lunes, 4 de abril de 2011

Entre el Amor y la Guerra

Sumario: Ella se encontró con el futuro de su clan en sus manos. Siendo una niña apenas, tuvo que comportarse como mujer y ganarse el respeto de los hombres poderosos, en un mundo donde la mujer era moneda de cambio. Pero tenía unas cuantas cosas bajo la manga para conseguirlo.

Él sabía su obligación pero entre ejecutarla y aceptarla había un gran espacio. Y en ese espacio se clavo ella. Una mujer que no era más que una niña y que además en sí se comportaba como niño.


Con toda su vida complicada cometió errores que le llevaron a perder mucho.

Solo una cosa simple y sencilla podrá devolverle todo lo que quiere él en su vida.

Una cosa sencilla y simple llamada amor.

¿Serán suficientes sus intentos?

Nota de la autora: este fic contiene escenas explicitas de violencia, sexo y lenguaje que podría herir la sensibilidad de las personas, se recomienda discreción y una mente abierta.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

12.- En el camino a casa
Edward pov (lemmon)
Después de su confesión de amor, con cuidado la lleve a la tina y la bañe, con ternura y amor más que pasión, la cure y la deje en la cama, la abrace fuertemente. Al abrazo siguió el beso y la caricia. Cuando fui consciente de algo estaba sobre ella poseyéndola de nuevo. Muriendo entre sus piernas mientras pedía más. Mientras enterraba sus uñas en mi espalda. Y yo me hundía en ella. Más loco, más fuerte, más cerca de estallar. Me detuve sobre su cuerpo antes de terminar no quería vaciarme aún, no quería que nuestro acto terminara, no hasta que ella estuviera más que satisfecha.


-te entrenare yo, pero no peleare contigo. Y por cierto te irás conmigo de viaje. No te dejare sola más tiempo. Te extraño demasiado. Te amo Bella- dije por primera vez mientras su sonrisa se hacía enorme.


-te amo…- dijo.


Pero no termino la frase y entonces me di cuenta que solo una vez había dicho mi nombre. La primera vez que la hice mía y ni siquiera fue cuando entre. Fue cuando la probé por primera vez. Cuando baje a su centro.


-di mi nombre Bella- pedí mientras mi mano bajaba por su cuerpo hasta situarse donde mi erección estuviera minutos antes.


Frote su botón sensible.


-Edward- dijo gimiendo antes mis caricias.


-de nuevo- pedí incrementando el movimiento.


-¡¡Edward!!- repitió con la voz afectada por el placer.


-Otra vez- pedí mientras sustituía mis dedos por mi lengua y los anteriores los metía en su cuerpo.


Haciendo lo que hiciera por primera vez. Y esta vez no solo lo dijo.


-¡¡¡Edward!!!- lo grito mientras se corría por segunda vez, pero en mi boca y su miel nunca me supo mejor que justo ahora mientras seguía diciendo mi nombre completamente loca de placer.


Sin querer o planearlo así me corrí también, solo que afuera.


-te amo - dije antes de chupar mis dedos y después besarla.


No necesito más para encenderse de nuevo. Pase una semana encerrado con ella. Apenas abría para meter y sacar la bandeja de comida.


Semanas después llegábamos al castillo que fuera su casa hasta el día de su cumpleaños. Habíamos salido dos semanas atrás y aunque habíamos parado únicamente en un pueblo entre ambos castillos Bella no mostraba signos de agotamiento. Cabalgábamos por horas. Con ella a la cabeza. Y la dejaba hacerlo porque verla reír mientras su cabello volaba al viento confundiéndose con la crin de su caballo era una droga para mí.


-señor si su esposa sigue así, pronto será mejor que mis hombres- se acerco Harry cuando mi esposa se bajo de un salto y sin ayuda.


Entro corriendo al castillo y se detuvo en la entrada. Se giro y me miro con expresión de impaciencia. Ahí estaba la niña de 16.


