viernes, 2 de abril de 2010

CN77: Capitulo 3: Corazon Delator


Disclaimer: Los personajes no nos pertenecen, la historia tampoco xD Solamente nos han dado el derecho de subirla en este Blog para divertir a nuestras seguidoras!! Jajaja ^^
_________________
CORAZON DELATOR

Al día siguiente me levanté contento de que las cosas marcharan tal como quería. Todo sea por tener algo de diversión en este pueblito…

- Buenos días- saludé cuando fui a la cocina y ya estaban todos desayunando.

- Buenos días, Edward- dijo mi tía- no quisimos despertarte, siéntate, te serviré tu desayuno.

- Muchas gracias- respondí cortésmente.

- ¿Tienes planes para hoy?- preguntó Alice con un brillo malévolo en los ojos.

- No…- agaché la cabeza con fingida vergüenza- esperaba que ustedes me mostraran el pueblo… pero si tienen planes yo…- Emmett soltó una risotada.

- Sí, de hecho, yo ya tengo planes con Rose.

- ¡Emmett!- le reprochó Carlisle- tienes que ser amable con nuestra visita.

- Pero papá, ser amable no significa que tenga que cancelar mis planes para mostrarle lo verde que es Forks- dijo rodando los ojos. Esme le dirigió una mirada reprobatoria mientras me servía mi desayuno.

- Gracias tía- dije con tono gentil. Ella me sonrió con cariño. Me sentí algo incómodo, en casa me trataban de forma tan diferente…

- Edward, estaba pensando que podríamos salir hoy para que conocieras el pueblo, llamaré a Jazz para decirle que se nos una, ¿qué dices?- me preguntó, al ver que no reaccionaba agregó lo que yo quería oír- podríamos invitar a Bella- dijo estudiando mi reacción. Concéntrate en reflejar lo que Alice quiere ver

- Ehm…- murmuré y moví nerviosamente mis manos- sí… claro- añadí en un tono que dijera "intento-fingir-que-no-me-importa-pero-me-encanta-la-idea"

- ¡Perfecto!- exclamó Alice. Edward, eres bueno… me auto-felicité.

- Te gustará, Forks- me sonrió Carlisle.

- Eso espero- sonreí.

***

- La pasaremos genial hoy, Edward- me decía Alice emocionada- y tendrás la oportunidad de acercarte a Bella- agregó.

- Mm… ¿Alice?

- ¿Sí?

- Mm.. –moví mis manos nerviosamente. Tenía que ser convincente- crees… digo… apenas la conozco… ¿de qué podríamos hablar? No sé que le gusta…

- Edward… -me miró ella sonriendo complacida- relájate, todo va a estar bien, Bella es un gran chica. Pero tienes razón… necesitas saber algo de ella. Primero, se llama Isabella, pero prefiere que le digan Bella. Segundo, sus padres son divorciados, Reneé su madre vive en Arizona con su nuevo esposo, Phil, y Charlie Swan, el jefe de policía de acá es su padre, así que ten cuidado, si lastimas a Bella… - me advirtió, yo tragué saliva y ella rió- ¡Deberías haber visto tu cara! Charlie es un buen hombre, no te preocupes. ¿Qué más?- se llevó un dedo a la barbilla- ¡Ah sí! Le gusta leer y tiene la autoestima algo baja, así que no te atrevas a decirle algo que pueda hacerla sentir mal.

- Está bien, creo que tengo todo lo importante- sonreí- ¿en cuánto rato más saldremos? Quiero revisar mi correo electrónico antes…-dije mirando el reloj.

- Ve a hacerlo. Te aviso cuando salgamos- dijo Alice.

- Gracias- subí rápidamente a mi habitación y encendí mi laptop. Me senté sobre la cama y abrí mi archivo favorito- Veamos… se llama Isabella…- empecé a corregir la ficha y agregarle más datos

Ficha N°77: Isabella Swan

Sobrenombre: Bella

Primer encuentro: Casa de los Cullen.

Familia: Padres divorciados. Reneé, su madre se casó de nuevo con Phil y vive en Arizona. Charlie Swan su padre es Jefe de la Policía Local.

Personalidad: Tímida y con baja autoestima.

Mejor amiga: Alice Cullen.

Gustos e Intereses: Lectura

Después de guardar el archivo, apagué el laptop y me estiré en la cama, pasaron unos segundos cuando Alice llamó a la puerta.

