jueves, 7 de abril de 2011

Entre el Amor y la Guerra


Sumario:
Ella se encontró con el futuro de su clan en sus manos. Siendo una niña apenas, tuvo que comportarse como mujer y ganarse el respeto de los hombres poderosos, en un mundo donde la mujer era moneda de cambio. Pero tenía unas cuantas cosas bajo la manga para conseguirlo.


Él sabía su obligación pero entre ejecutarla y aceptarla había un gran espacio. Y en ese espacio se clavo ella. Una mujer que no era más que una niña y que además en sí se comportaba como niño. Con toda su vida complicada cometió errores que le llevaron a perder mucho.


Solo una cosa simple y sencilla podrá devolverle todo lo que quiere él en su vida. Una cosa sencilla y simple llamada amor. ¿Serán suficientes sus intentos?


Nota de la autora: este fic contiene escenas explicitas de violencia, sexo y lenguaje que podría herir la sensibilidad de las personas, se recomienda discreción y una mente abierta.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

13.- El destino siempre te alcanza

Edward pov


Era estúpida la forma como saber que Victoria no estaba embarazada, me hacía feliz. Apenas lo supe mi alma regreso. De eso ya hacía varios días. Ahora todo debía estar bien. Mi esposa en casa, mi ex amante perdida en algún sitio y no me interesaba saber dónde. Después de una semana de arreglar las crisis que los Masen provocaban regrese a casa.


-señor, tenemos un problema… Victoria estuvo aquí- dijo Mike apenas baje del caballo.


Mi corazón se detuvo por milisegndo causandome dolor.


-¿mi esposa….?-


-lo sabe todo, no pude evitarlo por más que trate. La tipa llego justo minuto y medio antes que su esposa, Jake no pudo llevarla dentro. Usted conoce como es la señora. Y la otra le soltó su relación con usted, lo del hijo y… su esposa se desmayo- dijo mientras yo sentía que el mundo se abría ante mis pies -¡¡¡no ha querido salir de su recamara y no deja entrar a nadie!!!- grito cuando eche a correr hacía dentro del castillo.


Llegue a la puerta y estaba con seguro. Toque y no recibí respuesta. No me abriría de saber que era yo. Tome mi espada y rompí la cerradura. Apenas cruce el umbral supe que todo estaba mal.


-salga joven… su esposa… salga- dijo Greta mientras Bella yacía en la cama con las sabanas cubiertas de sangre.


-No… ¿Qué pasa?- pregunte.


-su esposa esta teniendo un aborto…- dijo la mujer mientras me dejaba caer de rodillas en mitad de la habitación.


-¿Qué? ¿Cómo…? ¿Estaba embarazada?- pregunte sin moverme de donde estaba.


-por lo que me dijo al menos tres meses, pero la noticia, el llanto incontenible y la tristeza en que ha estado desde que esa mujer vino fue demasiado para ella, su cuerpo no lo resistió. Lo siento joven. Tratare de no dañarla pero no será tan fácil que pueda embarazarse de nuevo. Es muy joven aun y eso es bueno- dijo la anciana mientras seguía trabajando entre las piernas de mi esposa.


Con la culpa y el remordimiento a flor de piel me senté junto a ella y la abrace. Fría y casi transparente. Sus venas se marcaban. Y su cuerpo no se movía con la respiración.


-¿esta muerta…?


-no, Dios bendito no, solo le di una infusión de láudano. Estuvo gritando anoche. Trato de llegar a la puerta pero no lo logro, Jake se metió por la ventana y me llamo cuando la encontró sangrando, no pude hacer nada- dijo Fiona, otra de las mujeres del castillo.


No dijeron más y no pregunte. Me quede ahí admirando mi obra. Esto era mi culpa. Todo era mi culpa. Y saber que los demás tenían razón no ayudaba a mi cargo de conciencia.


-he terminado, quizá sea mejor que no despierte en varios días. Verlo seguramente la alterara y necesita descansar. No podrá tener intimidad en al menos tres meses. Si pudiera ser más mucho mejor- dijo antes de salir.


