lunes, 6 de diciembre de 2010

CAMBIANDO POR AMOR

Sumario:

Bella solo tiene miedo a una cosa. Separarse de sus mejores amigas. En un mundo donde el unico afecto que han tenido ha sido el que ellas se han dado, con todo el futuro resuelto sus vidas se tuercen cuando asesinan a un hombre.


Edward solo teme una cosa. Perder a sus hermanos. En un mundo donde solo una mujer los amo y ni siquiera fue su madre, se encuentran con todo a su dispocision, y aun así carentes de lo mas importante. El amor.

¿Que harán con tal de no perder lo que consideran sagrado? ¿Que harán cuando se encuentren en el mejor lugar de los peores que pueda haber? ¿Que pasara cuando se enamoren y se den cuanta que solo ellos pueden enderezar sus vidas? Y tu ¿Que harías por amarle?


___________________________________________________________

Capitulo 2.- Una salida

Bella pov

Al día siguiente de ingresar en la enfermería, llego una mujer, agradable realmente. Nos saco de ahí y nos llevaron al área de visitas, era más amplio. Cada una de nosotras con zendo suero pegado al brazo.

-hola, soy Esme Cullen, tengo una prueba que hacerles, si les parece, es para un estudio sociológico de las mujeres jóvenes, como ustedes que ingresan a este lindo lugar- bromeo.

Nos entrego unas hojas a cada una, era una especie de examen. ¿Sociológico? ¿Y porque era de matemáticas el examen? No pregunte. Se veía interesante.

-pueden ayudarse a responder, o usar esta computadora, disponen de tres horas, si no les importa me sentare aquí. Solo respondan según las instrucciones que ahí vienen- se sentó en una mesa más alejada. No dejaba de mirarnos.

-tengo la respuesta de la 5 y la 8- anuncie. Una hora después.

-tengo la 3 y la 7- dijo Alice. Al poco tiempo

-yo tengo la 1 y la 6- respondió Rosalie. Siguiendo al duende

-muy bien ¿me las entregan? Gracias, ahora me retiro, hasta pronto- dejo su teléfono en la mesa donde estuviera.

-Disculpe Sra. Cullen dejo su teléfono- corrió el duende entre mesa y mesa, con la bolsa de suero pegada.

-gracias Alice- nos miro sonriendo.

Dos días después llego otra vez, acompañada. De nuevo nos sacaron del aislamiento y nos pasaron al área de comedor.

-Hola, soy el Doctor Cullen, la Doctora Cullen, Esme, vino hace poco para entregarles una prueba, esta es una especie de examen, solo se aplica a 24 jóvenes en todo el país, y ustedes lo pasaron. Represento a una institución no lucrativa, algo así como una escuela, para jóvenes que están en este tipo de lugares, ustedes tienen un intelecto avanzado, su IQ es de los más elevados en el país, y por eso, su sentencia de 4 años se reduce a 2 años, estudiando en mi academia, no necesitan pagar nada, es un internado, vivirán, comerán, y harán todo ahí, de acuerdo a sus comportamiento serán aptas o no para salir los fines de semana, si no se gradúan regresaran aquí por el tiempo que les falte para cumplir su sentencia- dijo el hombre.

-¿Qué ganan ustedes con esto? Pregunto Alice.

-hum muy lista, Esme, tenias razón, de hecho cuando ustedes se gradúen el gobierno les reclutara para diversas cosas, a como pase el tiempo se irán amando los grupos de trabajo, se desempeñaran en varias ramas. Pero creo que todo será mejor que cuatro años aquí. Tómenlo como una especie de libertad condicional- término, un hombre rubio, guapo, de ojos como el oro, de unos veinte muchos treinta nada como mucho. La mujer se veía un poco más joven.

-Sí, tienes razón, entramos…- respondí sin necesidad de consultar, estábamos hartas de vivir separadas, una semana de eso era suficiente. Además regresar con la población normal de reclusas no era algo que estuviera en mis planes.