- Edward, ya es hora, Jazz está esperándonos abajo- me puse de pie, tomé mi chaqueta y la seguí escaleras abajo.

- Hola Jasper- lo saludé estrechándole la mano.

- Hola- sonrió- ¿listo para el tour por Forks?

- ¿Tour?- pregunté sorprendido.

- Forks no es tan grande para eso- me respondió- sólo iremos a dar un paseo por los alrededores, no nos tardaremos mucho, pero antes tenemos que pasar por Bella.

- Oh- fue todo lo que fui capaz de decir. Jasper y Alice empezaron a hablar animadamente mientras íbamos en el auto, yo que iba en el asiento trasero me dediqué a observar el paisaje. Arg, todo es tan verde. De pronto, nos detuvimos frente a la casa de Bella, y ella ya estaba esperándonos en la entrada, se acercó al auto y se subió junto a mí en el asiento trasero.

- Hola Bella- le sonreí tímidamente. Tenía unas ganas locas de reír, si a mis amigos de Chicago les contaba que estaba haciendo el papel de chico tímido, no lo creerían.

- Hola Edward- dijo ella sonriéndome.

- ¡Hola Bella!- saludó Alice desde el asiento del copiloto.

- Hola Alice- le sonrió- Jasper- el aludido la saludó con la cabeza mientras echaba a andar el auto nuevamente.

- Y uhm… ¿te gusta Forks?- pregunté en un intento de iniciar una conversación. Era esto o empezar a hablar del clima.

- No mucho- respondió ella.

- ¿Por qué no?

- Es demasiado… verde- abrí los ojos como platos, pero ella estaba mirando intensamente por la ventana- húmedo… y frío- suspiró. Genial, vamos a empezar a hablar del clima

- ¿Y por qué vives aquí?- pregunté confundido, Si no le gusta Forks ¿por qué diablos vive acá?- No es mejor vivir en…- ¿Qué ciudad me dijo Alice? Mm… -¿en casa de tu madre?

- Phil, su esposo, viaja mucho y ella se quedaba conmigo en casa, pero sabía que ella lo extrañaba, así que decidí venir a pasar un tiempo con mi papá- dijo ella tranquilamente.

- ¿Sabes? Mis padres son abogados y también viajan mucho. Mi padre prácticamente vive viajando, mi madre prefiere casos que no la hagan salir de Chicago, prefiere quedarse conmigo- le sonreí, ella sonrió. Bien, Edward, eres un genio, aunque tu madre prefiere no viajar porque se marea en los aviones - Al parecer tenemos algo en común- le sonreí nuevamente, ella me devolvió la sonrisa y se giró para seguir mirando por la ventana.

- Llegamos- dijo Alice de repente- bájense.

Apenas puse un pie fuera del auto, el frío del ambiente me golpeó en la cara. Estábamos a la orilla de la carretera, parados en medio de la nada. ¿Qué pretende, Alice?

- Alice…- le dije- ¿qué hacemos acá?- pregunté mirando a los alrededores.

- Iremos caminando hacia el bosque- respondió tranquilamente, Jasper tenía la misma expresión serena que ella. Antes que pudiera decir algo, Bella se adelantó:

- ¿Estás loca? ¡Podríamos perdernos!- Por fin, alguien cuerdo

- Tranquila, con Jazz hemos venido antes, no nos perderemos- respondió segura, pero Bella no parecía convencida.

- ¡Podríamos tropezar! ¡El bosque es peligroso!

- Relájate Bella, Jazz y yo iremos adelante guiando el camino, y tú irás detrás con Edward, si tropiezas él te afirmará, ¿verdad, querido primo?- me preguntó.

- Por supuesto- respondí sonriente- vamos, Bella, será divertido- le tomé la mano y Bella me miró con los ojos muy abiertos, rápidamente me percaté que no debí haber hecho Chico tímido, Edward, recuérdalo, le solté la mano y empecé a tartamudear- yo… lo siento, sólo lo hice para que te sintieras… más segura, ya sabes…para que no te cayeras… lo siento… yo… - pude sentir la mirada divertida de Alice y Jasper, pero daba igual, sólo importaba la reacción de Bella.

- No hay problema, está bien… digo… - se corrigió- está bien que te preocupes, pero puedo caminar sola…- agachó la mirada. ¿A quién engaña? Es obvio que quiere que le tome la mano

- Si tú lo dices… -le hice un gesto para que se adelantara- de todas formas, estaré atento- ella sonrió y empezó a caminar.