-sí Harry, tienes razón y te diré una cosa más llegará a ser mejor que yo mismo. Y eso está bien. Será una gran señora. Capaz de defender sus tierras. Y cada hombre en mi territorio le rendirá honores y la respetara como si fuera yo mismo. O morirá a mis manos- dije mirándolo seriamente.


-o a las mías, si usted me lo permite- dijo Harry mientras otros comentarios parecidos me llegaban de los hombres que nos acompañaban.


No había uno solo que no amara a mi esposa y diera su vida por ella.


-Edward si no te apuras cumpliré años antes de entrar- dijo al llegar a donde yo estaba, sonreír a los demás y jalarme con fuerza hacía el interior del castillo.


Paso horas dándome un recorrido por todo el lugar, me enseño las torres, su habitación, la de Alice, evito pasar por la de sus padres, la cocina, el comedor, las bodegas, el cuarto secreto destinado para ella y Alice, el otro estaba tapiado, la vista desde las almenas, la vista desde el salón azul, los armarios donde guardaban la ropa blanca, aunque este último fue para besarme.


-si no dejas de tocarme así… no saldremos de aquí Bella- advertí cuando metió su mano entre mi ropa.


-esa es la idea, tómame, aquí- dijo El lugar era reducido pero ventilado.


La mire sin estar seguro.


-contra la pared- dijo mientras se quitaba el vestido.


La bese despacio, pero no era eso lo que ella quería, lo supe cuando me mordió el labio inferior.


-Bella me duele- me queje cuando me saco sangre.


-te necesito Edward, no sé explicarte pero… te necesito- dijo con la voz cargada de deseo y algo más que no reconocí porque nunca había estado así.


Decidí que lo que mi esposa necesitara lo obtendría de mí.


-no seas delicado- pidió mientras yo entendía por donde iba el asunto.


Haciendo caso a sus deseos, quite su vestido y la puse contra la pared, no baje como en veces anteriores, esta vez no me dejo. Me tomo del rostro pegándome a sus labios.


-entra- pidió.


La tome de las piernas y la subí apoyándola contra la pared. Entre de una sola embestida. Estaba húmeda, pero no como otras veces, temí lastimarla pero la urgencia en su mirada me hizo seguir.


-mas- pidió mientras me movía adentro y afuera.


Con cada embestida su cuerpo subía y bajaba, su cabello caía sobre ella cubriendo su rostro, pero sus gemidos me dejaban saber que le gustaba.


-mas… quiero más- dijo. Y le di justo lo que quería.


En poco tiempo la tuve gritando y temblando. Me corrí en ella apenas antes que ella se cerrara. Cuando por fin termine me rodeo con las piernas y me abrazo sin decir más. Se quedo colgada a mi cuerpo.


Aunque me había gustado tomarla así, salvaje, fuerte, brusco, me preguntaba ¿por qué ahora?


¿Qué pasaba por la mente de mi esposa?


-¿estás bien?- pregunte cuando no se movió más y su respiración se hizo lenta.


-sí, gracias por eso. Lo necesitaba- dijo.


La baje despacio y me asegure que pudiera quedarse de pie. Cuando se dio la vuelta note la piel de espalda enrojecida. Mire hacía la pared y solo ahí fui consciente que no tenía tapiz como la recamara de nuestra casa. Carajo.


-Bella esta lastimada de la espalda- dije sintiéndome miserable por herirla de esa manera.


-no me duele, si es lo que estas pensado. Déjalo ya- pidió.


-Bella…- -déjalo ya esposo, si no hubiera querido que pasara te lo habría hecho saber, ahora vamos, no hemos terminado de recorrer el castillo- dijo cerrando el vestido.


La mire salir sin estar convencido. Pero decidí callar porque ya se veía algo molesta. Seguimos caminando por el lugar. La mayoría de la gente que trabajaba ahí era nueva pero conocida. O eso me dio a entender.


-¿los mataron a todos? -pregunto cuando no encontró a nadie de los que trabajaran ahí antes que ella escapara.


-Bella déjalo ya… no quiero que te pongas mal, no debí traerte- dije abrazándola.