¿Intimidad? ¿Tres meses?


Con esto Bella no me dejaría acercarme nunca.


¿Qué fue lo que hice?


¿Qué fue lo que hice?


Pasaron tres semanas más antes que decidieran dejarla despertar. Tres semanas en que apenas puse un pie en algún sitio, todos y por todos me refiero a todos, se marchaban. Mi propia gente me odiaba y maldita sea tenían razón. Jake ni siquiera se acercaba a menos de cinco metros. Tal vez dejará que me matará. Seguramente sin importar que torturas escogiera antes de acabar conmigo dolerían menos que mi culpa.


-Bella amor… yo… no quise… perdóname- suplique en cuanto sus ojos se abrieron.


Me miro solo un momento. No había vida en ellos. Yo la había matado. Miro hacia otro lado y no dijo nada.


Y pasaron cinco semanas donde yo era invisible para ella. Comía porque Jake se empeñaba en hacerla comer y últimamente ya no lo conseguía. Dormía porque el láudano en el té la noqueaba. Respiraba porque no necesitaba decidirlo.


Estaba dejándose morir y era mi maldita culpa.


-por favor no más… me odias y tienes razón. Fui un cerdo imperdonable. Te engañe de la peor manera, cause que perdieras a nuestro hijo, te hice tanto daño que seguramente arderé en el infierno y lo acepto porque es lo que merezco pero por favor… ya no sigas en silencio. No lo soporto. Grítame, insúltame. Golpéame. Maldita sea atraviésame sí quieres… pero haz algo- suplique mientras dejaba mi daga sobre sus manos.


Llorando como un niño. De rodillas junto a ella.


Me miro antes de tomar el arma. La empuño y sin más la giro hasta casi enterrársela, apenas me dio tiempo de detenerla, jale la daga del mango pero ella no la soltó, por lo que su mano sufrió un corte enorme y profundo. Otra herida causada por mí.


-¡¡¡Jake!!!- grite mientras le quitaba el arma y presionaba la herida.


Una hora después dormía de nuevo. Con más láudano. Y la mano vendada.


-llévatela, llévala a donde creas que estará mejor- dije mientras la veía en cama… mas muerta que viva.


-¿de qué hablas? - pregunto tuteándome por primera vez.


-yo estoy matándola… mi presencia la tiene así. Solo sirvo para hacerle daño, llévatela. A donde sea y no me dejes saber. Quiero que viva aunque no sea conmigo. Nunca quise hacerle daño Jake. Termine con esa mujer cuando regresamos de parís. Porque que supe con certeza que amaba a mi esposa. Me equivoque al principio… pero debes de saber que mi relación con esa mujer existía antes de Bella y que fui un maldito cobarde al no terminarla después de mi matrimonio. Pensé que entre Bella y yo no habría nada…- dije mientras el tipo me miraba sin expresar nada en su rostro.


-me la llevare mañana- dijo saliendo de la habitación.


Y el mañana llego antes de lo previsto. La subió en un carruaje al que le quitaron los sillones para poner mantas y acomodarla ahí. La vi salir del castillo y tomar el camino al cruce. Al llegar ahí la perdería para siempre.


Ya la había perdido.


Imbécil.




Bella pov


-¿Cuándo me dejaras salir?- pregunte a Jake por enésima vez esa semana.


-te dejare salir cuando considere que no harás una estupidez de nuevo- respondió.


-¿Qué estupidez exactamente quieres evitar?- pregunte.


-que te lastimes más, apenas pudiste llegar a la puerta has hecho pendejada tras pendejada ¿Cómo carajo pensaste que llegarías a caballo tu sola hasta Eorlingan?-


-no veo por qué no. Cualquier cosa es mejor que seguir aquí. Por favor Jake. Vámonos lejos. Solo tú y yo. Por favor- suplique a nada de llorar.


Y los recuerdos me invadieron.


