jueves, 5 de agosto de 2010

Bleeding For Love


Él jamás pensó caer en las redes de cúpido. Ella sólo lo anhelaba como una fantasia pero un loco y suspicaz sentimiento llamado amor floreció entre ellos, dejando una huella inborrable en sus vidas.

BY: Liz19forever
_____________________________________________________________________

Your love mean everything

Llegue al primer piso y corrí saliendo por las puertas de admisión. No me detuve sino hasta una esquina donde yacía un bus estacionado próximo a partir, corrí más aprisa y lo tomé. Una vez en su interior camine hasta el fondo, me quede quieta observándolo correr tras el, lo hizo hasta que se percató que no me alcanzaría. Nuestros ojos se quedaron fijos los escasos segundos que duro mi partida, regularice mi respiración y cuando el autobús dobló perdí el contacto con aquellos hermosos ojos verdes que se perdieron calle abajo.

Permanecí en el autobús al menos cuarenta minutos y lo hice hasta que ya no reconocí los alrededores fue entonces cuando decidí bajarme. Camine sin sentido ordenando mis pensamientos, ordenando mi vida y mis deseos, camine hasta que se hizo de noche. Una neblina espesa se dejo caer, el frío era mi castigo por ser tan cobarde y tonta. Fue entonces al sentir los estragos de lo bajo que estaba la temperatura a cada minuto que quise haber sido más racional y por lo menos haber salido con un abrigo. No me había percatado de que traía conmigo mi teléfono celular, sino hasta que, buscando dinero el cuadrado duro de metal llego a mis congeladas manos, para variar un poco estaba apagado, apenas lo encendí la sarta de anuncios de mensaje llegaron incesantes.

Amiguita ¿Dónde estas?

Era el mensaje de Alice

Hija llama por favor

Era el siguiente y se me contrajo el estomago al saber que otra vez mi madre estaba sufriendo

Eres una irresponsable, madura de una vez

Y de Jessica me hubiera esperado un mensaje de voz me sorprendió pero tal vez se reservaría las palabras para cuando me tuviera enfrente, suspiré hasta que su nombre apareció en la pantalla.

Te amo tan solo llámame, quiero saber si estas bien

Me mantuve leyendo ese último mensaje, desliando mi dedo por la tecla para borrarlo y era realmente surrealista – Debió quedarse en la ficción – me repetí una y otra vez. Me senté frustrada por ser tan tonta y a la vez tan ilusa. Que esperaba lograr con el arrebato de niñez sufrido en la mañana pensé y me quede estática unos minutos evaluando mis posibilidades, no tenía dinero para regresar a casa ni siquiera tenia las llaves de mi departamento.

Podrías llamar a Alice y pedirle que te vaya a buscar –me dije

También podrías llamar a tu madre y pedirle lo mismo -pensé

Podrías llamarlo a él

Exclamé en un susurró mirando al vacío, dude unos instantes hasta que finalmente apreté el botón de llamada y sentí su voz, ronca como si estuviera durmiendo y la llamada lo hubiera despertado, miré el reloj y ya era casi media noche, guardé silencio.

— ¿Bueno? —preguntó y se me escapó un suspiró de los labios — ¿Bella? —preguntó ahora con la voz más viva y en ese minuto quise cortar, como no escucho respuesta justo cuando iba a hacerlo su voz me hizo desistir —No cortes por favor ¿Estas bien? ¿Dónde estas? —me preguntó —Mi amor por favor tan solo dime si estás bien —insistió

— Sí —le respondí al cabo de unos minutos de férrea lucha contra mi egoísmo.

— ¿Dónde estás? —insistió

— No lo sé —le confesé mirando a todos lados y realmente no tenía idea de donde estaba, lo único que tenía claro era que estaba entumida de frío. Apenas podía sentir mis dedos y seguramente cualquiera que me viera pensaría que había perdido la razón.

— ¿Segura que estas bien? —volvió a preguntar al escuchar mi respuesta errática.

— Hace frío eso es todo —le contesté sentándome en un banco cerca de una fuente de agua.

— ¿Qué es ese ruido? —me preguntó repentinamente interesado.

— Una fuente de agua —contesté y guarde silencio.

— Descríbemela —me pidió y me levanté para mirarla mejor

— Es una figura que de ella brota agua, como cualquier fuente —le contesté sin entender su petición.

— ¿Cómo es la figura? —preguntó interesado.

— Un niño sentado en algo —le respondí no muy segura.

— Un ángel ¿tal vez? —cuestionó y me sorprendió.

— ¿Como lo sabes? —exclamé sin dar crédito.

— No te muevas, voy a buscarte —exclamó —Por favor espérame allí —me pidió y dudo en cortar.

— Esperaré —musité bajito.

Le corté y me senté un poco alejada de la fuente para esperarlo no pasaron ni veinte minutos cuando sentí el peso de algo en mis hombros que me cobijó, tomé la tela entre mis manos y noté lo abrigador que puede ser una simple chaqueta. Con una media sonrisa en los labios me giré sosteniéndola y sus ojos verdes estaban allí, su semblante era de alivio y me abrazó. Me fundí contra su pecho desesperada porque el calor de su cuerpo traspasara el mío.