Estaba llorando. -¿Cuándo morirá ese bastardo?- pregunto con su rostro enterrado en mi pecho.


Sus brazos rodeándome por la cintura.


-pronto amor… muy pronto- logre decir.


Entendí por fin lo que pasara en el armario. Necesitaba sentir algo más que la tristeza, necesitaba algo que la hiciera olvidar que sus padres no estaban más.


Para mi suerte, Jake, quien nunca andaba lo suficientemente lejos para mi gusto, se ofreció a enseñarme las caballerizas y otras cosas del castillo mientras ella descansaba. Después de llorar por horas aferrada a mí.


-aquí es donde Bella se hacía cargo de las importaciones y exportaciones. Los barcos están anclados en el muelle, se tarda día y medio, seguramente ella insistirá en ir. Siempre le ha gustado viajar por mar…-


-espera ¿Bella ha viajado en barco por más de un día antes de nuestro viaje?- pregunte.


-claro, ella adora viajar por barco. Así viajábamos a Londres o a donde fuera por negocios. No le daba la gana montar por semanas si podía navegar por días. Pensé que se lo había dicho- dijo Jake con la expresión de culpa.


-no, no lo hizo pero no es malo. Al contrario- dije riendo.


Entendí que todo ese circo de que no estaba acostumbrada al oleaje del barco fue un pretexto para llevarme a su cama, la ame un poco más. Mi esposa era muy lista y cuando emboscaba irremediablemente caías. Y ahora entendía lo de las diabólicas prendas. Lo de la pared, lo del armario y otras pequeñas cosas que en conjunto tenían significado. Casi todo fue para que Jake estuviera cerca.


Mis celos aparecieron de nuevo. Oh sí, celos. Eso era. Pero era mía. Me amaba a mí.


-bien, entonces le dejo para que revise los documentos que mi hermano ha estado arreglando, sin Bella o Charlie, yo he estado haciendo los tratados. La carta que me envió dejándome a cargo de esto me ha servido de mucho. Aunque necesito saber si me quedare con Bella o si regresare a las negociaciones- dijo.


-¿Qué te gustaría hacer?- pregunte.


Aun no sabía que sentía él por mi esposa con exactitud.


-bueno… salvo usted, mi hermano y yo no creo que haya alguien que pueda seguirle el ritmo como para cuidarla apropiadamente. Pero estar al pendiente de los negocios me dará la oportunidad de tener quizá una vida más larga y eventualmente tener conocimientos sobre esto. Por si algún día deciden que soy viejo para pelear- dijo riendo.


-justo ahora quiero que me ayudes a entrenarla en el combate. Si vamos a estar viajando quiero que al menos pueda manejar una espada lo suficiente para defenderse mientras la alejamos del peligro. Las revueltas se hacen más grandes- dije seriamente.


-lo que necesita es una armadura, maneja la flecha y el arco mejor que los tacones con los que corre por las escaleras. Y la espada no es problema. El problema es el largo de su estocada. Necesita acercarse mucho para hacer daño y es ahí cuando falla todo- dijo mientras tomaba asiento frente a mi después que le señalará la silla.


-lo sé, lo vi el día que practicabas con ella. Pero curiosamente tengo el arreglo para eso. Estando en parís visite un herrero. Se dice que tiene lo mejor y las cosas más nuevas. Entre estas maravillas que maneja, existe una maya metálica que soporta los golpes más bestiales que te puedas imaginar sin romperse. Vi a un tipo dos veces más grande que mi hermano Emmet darle con un hacha a la maya y no hacerle nada. El bloque de abajo se partió y la maya intacta. Esta de más decirte que el material y lo que cobra por libra es casi un insulto pero… mande a hacer una para ella. Cubrirá su cuerpo- dije mientras los ojos del tipo se abrían.


-¿todo el cuerpo? No será mucho peso-


-no pesa, cubrirá sus brazos hasta la altura de los codos y sus piernas hasta mas debajo de la rodilla- explique.


-y en la zona de en medio… digo…- señalo su pecho a la altura de donde las damas tenían más volumen.