Recuerdo


Abrí los ojos desconcertada, esa no era mi habitación, mire despacio hasta que reconocí el sitio. La cabaña.


Trate de sentarme pero fue misión imposible. Mi vientre dolía. Trate de nuevo y por fin pude hacerlo. Estaba sola. No había rastro de Edward. Mire mi mano y la venda que ahí había me dijo que no fue una pesadilla. De verdad quise acabar con mi sufrimiento.


Y no me dejaron.


Cuando todo me regreso a la memoria de golpe me sentí peor, me sentí usada, engañada, herida, además… había perdido a nuestro primer hijo mientras esa maldita cargaba en su vientre al primogénito de mi esposo.


¿Cómo soportaría eso? No podía.


Un momento después llego Jake. Me sonrió al verme despierta.


-vamos mi niña, necesitas comer- dijo.


Y deje que me cuidara porque necesitaba sentir que alguien me amaba. Que había alguien que se preocupaba por mí. Alguien que no me dejaría como todo el mundo parecía haber hecho. Paso una semana así, hasta que pude pararme con ayuda.


-solo un momento, no debes forzarte- dijo mientras me regresaba en brazos a la cama.


Pase dos semanas más en eso. Cada vez llegaba más cerca de la puerta sin necesidad de sostenerme de nada.


-carajo Bella, deja de estarte levantado o te juro que te amarrare a la puta cama- me reprendió Jake cuando una tarde me encontró sentada en el suelo a un metro de la puerta.


El dolor me venció y no pude seguir. Me tomo en brazos y me llevo a la cama.


-no quiero estar aquí, por favor llévame a otro lado- pedí de nuevo.


Jake no entendía que dormir en esa cama me traía recuerdos, recuerdo de Edward tocándome, tomándome, haciéndome suya… no podía decir que amándome porque no creía que eso fuera verdad, no me amaba. Un hombre que ama a su esposa no tiene amantes. Mi padre jamás las tuvo.


-estas delicada aun, no puedo llevarte en caballo y ni hablar de un carruaje, seriamos blancos fáciles, si quieres irte quédate en cama para recuperarte del todo. No fue un cólico y ya, tuviste un…- callo cuando mis ojos se llenaron de lagrimas.


Me cubrió con la sabana y me dejo un beso en la frente. Lo escuche revisar cada ventana y puerta de la cabaña. Salió y me dejo en soledad.


Una semana más paso. Una semana donde no me levante para nada que no fuera absolutamente necesario. Y por fin llegue a la puerta sin fallar en el intento. Empecé a probar mis fuerzas tratando de llegar al establo.


Me tomo otra semana pero lo conseguí. La última semana la use para poder subirme al caballo sin llorar en el intento. Sin sentir que moría de dolor. El físico. El que Edward me causará no tenía arreglo.


Decidida a no seguir ni un minuto más en ese lugar y porque solo mi casa me ofrecería consuelo espere a que Jake saliera como cada mañana después del desayuno. Tome mi capa, aunque era un día caluroso de verano. Salí con nada más que mi ropa puesta, mi capa y todo el dolor que me causaba lo que había vivido.


Estaba segura que si lograba llegar a mi castillo, podría descansar un día y partir hacia los muelles, una vez ahí… me lanzaría al mar, Londres, España, Italia, cualquier destino era mejor que seguir en Vulterra. Nadie me negaría nada porque seguía siendo la señora, además me conocían como para saber que yo no necesitaba permiso de nadie.


Lo que me preocupaba era que me atraparan en el camino. Me regrese y tome una de las espadas que Jake solía tener junto a la puerta. Salí, monte y emprendí mi huida. Jake se enfurecería pero igual sabría donde buscarme.


Por desgracia no llegue muy lejos. No conté con que si no tomaba los tés que Jake me daba cada determinado tiempo los dolores regresarían. Uno de ellos me ataco antes de siguiera haber dejado la cabaña perdida en la distancia. Fue tan intenso que caí del caballo. La oscuridad, la maldita oscuridad llego.


