lunes, 6 de diciembre de 2010

Sacrificios. Capitulo 11: Tour


Sumary: Cuando Edward dejo a Bella, se fue con la esperanza de que ella tuviera una humana y feliz vida. ¿Que pasaria si ella asi lo hizo, pero las cosas no salieron como cualquiera de ellos pudo haberlo planeado?
_____________________________________


Tour


Me quede allí por unos minutos, sin saber que hacer o que decir, mis brazos colgaban a mis lados. Cada individuo en la sala quedo en silencio, estoy segura que estaban sorprendidos por lo que veian frente a ellos. Pude ver a Emmet en mi línea de visión y él me miraba asombrado, positivamente. En todo el tiempo que había pasado con Rose, ella nunca me había dicho demasiado. Incluso si añadias cada palabra que ella me había dicho, no creo que eso ascendiera al torrente de palabras que ella dijo hace unos minutos.

Finalmente, la abrace, aun insegura de que hacer. Por fin me solto, mirándome a los ojos con un rayo de dolor, una que también tenia tristeza y una nueva comprensión. Le sonreí, sintiendo que finalmente habiamos encontrado ese puente que nos habia separado durante tanto tiempo.

Carlisle hablo en ese momento; — Creo que deberíamos tomarnos un descanzo. Estoy seguro de que a Bella podría serle útil, igual que al resto de nosotros. Bella, ¿eso estaría bien contigo? — me miro, su brillante sonrisa, luciendo como si lo que acababa de precenciar fuera algo parecido a un milagro de navidad.

— Un descanzo estaría bien, Carlisle. — Me complacio que alguien mas rompiera el obvio silencio que se habia hecho cargo de la sala de los Cullen. Me volvi hacia la encantadora esposa de Carlisle. — Esme, me encantaría conocer la casa, estaría bien ahora, — le dirigi una mirada de gusto, en busca de romper la tensión del lugar.


— Eso seria genial, querida. Ven, sígueme, — me indico, mientras comenzó a salir de la sala.

— Bella, ¿puedo unirme contigo y con Esme? — pregunto Alice, apareciendo al instante a mi lado.

Al no tener mucho contacto con nuestra especie, la velocidad de su movimiento me desconcertó. Ser tan parte del mundo humano como yo, hacia que rara vez usara mis capacidades de vampiro. Con el fin de encajar y pasar desapercibida, era importante usar esas habilidades solo cuando fuera estrictamente necesario y solo cuando estaba segura de que nadie me veía.

Le sonreí con gusto. — Me encantaría que te unieras a nosotros. Vamos. Esme esta esperando, — le dije mientras caminaba por la dirección que Esme acababa de dejar segundos antes.

— Bella, ¿puedo hacerte una pregunta? ¿o debo esperar hasta que empecemos de nuevo? — ella me miro, con el salvaje entusiasmo en sus ojos, tomando mi mano para detenerme. Me volvi hacia ella.

— Vamos. ¿Qué hay en tu mente?

— Dijiste que llamaste a tu hija Grace Alice. ¿Por qué Alice? — murmuro, sus ojos se habían desplazado al suelo mientras hablaba, su voz era suave y vacilante.

No pude evitar mi sonrisa. — Tu debes saber la respuesta de esa pregunta. Cuando ella nació, nosotros realmente pensábamos que íbamos a tener un niño y habia un monton de nombres de niño apropiados para él. Cuando surgio como una niña, pensamos en su primer nombre juntos, y tu nombre fue solo una especie de adjunto al nombre. Jacob quería hacerme feliz, asi que rápidamente lo aprobó y eso es todo, — la mire, sonriendo con gusto. Su sonrisa hizo que mi corazón creciera cuando se dio cuenta de la verdad de la decisión que tome y eso la golpeo.

— ¿La nombraste por mi? Pero, ¿Por qué?

— Bueno, ella tiene el pelo negro, igual que tu. Y ella es alguien que me importa mucho, igual que tu, — le dije con una pequeña risa, preparándome a mi misma antes de que ella se abalanzara sobre mi o me abrazara imprudentemente.