- Pronto nos empezamos a quedar atrás, Bella tenía un don para enredarse entre las ramas y caerse, lo que hizo que Alice y Jasper estuvieran a varios metros de distancia por delante.

- Alice me dijo que te gustaba leer… - dije tratando de entablar conversación.

- Sí… - respondió. Tan comunicativa…

- ¿Y cuál es tu libro favorito?- pregunté.

- Cumbres Borrascosas- Genial, justo un libro que no había leído- ¿a ti te gustan los libros?- me preguntó mientras saltaba sobre unas ramas.

- Sí… pero Cumbres Borrascosas no es de mis favoritos- le dije sinceramente. Ella soltó una risita.

- ¿Entonces qué libros lees?- preguntó de nuevo. Salté las ramas que ella ya había saltado antes de responder:

- Prefiero el terror, me gusta Edgar Alan Poe- respondí con honestidad nuevamente, mientras mi mente trataba de recordar a cuántas chicas les había dicho qué me gustaba leer…

- Oh, es un gran autor, me gusta "El gato negro"- dijo ella- ¿Cuál pref…?- pero antes que pudiera terminar la pregunta, se tropezó, corrí hacia ella para evitar que se golpeara la cabeza y la tomé firmemente en mis brazos. Podía sentir su pulso acelerado y antes que ella tuviera tiempo de decir algo, le dije:

- "Corazón delator"- ella se sonrojó y me miró confundida- "Corazón delator" ese es mi cuento favorito.

- Oh… claro- dijo ella nerviosa poniéndose de pie- ¡Tu cuento favorito! Claro… - y empezó a susurrar algo en voz baja que no alcancé a oír.

- ¿Estás bien?-le pregunté.

- Sí, es sólo… que estoy sorprendida…- murmuró ella.

- ¿Por qué?

- Bueno…. – se miró las manos nerviosa- no es uhm... normal… conocer a un chico que le guste leer…- me sonrió complacida.

- Oh… -contesté inteligentemente. Ella malinterpretó mi silencio.

- No quise ofenderte… -empezó a disculparse.

- No me siento ofendido –la interrumpí- es sólo que…- Vamos Edward, piensa algo rápido...- es sólo que también estoy sorprendido de conocer a una chica que le guste leer, no es algo muy común- le sonreí. Al menos, eso era verdad cuando se trataba de las chicas con las que salía.

- Somos personas bastante inusuales- me dijo tímidamente. Genial Edward, ahora pasamos al "nosotros"

- Sí- le sonreí ampliamente, satisfecho de mi descubrimiento- pero no leo sólo cuentos… -Bella me miraba atenta- también leo… -negué con la cabeza- no, mejor olvida lo que dije- respondí y empecé a caminar de nuevo. Uno… dos…y...

- ¡Edward!- gritó a mis espaldas y me giré poniendo mi mejor cara de vergüenza- Dime, qué otras cosas te gusta leer, quiero saber, quizás….- titubeó unos momentos- tenemos gustos similares- me sonrió tímidamente.

- Uhm… está bien- suspiré "derrotado"- me gusta uhm… la poesía… - La poesía siempre era algo que a las chicas les gustaba y si un chico decía que leía poesía, automáticamente pasaba a ser un chico romántico y sensible. La mezcla perfecta.

- Poesía… sí- sonrió levemente- a mí también me gusta, ¿tienes a algún escritor favorito?- preguntó. Quise responderle: "No, no tengo, ni siquiera me gusta la poesía", pero no podía decir eso.

- Sí…- agaché la cabeza mientras mi cerebro funcionaba a su máxima capacidad para recordar algún nombre- me gusta… Gustavo Adolfo Bécquer- contesté, lo había visto en el colegio, así que algo recordaba de él en caso que Bella siguiera con el interrogatorio.

- ¡Sí! Es un poeta romántico, ya sabes, el movimiento literario que surgió en el siglo… -empezó ella a hablar como si estuviera dictando una clase. Pero no iba a permitir que la conversación tomara ese rumbo tan aburrido. Me acerqué a ella, tomé un mechón de su cabello suavemente, Bella se calló y sólo me miró, parecía incapaz de moverse:

- "Los suspiros son aire y van al aire, las lágrimas son agua y van al mar, dime mujer, cuando el amor se olvida… ¿sabes tú adónde va?"-cité la única rima de Bécquer que me sabía, la número XXXVIII. Miré a Bella intensamente y me acerqué aún más a ella, estaba por besarla cuando sentí unos gritos y me sobresalté.