-maravilloso, las trasladaremos en cuanto sus papeles estén listos, bienvenidas- agrego el hombre sonriendo.
Su teléfono sonó. La melodía llamo mi atención. La doctora lo miro. La expresión de ambos cambio ligeramente.

-¿es misión imposible el tono de ese contacto?- pregunte.

-y no tienes idea que tal imposible- me respondió el doctor antes de girarse y atender a la persona en el aparato.

-¿Cuántos estaremos ahí?- pregunto Alice.

-solo serán doce mujeres y doce varones, de esta manera se les atiende mejor, sus compañeros ya están en la Casa Cullen, ustedes son casi las ultimas- nos respondió la mujer, ya que el doctor seguía al teléfono.

-Esme, ¿te haces cargo? Necesito ir ahora- comento mirando a su esposa, supuse que eso era.

-claro, yo las llevo a la casa, salúdalos de mi parte- sonrió.

Tres horas después nos subíamos a una camioneta de vidrios entintados, negra completamente. Grande. Con nada más que la ropa puesta. La que usáramos en el juicio, no la del penal. Gracias a Dios.

-¿entonces a donde nos dirigimos?- pregunte.

-la casa está situada en Forks, un pueblo de Washington, viajaremos hasta ahí. Se instalaran en una de las recamaras, véanlo como una escuela- nos dijo sonriendo.

-no nos tratas como criminales ¿Por qué?- pregunto Rosalie.

-porque no lo son, solo están algo confundidas y un poco pérdidas, ¿me lastimarían?- pregunto a su vez. Nos miramos entre nosotras. La respuesta era obvia. No.

-no, claro que no- dijo Alice.

-pues ahí está, no tengo por qué tratarlas como todos los demás, hum, debido al tipo de instituto que regimos Carlisle y yo, tenemos acceso a los archivos de las reclusas, las pruebas que estuvieron haciendo en aislamiento fue lo que me guio a ustedes, repartimos muchas de esas pruebas en todos los reclusorios, pocos jóvenes muestran el perfil que buscamos, cuando tenemos un número mayor del que podemos atender, aplicamos el ultimo “examen”. Ese es difícil y solo lo pasan 5 de 20. Así es como los escogemos. Ustedes estaban por decidirse junto con otras chicas del otro lado del país. ¿Entonces necesitan algo?-

- creo que si nos haces favor de comprar algo, te puedo hacer la lista- respondió Alice.

-bien, las llevare a casa y me darán la lista, las demás quizá también quieran algo-

Rosalie pvo

-¿y qué aprenderemos en este lugar?- pregunte.

-básicamente lo que debería estudiar en una universidad pero no tan especifico, tomaran materias de Matemáticas avanzadas, Física, Química, deportes, Literatura, algunos paquetes de programación y cosas así, y talleres, a menos este semestre, solo son 4 ciclos, así que necesitan pasar o regresan al reclusorio-

-solo somos veinticuatro, ¿compartiremos clases?- pregunto Alice.

-Sí, excepto los talleres, son tres diferentes pueden tomarlos todos o solo uno, todas sus preguntas y dudas sobre las clases serán atendidas este lunes, cuando empecemos formalmente, tendrán hoy y mañana para convivir con los profesores y compañeros, no esperamos problemas entre ustedes sino que compartan un tiempo antes de las clases- dijo suavemente.

-¿los dormitorios son individuales?- pregunte.

-no, Rosalie, son compartidos, pero solo tres personas por habitación, así que estarán juntas- nos quedamos calladas, disfrutando del viaje. Empezó a llover.

Llegamos una hora después, por fuera el lugar era rodeado por tramos grandes de césped, al final era delimitado por bardas enormes, con alambre típico en las cárceles, cámaras de vigilancia en todo lo que pude ver de la barda. La entrada era con código, el bosque rodeaba todo el terreno.
La casa era enorme, una especie de finca, era un edificio cuadrado de dos niveles con paredes exteriores de cristal, un espacio como patio interno dominaba el centro hasta la mitad, con techo corredizo, el resto se dividía en dos canchas en la parte de abajo. Y otro edificio que aun no sabíamos que era. Se veía agradable el sitio.