-bueno esa parte la pedí abierta para que la ajuste con algo, cuando lo ordene comente que quería para un muchacho que estaba en desarrollo. El hombre pensó que me refería a los músculos y no quise sacarlo de su error. Si le digo que era para una mujer me saca a patadas- dije antes de reír.


-cierto, me imagino que Bella salto de alegría como potro encantado en cuanto lo vio- dijo con total confianza.


Y se dio cuenta de su error, uno que deje pasar porque pese a todo me estaba cayendo mucho mejor que antes.


-no lo sabe aun. Se la daré cuando partamos de nuevo. Nos falta mucho por recorrer y quiero que ella venga con nosotros- pedí.


Si pensó que era raro, que no era lo correcto o lo que sea que paso por su mente cuido de no hacer comentarios o expresar algo. Era la discreción andando.


Bella pov


Apenas nos quedamos tres semanas en mi hogar antes de partir de nuevo. Visitaríamos las aldeas y el castillo del este, donde Alice y Jasper Vivian. Después regresaríamos por el otro lado, pasando por la casa de Rose y de ultimo pasaríamos por Gonder Dell, aunque Edward no quería. Vivía con la maya, que me regalara y que me había hecho saltar como nunca, puesta a petición de él.


Recuerdo


-tengo algo para ti- dijo a media noches después de hacer el amor.


-¿Qué es?- pregunte esperando que fuera una joya o unos zapatos.


-cierra los ojos- pidió y o hice.


Le sentí levantarse y regresar unos minutos después.


-ábrelos- pidió.


Apenas lo hice mis ojos se abrieron con ganas, frete a mi tenía una especie de vestido de acero, hecho de pequeños aritos enlazados unos a otros. En color plata, brillante y aunque fuera imposible de acuerdo a la cantidad de aritos, liviana. Me levante con ella en las manos y me la puse antes de poder articular palabras, salte apenas la tuve encima.


-si no fuera de acero te haría el amor con ella puesta- dijo mientras me miraba.


Mi cuerpo se notaba atreves de los espacios.


-puedes hacerlo- dije mientras subía lentamente la maya hasta mis muslos.


-quítatela y lo hago- pidió.


-quítamela…- susurre.


Pase un buen rato haciéndolo feliz.


-prométeme que no te la quitaras cuando estemos en camino-


-lo prometo- dije mientras con la última embestida llegábamos al cielo.


Fin del recuerdo.


Para mediados de abril estábamos por fin en el castillo donde sus padres vivían ahora.


-Bella hija, si sigues montando así nunca quedaras en estado, mira que a Rose no le falta mucho- dijo Esme sonriendo.


-hum... si claro- dije mientras evitaba sonrojarme.


Lo mío no era la maternidad. No mientras Aro siguiera respirando.


-vamos mama, deja en paz a mi esposa. Así estamos bien. Por ahora- dijo Edward mientras me abrazaba y me llevaba a nuestra habitación.


-creo que hoy no te saltare encima. La verdad estoy cansada. Te amo. Buenas noches- dije mientras me daba la vuelta.


Su rostro de decepción fue enorme pero igual no me pidió o intento nada. Y pase la siguiente semana durmiendo la mayor parte del tiempo. Hasta que fue momento de volver a casa. Pasamos a visitar a Rose antes.


-cariño no te ves muy bien. Vamos necesitas descansar. ¿Qué haces montando como hombre Bella?- pregunto Rose en cuanto baje de mi caballo.


-bueno el carruaje tarda mucho y no teníamos tanto tiempo. Anda se la mejor amiga y déjame dormir- dije mientras me indicaba la habitación desde el pie de la escalera.


Con más de seis meses estaba enorme. Considerando que Emmet no era nada chiquito. Me aterre con la idea. Edward tampoco lo era. Me pondría así de enorme. Si mis ideas eran correctas. Para la cena decidí salir de dudas.


-Rose, cuándo supiste que estabas esperando ¿Qué fue exactamente lo que te quito las dudas?- pregunte.