-despierta, despierta Bella, ¿Te duele algo? ¿Te rompiste algo?- escuche antes de abrir los ojos.


-no… solo me duele el brazo- dije sin abrirlos aun.


-entonces aparte de eso, ¿no te duele nada?- pregunto de nuevo.


-no- dije


-¡¡¡maldita sea Isabella Estúpida Cullen!!! ¡¡¡¿Qué carajo hacía en mitad del campo a caballo?!!!- me grito haciéndome abrir los ojos.


Estaba en la cabaña, con el brazo vendado. El mismo vestido sucio y un amigo enfurecido como nunca lo había visto.


-trataba de irme, ya te dije que no quiero estar aquí y no vuelvas a llamarme Cullen- pedí.


-eres una Cullen, es tu esposo y tu su mujer, ahora déjate de pendejadas porque te juro que si lo intentas de nuevo te quedarás sola y a ver cómo te las arreglas- dijo saliendo de la cabaña no sin dar un portazo.


Me quede llorando. Mi mejor amigo me daba la espalda. Llore hasta dormir.


Fin del recuerdo.


-Bella, tu esposo me pidió que te cuidara y…-sus palabras me hicieron regresar a la realidad y enfadarme al mismo tiempo


-¡¡¡no es más mi esposo, es un canalla infiel que me ha engañado desde que nos casamos y lo que él te diga no debe importarte!!! ¡¡¡Yo soy tu amiga, deberías estar de mi lado!!!- grite.


-es tú esposo y soy tu amigo. Por eso nos quedamos aquí. No puedes simplemente dejar que una ramera arruine tu matrimonio. Te vi brillar cada que él aparecía. Eso no puede cambiar solo porque una tipeja te haya dicho que era su amante. Tú eres la esposa, a ti te ha dado todo, castillos, sirvientes, viajes, joyas, ropa…todo, su amor incluido, a ella solo la dio un rato en la cama. Vi a ese hombre morir a tu lado en cada crisis que has pasado. Te ama y sí cometió un error, pero ya lo ha pagado. Lleva dos meses sin salir de su habitación. O eso dice Sam-


Me quede mirando a mi mejor amigo, dos meses teníamos de haber llegado a la cabaña.


-no es suficiente. No puedo dejar de pensar en que todo lo que compartimos juntos lo compartió con otra, no lo entiendes. No puedo…- dije mientras una idea estúpida y completamente sacada de la locura aparecía en mi cabeza.


-piénsalo Bella, perderás a tu esposo por una tipeja que no lo vale- dijo sonriendo triste.


-tómame Jake- dije colocando frente a él. Me miro sin entender- hazme tuya, tómame, carajo desnúdame y metete entre mis piernas- dije para que fuera claro.


-¡¡¡¿Estás loca?!!!- grito alejándose.


-No. Sí él lo hizo ¿porque yo no? si él espera que yo perdone su infidelidad él tendrá que lidiar con la mía. No lo pienses, siempre te he gustado. Ahora puedes hacerlo, tómame…- pedí.


mientras lo tomaba de la mano y la acercaba a mí.


Me miro un momento pensando.


Bajo sus labios hasta besarme. Me abrazo despacio y aumento la intensidad del beso. Sus manos se colaron bajo el vestido. Levantándolo hasta dejar lo en mis muslos. Me cargo y me puso contra la pared. Se presiono contra mí.


Aun con el coraje de saber la traición de mi esposo me deje llevar. Apague mi mente y solo me dedique a sentir. Me bajo el vestido dejándome casi desnuda. Me dejo en la cama mientras se quitaba la camisa. Se acostó sobre mí. Acariciándome apenas. Hasta que llevo su mano a mi centro.


Me paralice. No era Edward. Y sabía que no podría seguir. Jamás podría estar con otro hombre que no fuera mi esposo.


Mi infiel, traicionero, mentiroso, infame, canalla y amado esposo.


-¡¡¡ detente!!!- grite cuando sus dedos quedaron a nada de mí.