-Hay cámaras- dijo Bella señalando unas esferas decorativas, o al menos eso parecían. Estaban colocadas cada tantos metros de todo el techo de la primera planta y de la segunda.
-tienes piscina- agrego Alice. Mirando el centro del patio.

-sí, la usaremos más tarde su habitación está arriba. La no. 4, la ultima de la derecha. Suban cámbiense, y a las tres y media, bajen por favor- se despidió la doctora.

-¿Cómo debemos llamarlos o dirigirnos a ustedes?- pregunte

-por nuestros nombres si no estamos en clases, aplica para todos los profesores del plantel-

-bien, gracias Esme- dijo Alice.

Entramos en la habitación, era grande, tres camas individuales se alineaban en una pared, el baño era de buen tamaño, había un armario que abarcaba la pared frente a las camas casi por completo, un escritorio mediano complementaba la pared, tres lámparas una junto a cada cama. Una silla de oficina y dos cómodos bancos remataban el mobiliario. Un cambiador con un tocador enorme, bueno lo suficiente para que las tres nos arregláramos, estaba anexado al baño.
-bueno chicas, creo que tenemos una oportunidad de hacer algo bueno con nuestras vidas, no creo que debamos seguir haciendo lo que hacíamos antes del “encuentro”. Si tratamos de llevar esto de la mejor manera, sobreviviremos, que tan difícil puede ser evitar ser expulsadas de aquí- pedí.

-no te prometo nada Rubia, pero me portare bien si ustedes lo hacen- dijo Bella riendo.

Sabía que era una broma, paso todo el tiempo tratando de sacarnos de prisión, haría que fuera por no regresar y sobre todo que no regresáramos nosotras a ese lugar.

-yo sigo el ejemplo que pongan- se excuso Alice.
-carajo, regresaremos al reclusorio en dos meses, bien hay que aprovechar esto- dije riendo mientras me aventaba sobre la cama de en medio.
Lo decía en broma también por supuesto. Esta vez haríamos las cosas bien. O al menos lo intentaríamos.

-yo quiero la que está pegada a la ventana- dijo Bella colocando su maleta ahí.

-bueno estaré cerca de la puerta, saldré primero- agrego Alice tirándose sobre su cama también.
Un rato después nos tocaron la puerta, Alice abrió, era Esme. Entro y se sentó junto a Alice.

-¿Cómo se sienten? ¿Les agrada su dormitorio?- pregunto mirándonos.
-pues, estaríamos mejor si tuviéramos ropa para llenar el armario, o algunas otras cosas, ya sabes para tener aquí- dije.

-de hecho por eso vine, necesito la lista de cosas que van a necesitar- dijo mirándonos.

-seguro, la haremos ahora mismo- dijo Bella buscando en el escritorio una hoja blanca y un lapicero.

-bien, me la entregan cuando bajen a comer, no falta mucho, mandare a alguien por ustedes, les veo en un rato- dijo saliendo.

-¿Qué pediremos?- pregunto la morena.
-yo quiero cuantas, piedras y tachuelas decorativas, lo que sea de ropa que nos traerán seguro que necesitara un arreglo, pide también una maquina de ensamble, y cintas de todos los colores, y…

-duende, detente, no es una lista de supermercado, te pediré la maquinita esa y con suerte traerá algo de pedrería pero no te desilusiones si Esme no te la trae, no es algo indispensable. Creo que pediré jeans y unas blusas, ella parece tener sentido del gusto ¿alguien más quiere?- pregunto la chica con el lapicero.

-sí, yo, pero también agrega unas faldas, y cinturones y bolsas y….-

-Rubia, necesitas que repita el dialogo, no es un campamento de verano, seguimos siendo prisioneras, te pediré un par de faldas y nada mas- huy Bella tenía razón.

-bien, para mí solo la maquinita, tampones, unas blusas y jeans, hum, ¿zapatos?- dijo Alice.

-no, creo que esos los podemos ver después, le preguntaremos a Esme cuando bajemos- contesto Bella.