En su lugar, me sorprendio su respuesta. Ella se quedo en silencio, con los ojos llenos de emociones que me fueron difíciles descifrar. En un momento se miraba sorprendida; solemne al siguiente. Las emociones continuaron pasando a través de sus ojos tan rápido, que no pude mantenerles el ritmo. Me conforme con ser paciente y esperar a que ella respondiera. Al parecer, ella estaba tratando de procesar lo que acababa de decir. Parecía realmente fascinada por el giro de los acontecimientos.

— Pero, Bella, se que te lastime cuando… cuando nos fuimos. ¿Cómo puedes estar herida de esa forma y aun asi llamar a tu hija como yo? — pregunto, regresando su mirada al suelo.

Con eso, puse mis manos en sus hombros, y con un movimiento suave la obligue a que me mirara. No estaba dispuesta a dejar que mi amiga sufriera mas por algo que paso hace años. Su dolor era intolerable y, por mi parte, no la dejaría sufrir mas. Aun seguía sin entender lo que paso hace tantos años, pero yo no estaba dispuesta a aferrarme a eso con tanta resolución. Ya no tenia ningún sentido.

— Alice, por favor, deja de culparte a ti misma. Supongo que una de las principales razones de ponerle a Grace tu nombre era aferrarme a ti de alguna manera. Tu y Jasper hicieron tanto para ayudarme, para protegerme. Fuiste la primera en aceptarme en tu familia, después de… Edward; — Trate de no hacer una mueca de dolor, pero fue en vano, aun asi continue, — y siempre me trataste como una amiga. También me usaste como tu propia muñeca tamaño real durante el baile de graduación, pero no voy a poner eso en tu contra.

Las dos nos reimos antes de seguir. — Por favor, deja eso a un lado. Lo único que importa es el aquí y ahora. ¿Podemos simplemente empezar de nuevo? — Empece y después me di cuenta de que podría haberme adelantado a los hechos. — Quiero decir, si eso es… lo que quieres. Si esto es una cosa de una sola vez lo entiendo perfectamente, — y mi corazón empezó a doler pensando en que esta noche podría ser asi, — pero, por favor, detén ya la culpa. Creeme, no vale la pena. — Le sonreí, dispuesta a entender.

Como si fuera el momento justo, Alice me abrazo con fuerza y me beso ambas mejillas. Su sonrisa era brillante y justo en ese momento sentí una oleada de alegría en el ambiente. Voltee a ver a Jasper, habia una extraña sonrisa en sus labios mientras miraba con cariño a su esposa. El descanzo estaba haciéndole a cada uno un mundo mejor. Medite esos pensamientos cuando me di cuenta de que tenia a Esme esperandome mientras ella trataba de enseñarme la casa.

— Oh, Bella, — me llamo la voz musical de Alice, — esto no va a ser cosa de una sola vez. Tengo a mi mejor amiga de regreso y no tengo ninguna intención de dejarla ir esta vez. No me importa lo que cualquier otro diga o haga.

Alice y yo dejamos las escaleras, encontramos a Esme esperando pacientemente por nosotras en la cima. — Pense que ustedes dos necesitaban un momento a solas. Espero que no te parezca grosero, Bella, — comenzó con una gran sonrisa en su cara, — pero no pude evitar escuchar la conversación entre tu y Alice sobre tu hija. Fue muy dulce de tu parte ponerle Alice. ¿Tienes alguna foto? — termino con sus ojos aun agradables y brillantes.

Entonces frunci el ceño. Nunca llevaba las imágenes de Grace conmigo. Después de lo que habia sucedido, pensé que era demasiado peligroso. Y además, todo lo que necesitaba era cerrar mis ojos y ver su brillante sonrisa, escuchar su musical risa, ver la mirada en su pequeño y precioso rostro.

— Esme, no tengo fotos conmigo. Por razones que puedo explicar mas adelante, no tengo ninguna fotografía actual de ella. Se los explicare pronto, lo prometo.

— Bueno, querida, ¿Cómo luce? Debe ser hermosa, al igual que su madre, — respondio Esme, con un poco de confusión en sus ojos.

