca fue algo suyo.

 Bells, ¿estás lista para irte? ¿Ya te dio de alta el doctor? Yo llevaré a Grace. Podemos irnos si estás lista. Conseguiré a alguien que cubra el resto de mi turno y te llevaré a casa. Jacob, ve a buscar al doctor. Asegúrate de que los papeles estén en orden… Bella, vayámonos a casa. Jake, puedes irte a La Push. Yo haré las cosas a partir de aquí.

— Como dije antes, Charlie no entendía que no estuviera tan dispuesta como el quisiera a darle la espalda a Jacob. Sentí como si tuviera que limpiar el aire antes de que fuéramos más allá esa noche, — continué.

 Papá, Jake tiene que decirle como es debido buenas noches a su hija. Sé que no puedes entenderlo, pero, ¿no te hubiera gustado tener esa oportunidad conmigo cuando era pequeña? Sabes a lo que me refiero. Me rehúso a mantener a Grace alejada de su padre. Ella le pertenece a él tanto como me pertenece a mí. Por favor entiende lo que estoy tratando de decirte. Jake puede llevarnos a casa y luego se irá. No tienes nada de que preocuparte. Nadie lo tiene, ¿de acuerdo?

 Si eso es lo que realmente quieres, Bella, entonces no discutiré contigo. Iré a buscar al doctor y traeré los papeles para sacarte de aquí. Jake, ¿puedo confiar en dejarte a solas con mi hija? ¿Y con mi nieta?

 Sí, señor. Le prometo que nada le pasará a ninguna de ellas.

— Charlie salió de la sala y Jake me ayudó a bajarme de la camilla. Puse mi brazo bueno alrededor de él, esperando que entendiera que realmente no estaba enojada con él, que sabía que todo fue un accidente. — mi voz era tan suave en ese momento, no estaba segura de si me estaban oyendo.

 Bella, cariño, lo siento mucho. ¿Aún te duele? ¿Qué puedo hacer para que todo sea mejor para ti?

 Jake, está bien. En serio. Sé que no me dañarías. Eso simplemente es imposible. Por favor deja de culparte a ti mismo por esto. Todo se arreglará. No tengo idea de cómo, pero ya lo averiguaremos. ¿Me ayudas a llevar a Grace? No puedo agarrarla con el estúpido estribillo de mi brazo. Vayámonos y ya podremos hablar de esto mañana, ¿está bien?

— Jake nos llevó a casa de Charlie. Ninguno dijo una sola palabra; Jake simplemente me tomó la mano. La tristeza en el coche era dolorosa y comencé a llorar de nuevo. Solo quería que todo terminara. No. Lo que realmente quería era volver a los días en que Grace estaba enferma y haberla llevado a otro hospital… cualquier otro. Quería que las cosas volvieran a como habían sido antes, pero todo había terminado. Los eventos de esa noche me hicieron darme cuenta de que había luchado en vano para aceptarlo. También me di cuenta de lo cansada que estaba, sentía mi cuerpo fuera de lugar y el medicamento llegando a mi cerebro. Ahora sólo quería que la noche terminara y que la mañana llegara cuando quisiera. Ya había tenido suficiente para ese momento y no tenía ganas de enfrentarme de nuevo a todo a la mañana siguiente.

— Llegamos cuando Charlie ya estaba ahí. Entró en la casa mientras Jake me ayudaba a meter a Grace. Charlie había puesto una cuna en mi antigua habitación para cuando lo visitáramos. Jake cargó a Grace, mirándolo como si no fuera a verla de nuevo. La acunó en su pecho, las lágrimas resbalaban por sus mejillas mientras le tarareaba en voz baja a su hija. La besó en la frente antes de dejarla en la cuna. Me miró con inmensa tristeza en sus ojos, antes de decirme las últimas palabras de la noche.

 Bella, las estaré cuidando a las dos esta noche. Lo prometo.

Y con eso se había ido.

________________________________________________
Seguimos!!! Dejen sus comentarios amores que esta historia lo merece! besotes y hasta pronto...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

uhhh.... soy la primera que emocion

estuvo increiblemente dolorosa, pero muy hermosa como siempre, que va a pasar , como es que todavia no llegan a la parte en cuando la convierten... sontinuala por favor, te seguire leyendo...♥

kary_swan dijo...

SIIIIIIIIIII!!!!!!!!!!!!!!!!!
Muy bueno el capi y actualizaron rapidisimo. Me encanta el fic y estoy de acuerdo con la primer lectora: quiero saber como se transformo Bella.
Espero el próximo capi con muchas ansias!!!!
Besos





















котлы газовые























наручные часы























авиабилеты купить

diana dijo...

la verdad no me inmporta este jacob sucio chuchooooo pobre bella

Ro_Lizzy dijo...

Me da mucha bronca sam porque cualquier persona en su sano juicio no intentaría separar a la madre de su hija, en cambio el es un idiota.
Cuidate mucho y nos leemos siempre...
http://miangelpersonal.blogspot.com/

black19 dijo...

estoy muy contenta que hayan publicado rapìdo otro capi lo que no me gusta es que BELLA haya sufrido mucho espero que en siguiente capi nos revelen quien fue el que la transformo y sam me a caido muy mal con su actitud lo bueno fue que LEAH se puso de parte de BELLA y la defendio quien lo diria bueno te felicito gracias por tu tiempo

CARMEN dijo...

Gracias por este capitulo pero no encontre el capitulo 16. Donde lo consigo? Por favor contestame!

Anónimo dijo...

Saben me encanta esta historia, es mi favorita, pero creo que se esta volviendo muy repetitiva, explican lo mismo una y otra vez, no es por faltarles al respeto ni mucho menos, solo lo hago como una critica constructiva, espero que lo tomen en cuenta, yo realmente amo como escriben, muchos detalles, creo que tienen mucho potencial
Un beso, sigan así !!

Alice Cullen (Blan) dijo...

este fic esta enial...cuando suben el otro capitulo? me muero por leerlo