-yo solo quiero unas faldas y blusas, uno o dos jeans, ¿maquillaje?- casi suplique.

-bien, maquillaje, yo solo pediré blusas, jeans y ¿una laptop? ¿Será que me la concedan?- era una pregunta retorica, estaba negando antes que pudiéramos decir algo.

Con eso en mente seguimos haciendo la lista. Era prácticamente lo mismo para todas. Bella no pidió nada exclusivo para ella. Se estaba castigando todavía. Tocaron la puerta de nuevo, Alice abrió, una chica rubia nos sonreía.

-Dice Esme que pueden bajar, es hora de la comida y el convivio -termino.

-si ya vamos, gracias- respondió Alice. Terminamos como de rayo y nos dirigimos a la piscina.

-soy Jane Vulturi. Mi hermana Renata, y nuestra compañera de cuarto es Bree, la chica de cabellera larga que esta allá- se presento y nos indico a las otras chicas.

Miramos a las mencionadas, Renata y Jean eran rubias, cabello lacio, tez blanca, se veían agradables. Bree era cabello negro, ligeramente ondulado, muy largo. Piel blanca, ojos grises.

Habíamos ahí al menos veinte jóvenes entre mujeres y hombres. Al final llego Carlisle, en ropa informal, unos jeans gastados y una camisa polo blanca. Su esposa tenía el mismo color y distinguí al menos cinco personas más igual vestidas. El personal del instituto supuse.

-Bienvenidos a todos, soy Carlisle Cullen director de este plantel, mi Esposa Esme, será la entrenadora de las chicas y es nuestra sicóloga, el Profesor Jacob será en encargado de los talleres de Mecánica y Música. La Profesora Victoria impartirá física y Química, La profesora René impartirá Matemáticas Avanzadas, los técnicos de computadoras Mike y Ángela Newton impartirán las materias que se enfocan en este ramo, El profesor Charlie les dará Literatura y Dibujo, el otro taller. El recinto entero cuanta con cámaras de vigilancia. Las salidas autorizadas serán después del primer mes y solo se les permitirá a seis de ustedes, así sabrán quien tiene derecho y quien no, un profesor los acompañara hasta que demuestren que son capaces, conscientes y confiables para salir solos. Más adelante dependiendo del comportamiento podrán salir todos- término de decir el director.

-estos libros son el reglamento y el objetivo de la institución, por favor léanlos, para saber que está permitido y que no, las reglas y normas se aplican desde el lunes para todos. No habrá pretextos para los infractores, tres reportes en dirección y regresan en automático al reclusorio- informo Esme

-es básicamente todo, si tienen dudas, preguntas, comentarios o inquietudes, no duden en acercarse a cualquiera de los docentes, incluyéndome por supuesto. Ahora vamos a divertirnos- dijo una vez más Carlisle sonriendo mientras la música sonaba en el lugar.

-Esme, la lista- dijo Bella.
Poco a poco otras chicas se acercaron para entregar otras hojas.

-bueno, ahora vayan a convivir con sus compañeros, diviértanse- nos dijo sonriendo como siempre.

Nos miramos sin saber cómo sentirnos, hogar nuevo, compañeros nuevos, era empezar de cero y nunca se nos había dado bien esa parte….

__________________________________________________________________

chicas, hola les dejo otro capi de este fic, espero les guste, recuerden comentar,
y les escribo en la proxima entrega.
con amor:
Alejandra Rivas Perez : )




















4 comentarios:

diana dijo...

hay hay no veo la hora de q se cruzen con los chicos jajaja buenisimoooooo

Cynthia dijo...

esta buenísimaaa,cuando se encontraran los 6??como será...estoy impacienteee yme encanta el giro que está tomando la historia,Carliste y Esme profes?que divertidooo,espero el siguiente capii besos

nydia dijo...

Wuauu esta historia esta geniallll no cabe duda eres grandiosa y espero q no dejes de publicar.Besos desde Ecuador

Elva Yesenia dijo...

me gusto mucho este capitulo ya quiero saber que pasa con los chicos