— ¿Cómo supiste donde estaba? —le pregunté al cabo de unos minutos.

— Estas a tres cuadras de la casa de mis padres —me contestó y como era irónica la vida, el destino, todo — jugaba de niño en esta plaza —agregó.

— No quiero más agujas en mi cuerpo —le confesé con un hilo de voz.

— ¿Qué es lo que quieres hacer? —me preguntó en respuesta, me separó unos centímetros de su cuerpo, mi rostro quedo a centímetros del suyo.

— Vivir esta hermosa aventura junto a ti —exclamé y sus ojos se llenaron de lágrimas —Por favor simplemente vivamos lo que tenemos sin cuestionarnos —le pedí tratando de que viera a través de mis ojos mi enfermedad y el significado de lo que él me estaba pidiendo al insistir en las terapias.

— No puedes pedirme que me convierta en un simple espectador de tu muerte —me contestó melancólico.

— Hasta hace un par de meses yo para ti no existía —le hice ver.

— Pero ahora existes y no quiero que dejes de existir —refutó en un grito contenido.

— Ámame por lo que soy, por el ahora, no por lo que no seré o por un futuro que no existirá —exclamé acariciando su rostro, se separó de mí.

— No es justo Bella —musitó bajito con las manos en la cintura mirando al suelo, parado frente a mí.

— Nada en esta vida es justo pero aún así, en la imperfección de la injusticia esto es real, yo soy real, tu eres real ¿Qué más puedes pedirle al destino? —analicé.

— No puedo verte morir sabiendo que se pudo hacer algo —exclamó en un suspiró.

— Entonces piensa que no existe nada por hacer porque esa es la verdad —le contesté y nos quedamos en silencio.

El mirando al suelo y yo mirando al vacío. Estuvimos hacía un rato hasta que su voz me trajo de regreso de mis pensamientos. Sus ojos verdes se clavaron en los míos, había un tejo de esperanza, incluso pensé que había cambiado de opinión.

— Haré lo que pides pero con una condición —exclamó extrañamente decidido.

— ¿Cuál? —le pregunté intrigada por su persistencia.

— Cásate conmigo

Pensé que sabía el significado del amor

Extrañamente solo ahora sé que significa amar de verdad

Al principio no advertí sus intensiones respecto de aquella pequeña, gran y sorpresiva proposición, ni siquiera pude verle el lado desesperado o romántico sino hasta hoy. Mientras sentía como la camilla era bajada en emergencia, comprendí cual fue su intensión detrás de aquello. Mientras firmaba los papeles y el doctor Volturis le comunicaba que tal vez no serviría de nada, su respuesta me confirmó lo que una persona puede hacer por amor.

"No me importa, tan solo hágalo"

Fue su respuesta y sentí como me beso la frente visiblemente asustado. Miré a mi madre que sollozaba desesperada y luego a mi hermana. Ahora entendí las constantes llamadas de ella, incluso entendí el mensaje de texto a su celular "tal vez funcione, tal vez no, de todas formas es conveniente intentarlo" y ella había conseguido un aliado incondicional. Edward había conseguido tener lo que mi hermana no había podido durante años de lucha y peleas, la autorización legal, como mi esposo, para obligarme, en casos así, a realizarme terapias y por lo que podía conjeturar en este caso en particular someterme a un trasplante de medula aún cuando yo no quisiera.

— Por favor —le pedí en un susurró apenas audible antes de dejarme llevar sin fuerzas

— No te dejaré morir, no cuando puedes salvarte —exclamó con convicción en la voz. Una que yo ya no tenía.

7 comentarios:

Beth dijo...

Dios!! Es lo más bonito que he visto hacer por amor!!! Peor que capi más triste
Besosssss

diana dijo...

diossssssss!!! siiii me encanta!! la ama sisisi la ama

krlitalabeba dijo...

diosss que lindo el capitulo tan bello edward no kiere perderlaaa ahora ver qu pasa si pueden vivir felices despues de ese gran sustooo

TatikCullen dijo...

yupiiii esta genial el capi, ya estoy esperando por el proximo... esta superrr

Anónimo dijo...

Dio!!! que suerte Edward iso eso por ella
ahora a esperar a que se ponga bien y sean felices...
no puedo esperar al proximo capi esta super...
sigan asi besoss

Paola dijo...

O..........M...........G.........
OOOOHH....... MAY.......GOD.......
ES LO MAS LINDO KE UNA PERSONA PUEDE LLEGAR A HACER POR EL AMOR DE SU VIDA, CLAIRE EN VERDAD SIEMPRE ME SORPRENDES TIENES UNA GRAN Y IMAGINACION, Y SOBRE TODO MUCHO TALENTO A LA HORA DE ESPRESAR TUS IDEAS EN UN PAPEL!!!

ambar dijo...

hooooooooooo q amor tan fuerte, eres la mejor claire