-bueno, los síntomas juntos. Los vómitos, la falta de mi periodo por más de dos meses, los mareos… ¿estás embarazada?- pregunto por fin.


-no sé, no tengo nada de lo que mencionas salvo la falta de periodo y duermo mucho más que de costumbre, como más también y siempre estoy cansada, ¿Cómo puedo saber con seguridad?- pregunte de nuevo


-¿Cuánto llevas sin tu periodo?-


-tres meses… el ultimo me llego cuando estábamos en parís-


-pues sí lo estas Bella, el andar a caballo pareció no afectarte. La mayoría lo perdería solo por correr. Cuídate. El primer trimestre suele ser el más difícil. ¿Se te nota algo?-


-nada, tan plana como siempre pero mis senos están sensibles y están más grandes. Además me duelen, aunque Edward podría tener la culpa de lo ultimo- dije desviando la mirada.


-No te sonrojes, sé de lo que hablas, los Cullen no son exactamente muy tiernos y delicados todo el tiempo- dijo riendo.


Tres días después regresamos a casa. En carruaje. El pretexto fue que estaba agotada de tanto cabalgar. Y era cierto. Más o menos. Por fin llegamos a casa y me perdí por tres días.


-Bella debo partir por algo importante, una reunión de último minuto. Te amo, regreso en cuanto pueda. No salgas sin Jake. Cuídate…- dijo antes de besarme apenas después de despertarme.


Aun no le había dicho nada. A su regreso lo haría. Pasaron tres días más.


-¿Qué pasa Mike?- pregunte al regresar de un paseo sin caballo a medio día cuando encontré al hombre tratando de sacar a una mujer joven.


Bueno pasaba de los 20 aunque no por mucho.


-nada, Jake lleva a la señora adentro ahora- dijo serio.


-así que tu eres “la señora”- dijo la mujer mirándome con odio.


-¿y quién eres tú?- pregunte mientras Jake hacía por jalarme.


Me solté mirando a Mike y a la mujer.


-Soy Victoria. La amante de Edward- dijo sin reparo alguno.


-¿Qué dices?- pregunte.


-soy su amante, lo he sido desde antes que se casará contigo seguí siéndolo después también, de hecho… vine porque estoy esperando un hijo de él y… -


Y mi mundo se rompió en millones de pedazos.


La oscuridad lo invadió todo.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

y se pone buena la cosa chicas... por fav or no me odien por el capi siguente

les juro que lo sucedido tiene razon de ser por lo que en el sig cap a ese pasa.

con Amor Alejandra Rivas... ; )

14 comentarios:

Anónimo dijo...

por fin la primera.... jajaja... odio a Victoria!!!!!!!!!!!, esa !"$&%$&"/&%, como siempre trata de arruinar la relación de Edward y Bella, espero que Bella no se precipite y que todo salga bien, en conclusión: excelente capi!!!!!!!!... no se si voy a aguantar hasta el próximo...me muero de impaciencia!!!!
Cariños

Dark

Vampiresa dijo...

Que cosa no? Victoria siempre es odiosa...

ѼMaR CuLLeN BlaCkѼ dijo...

te matareeee!!!!!
Ale, no puedes hacer esto!!!!... oh, Dios.... me dejaste ne ascuas... ahora necesitare una doble de cap... por fasss!!!!... hemos sido buenas... no nos regalas doble cap???
hehe... bueno... genial el cap... te qiero matar, qiero matar a Victoria, Bella esta embarazada... se me va algo?
Ah, sí... PERFECTO CAP!!! ESCRIBES GENIAL!!!!
Ahora... nos vemos el jueves, de verdad... matare para q llegue ese día... y matare a Victoria, hehe..xD, nos vemos, linda.... besos!!!!!