- ¡Bella! ¡Edward!- gritaban Alice y Jasper. Me separé de Bella sin dejar de mirarla y grité:

- ¡Estamos aquí!- Gran indicación, es obvio que ustedes están aquí y ellos están allá, debiste haber sido más específico

- ¡Qué alivio! Pensamos que se habían perdido- dijo Alice, encontrándonos por mi grito más que por mis grandes referencias.

- ¿Perdido?- preguntó Bella confundida.

- Sí, íbamos un poco más rápido que ustedes, así que supusimos que llegarían un rato después de nosotros, pero el tiempo fue pasando y ustedes no aparecían- respondió Jasper.

- ¿Qué les pasó?- exigió saber Alice, mirándonos con un brillo extraño en sus ojos.

- Bella se cayó y al parecer se pegó fuerte porque le costó un rato recuperarse- le sonreí- estaba asegurándome que estuviera bien para continuar el camino cuando oímos sus gritos- respondí convincente.

- Oh, ya veo- dijo Alice sin tragarse mi brillante explicación- ¿estás bien, Bella? ¿Te lastimaste?

- Sí –contestó ella rápidamente- tú sabes que siempre me tropiezo, Alice –le sonrió y luego endureció su expresión- por eso te dije que era mala idea venir.

- Sigo creyendo que es una buena idea- la contradijo mi prima.

- Más vale que le des la razón Bella, cuando una idea se le mete en la cabeza… -la aconsejó Jasper. Y Sin más conversación, continuamos el camino hasta llegar a un claro en medio del bosque, donde había un mantel a cuadros colocado sobre el césped.

- Te esmeraste en hacer esto, Alice, está todo perfecto- la cumplimenté. Era un secreto a voces que a las chicas le gustaba que les hicieran cumplidos, y aunque fuera mi propia prima, necesitaba tenerla de aliada.

- ¡Qué caballero!- sonrió Alice satisfecha- Me alegra que alguien lo valore.

- Sólo digo la verdad- me acerqué, tomé su mano y se la besé. Alice soltó una risita.

- Estás perdiendo terreno, Jasper- bromeó Bella.

- Jamás pensé que tendría un familiar de Alice como rival- sonrió.

- Oh no- dije levantando las manos- no te preocupes Jasper, no estoy interesado en ella, puedes estar tranquilo- le sonreí- de todas formas, me sentaré mejor al lado de Bella, para evitar que sientas celos- reí.

- Nunca imaginé que vería a mi novio y a mi primo pelearse por mí- rió Alice.

- Debimos haber traído una cámara para capturar el momento- agregó Bella. Me sorprendió su comentario, tenía la impresión que era demasiado seria, pero al parecer estaba equivocado, aunque quizás no era seria, quizás… se ponía nerviosa estando conmigo, y le costaba actuar con naturalidad… Tendría que corregir mi ficha, Bella no era tímida… simplemente era tranquila y…

- ¡Edward!- me llamó Bella moviendo una mano frente a mis ojos.

- ¿Qué pasa?- pregunté confundido.

- Estabas como… ido- respondió Alice- ¿en qué pensabas?

- Uhm… –miré de reojo a Bella- en lo que me haría Jasper si dijera que estoy enamorado de ti, Alice- todos reímos ante mi comentario. El resto del paseo, nos dedicamos a comer lo que había traído Alice desde casa y a conversar sobre cómo era la vida en Forks, a pesar que no pude averiguar algo más personal acerca de Bella, debo reconocer que lo pasé bien. ¡Quién hubiera imaginado que podía divertirme en un claro que se encontraba inmerso dentro de un bosque de un pueblo que sólo lo conocían quienes vivían ahí!

4 comentarios:

diana dijo...

hay cada vez me gusta mas !!! hay q diran cuando se entere q este tiene una ficha ? jajajaj

Anónimo dijo...

ayyyy esta buenisima la historiaa^^...lo unico que no me gusta es que edward es un mujeriego hahaaha

roched dijo...

haiii que linda esta esta historia mira porfa sigue con otro capitulo plis!! me gustaria saber en que termina espero que la siguas

yuri dijo...

jajaja hi este Edward es maquiabelico¡¡¡¡ jijijijiji me gusta a ver en que termina saludos lindasss mas capiiiiiii =) plis