-¡¡¡Gracias Dios…!!! Pensé que tendría que seguir. Ahora sí me asustaste…- dijo levantándose como rayo.


-¿Qué?- pregunte cubriéndome con la sabana.


Mi vestido estaba a media habitación.


-vamos Bella, no dejarías esa idea estúpida hasta que te dieras cuanta que no puedes hacerlo, tú no eres así. Al menos ahora sabes que no eres como esa mujer. Eres mucho mejor. Regresa con tu esposo. Escúchalo, hazlo sufrir un poco. Haz que te ruegue de rodillas, que se arrastre como gusano y después perdónalo, olvida el asunto y dedícate a ser feliz- dijo Jake mientras se vestía.


-sal de aquí. Me vestiré y después… regresaremos… cuando este lista y tenga un plan de revancha- dije mirándolo.


Sonrió antes de salir. Me vestí pensando en que tenía razón, de haberse negado, habría insistido hasta conseguirlo. Y seguramente me habría arrepentido hasta el día de mi muerte.


Decidí caminar un rato. No me alejaría de la casa pero necesitaba pensar lejos de ese sitio. Los recuerdos de las horas que pasamos haciendo el amor Edward y yo no me dejaban pensar en otra cosa que no fueran sus manos, su cuerpo, su lengua, su miembro en mí.


Lo amaba pero igual estaba furiosa contra él por engañarme de esa manera. Me costaría un mundo perdonarlo si es que podía alguna vez.


-¿Cómo puedes estar en el lugar donde pasamos tantas horas felices? ¿No te importa?- escuche a mi espalda.


Ella. -¿Qué quieres?- pregunte mirándola de frente.


-saber si lo dejarás. Porque solo estoy esperado que te largues para que regrese a mí, a nosotros- dijo sonriendo.


-¿Qué te hace pensar que lo dejare? No, nada me garantiza que sea cierto lo del hijo o mejor aún, que de verdad sea de él, solo eres una ramera que calentó su cama mientras estuvo lejos de mí y no, no lo dejare - dije con seguridad.


-¿lejos? No niña. Le di la satisfacción que tu no, aquí mismo -apunto al establo- mientras tu dormías allá- dijo señalando la cabaña -no le fuiste suficiente y me tomo antes de regresar a tu cama. Pero que se podía esperar de una niña a la que aun no le crecen los senos- dijo mirándome con lastima.


Estaba muriendo por dentro pero no lo deje salir.


No delante de ella.


-¿entonces te cogió en el establo como una perra en celo? Vaya… yo te aconsejo que no lo hagas publico o de los establos no saldrás- dije devolviéndole la expresión.


-¡¡¡eres una niña estúpida y no me quitaras a mi hombre!!!-


-ya lo hice, mírate estas vieja, eres más grande que él, ¿no te da pena? Estas más que usada y pasada por quien sabe cuántos. Yo en cambio soy joven, hermosa y heredera. Edward me escogerá siempre a mí porque me ama más que a nada en este mundo. Si no me crees pregúntale- mentí.


Ya no podía saber si me amaba o si alguna vez me amo. O si todo lo vivido fue obra de la culpa que dijo sentir. Estaba hecha un lio, un enorme lio.


-yo lo hare…. Gracias mujer, serás recompensada. Ya veremos cuanto cede el joven Cullen por recuperar a su esposa- dijo una voz detrás de mi mientras todo se hacía negro a mi alrededor.




Mi último pensamiento consiente fue para el hombre que amo.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: chicas tarde como siempre, lo sientoentre el trabajo y la escuela no doy una.

10 comentarios:

diana dijo...

hay hay diosss!!! mujer noo nos dejes asiiiiiiiii!!! por diosssss em encanta la historiaaaaaaaaaaaaaaaa

nydia dijo...

OMG pero dios mio y que paso alli quien se llevo a Bella y donde esta Jake que paso con el ...Me va a dar algo hasta el proximo capitulo..Sigue asi hermosa..Besos..