Anónimo dijo...

aaaahhhhhhh....por fiin otra parte
, Victoris que le pasa, te apuesto que bella esta embarazada, y esta otra idiota de victoria solo esta inventando, o es de otro hombre,siguela , cuando lei la ultima parte senti una presion en el pecho, necesito mas .... continuala...♥

diana dijo...

hay hay hay no me lo puedo creer!!! y llego la horaaaaaa no? huy pobre bella tanto a mor y viene esta a joderlo todooo

pepita dijo...

Hola Alejandra como vas ? pero buenooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo , por que me haces esto ?, nooooooo puede ser me dejastes esperando mas. chikkka malukka jiji.
sinceamente me gusto mucho el capi , pero ""suacatelas"" tenia que aparecer la muy idiota de Victoria ha fastidiar la cosa ,plisssssssss que se busque ha otro idiota que la mantenga !!OMG!!
por Dios que esto se esta poniendo cada vez mejor .
hay que darle la oportunidad ha Bella para que se pueda vengar. Estoy pensando en como se puede vengar .Algunas ideas son : que deje ha Victoria sin pelo jiji,la arrastre por el piso , le saque los ojos o algo asi por el estilo jiji .
Pobrecita Bella !!!OMG!! VENGANZA para que Victoria y Edward Cullen respeten jiji.
bueno corazon te cuidas , muchas gracias cuidate.

Anónimo dijo...

dios y ahora hat q esperarrrr hasta el juevesssss!!! me ancanto esta capi,

vero

nydia dijo...

OMG Ale como nos dejas asi en ascuas pero dios como aparecio ella ahy y peor confesarle a ella eso ahora arderá Troya y que dios libre a Edward porque será tarea dificil que Bella se lo perdone asi de simple...Me encanto...Sigue asi linda y gracias x escribir para nosotras...Besos....

Princcipessa Cullen dijo...

Lo sabia lo sabia lo sabia!!!

Perra mal nacida de Victoria! Ash espero que Bells no pierda al bb y que obvio descubran que el de Victoria no es de Edward!!!

Ay me muerooo, Bells morira de dolor!!

Xo

Anónimo dijo...

dios escribe genial la emocion de saber q bella sta embarazada y que victoria fue a enfrentarla q hara edward

Anónimo dijo...

es una MALDITA PERRA!!!!!!!!!!!!!
como se atrevio la muy DESGRACIADA.
pero ya me lo sospechaba que lo arruinaria.
bueno ni modo.
exelente cap.
espero el otro con muchas gana
por ciero que bueno que BELLA este esperando un bebe.

Anónimo dijo...

Hay pobre Bella, me quede re mal con el final, que maldita Victoria espero que el hijo no sea de el asi se puede ir y los deja tranquilos...espero el siguiente capitulo que la cosa va bien interesante...Saludos FLOR

musa dijo...

ame y odie este entre la noticia de que se aman y ahora la llegada de una criatura q debería ser una buena noticia pero como odio a perra de victoria no dudaría que ese bebe ni exista o mejor que no se de edwuadr
esto va ser una tortura de ahora en adelante..
porque bella no se lo va hacer fácil pero para mi la mejor de vengarse seria tentándolo pero igual rechasandole

lupisz dijo...

DIOS @le si sigues @si logr@r@s m@t@rme

como te @treves @ dej@r @si el c@p =P ose@ no m@ches pobre de bell@ m@ldito edw@rd por burl@rse de ell@ pero @ un @si lo @mo @y que dificil es odi@lo pero que bell@ lo @g@ sufrir un poquito pero no te p@ses eee que no le met@ celos con otro por que yo t@mbien sufro =S mejor que solo lo rech@se por un r@to @y @ l@ que si odio con odio j@rocho es @ victori@ pinche viej@ PUdier@mos pens@r bueno tu entiendes no jejeje

bueno pues @ esper@r @y que doloroso es eso pero no @y de otr@ y si me pusier@ de c@bez@ crees que logr@ri@ que @del@nt@r@s o de perdid@ doble c@p sip??
bueno @ un que no lo @g@s me pondre de c@bez@ en l@ esper@ por l@ desesper@cion de s@ber que v@ @ p@s@r XD eres m@lv@d@ pero buenisim@ escribiendo te quiero