Anónimo dijo...

que bueno que bella reacciono a tiempo.¡¡¡¡¡¡ POR DIOS ME ASUSTE POR UN MOMENTO CUANDO CASI SE ACUESTA CON JAKE!!!!!!!!!!!!!!!!!
Y estuvo genial que le dijo sus 4 verdades a la RAMERA de victoria. pero en fin. seguro la secuestraron los que querian sus tierras y mataron a sus padres.
ni modo.

Angie dijo...

¿pero qué te da valor para dejarnos así? Esperar el siguiente capítulo será terrible.

Es una gran historia y la disfruto muchímo.

pepita dijo...

peroooooooooooooooo Alejandra pq me haces esto ? jiji pense que bella se estaba volviendo loca de calentura por extrANAR A EDWARD, menos mal que reacciono uffffffff que muchacha ,Me encanta Jake es un buen amigo y leal.
pobrecilla ama a mucho al sinverguenzon de Edward jaaaaaaaaaa ahora se le van ha poner los huevos a dolar.
OMG !!!!!!!!!!!!!
lo van ha hacer sufrir jiji , eso se va poner buenisisisisisimo. quien esa que le habla a bella ? que bueno que le dijo un par de cosas a Victoria , pero plissssssss que cuando se sienta bien le rompa la cara para que respete , los hombre casados no se tocan ,se que ellos tenian una relacion antes , pero tenia que terminarla y buscarse otro idiota para que la mantenga . buen capi muchas gracias te cuidas .

Anónimo dijo...

Estuvo buenisimo...ojala que Bella la corte en pedacitos a la perra de Victoria...ya quiero ver que rebancha toma Bella con Edward..jeje, Saludos FLOR

ѼMaR CuLLeN BlaCkѼ dijo...

ok, ok... por un momento pensé que moriria, tardabas mucho en publicar, pero al fin!!!!... te perdono, ahora.... TE MATARE!!!! cmo s ete ocurre dejarnos asi?... el morire hasta el lunes para ver nuevo cap... og, Dios... Edward... como sufrio...Victoria, perra desgraciada! Jake... lo ampo!.. por un momento pense q si lo iban a hacer, pero Bella recapacio y Jake... Jake solo finguia!!!!!... bueno... esntonces... si la secuestraron.... oh, Diosss!!!!!.... q muere Vicoria! Q Bella perdone a Edward y regresen!!!!!... esperare con demasiadas ansias el prosimo cap... besos!!!

lupisz dijo...

pff dej@rnos @si es pec@do @lej@ndr@ jeje bueno en el c@p p@s@do pens@do que er@ el ultimo y@ s@bes l@ pendejes @flor@ de repente pero recuerd@ yo no tengo l@ culp@ jeje bueno @y deje lo que pens@b@ dios mujer tu en verd@d me quieres m@t@r como dej@s @si el c@p ose@ @puesto @ que es @ro victori@ le @yudo @ d@r con ell@ pinche viej@ como l@ odio bueno p@s@te @l c@p p@s@do y ve el coment@rio que ise @y lo dije todo jeje eres geni@l escribiendo tu dir@sz lupisz dime otr@ cos@ que no me @y@s dicho y@ pero en verd@d eres buen@ XD

Princcipessa Cullen dijo...

El amor verdadero TODO lo PERDONA!
En verdad se que cuando algo asi sucede es dificil perdonar pero si amas de verdad lo haces!
Ahora uno de los hombres de Masen se llevara a Bells verdad? Ash que horror pobre ya sufrio mucho!!!

En fin... Excelente capi!!!

Xo

Cynthia dijo...

Aleeee hace muchísimo que no pasaba por el blog,y Diosss me he perdido muchos fics,aunque con este me he puesto al día,ya me leí todos los capítulos y perdóname por no haberte comentado en cada uno de ellos,pues no pude parar de leer,de verdad que está buenísimo el fic,ME ENCANTAAA!!Espero subas pronto el próximo capii,bueno espero que estés bien y con ganas de escribir,muchos besosss chaooo