— Bueno, ella es del color de Jacob. Una piel rojiza hermosa, el cabello negro y brillante, recto como una flecha. Pero, todo el mundo dice que se ve igual a mi. También tiene mis ojos marrones, lo cual fue una sorpresa. Charlie se sorprendio la primera vez que la vio, — recordé, volviendo a ese maravilloso dia en el que ella nacio.

— Bella, ella luce igual a ti cuando eras bebe. Por supuesto, no es albina, pero con toda esa sangre Quileute corriendo por sus venas, es natural que tomara el color de Jake. ¡Pero mirala! Es tu viva imagen. ¡Espera a que Renee la vea!

Me desconcentre de nuevo, sintiéndome un poco nostálgica. Cuando los recuerdos corrian a través de mi, a veces se volvían un poco abrumadores. Pero este recuerdo era maravilloso. Todavía podía ver la gran sonrisa de Charlie mientras sostenia a su único nieto en brazos, la cara de pura felicidad abarco todos los rincones de su rostro que mostraban su edad, haciéndolo lucir joven de nuevo.

— ¿Qué edad tiene? — pregunto Alice, trayéndome de vuelta a la realidad.

— Cumplio seis el mes pasado, — le respondi en voz baja, con el nudo de mi garganta comenzando a crecer, mientras mis ojos comenzaron a cristalizarse.

Alice debe haberse dado cuenta de que estaba a punto de romperme de nuevo y se apresuro a iniciar el recorrido por la casa, lo que me distrajo de los pensamientos e imágenes que estaban empezando a llenar a mi mente.

Esme comenzó la gira de su hogar con el estudio de Carlisle. Se parecía mucho al que habia en Forks, las paredes cubiertas de libros y un escritorio de un aspecto impresionante en el centro. Podía verlo allí, leyendo los inmensos volúmenes de revistas medicas, llenándose de nueva información, continuando añadiéndola a su ya vasto volumen de conocimientos.

Esme me mostro rápidamente la suite que compartían. Estaba junto al estudio de Carlisle y era enorme, ya que ocupaba la mitad del segundo piso de la masiva casa.

Continuamos con el recorrido, cuando apareció Rosalie. Ella me sonrio tímidamente, le regrese la expresión. Me señalo la habitación que compartia con Emmet antes de dirigirse a mi directamente.

— ¿quieres ver nuestra habitación, Bella? Se que a Emmet no le importara, — me pregunto alegremente.

— Eso seria realmente genial, Rosalie, siempre y cuando estes segura de que a Emmet no le importa. No quiero entrometerme, — termine antes de escuchar un vozarrón desde la primera planta.

— ¡Adelante, Bella! Pero, Rose dejo todo ese desorden, ¡no yo! — termino la voz de Emmet, seguida de una estruendosa risa.

— Emmet, no digas esas cosas. No podía decidir que ropa usar, — le respondio.

— Rosalie, no te preocupes por cualquier desorden. Deberías ver mi oficina. Eso si que es puro caos, — intervine, tratando de mantener encendido el estado de animo.

Ella me indico su habitación y la de su marido, que estaba al otro lado de la suite de Esme y Carlisle. Abrió la puerta y me dio la bienvenida al interior. La enormes ventanas cubrían toda una pared, cubiertas de bellas cortinas de seda color rojo profundo. Una enorme chimenea de piedra oscura, al igual que las ventanas, ocupaba la mayor parte de otra pared.

Una gran cama de cuatro postes estaba en el centro de la habitación, con una hermosa gasa de color marfil extendiéndose desde las cuatro esquinas, algo común con los pisos de madera es que estaban cubiertos por una alfombra del mismo color, similar a las del primer piso. Las enormes almohadas claras y ricas en color marfil cubrían la cama con su mullido atractivo. La cama debía ser King size, estaba segura de que nada mas aguantaría a Emmet. Y hablando del hombre que vivía en la habitación, me di cuenta del enorme televisor de pantalla plana que colgaba de la pared, una adición que debe haber sido su idea. Varios grandes espejos estaban por todo le lugar, sin duda, para el uso de Rosalie.

Habia un enorme sofá al extremo de la cama que coordinaba con los colores de la habitación. Una gran pila de ropa de diseño exquisito, toda de mujer, estaba acomodada en una enorme pila, parecía haber sido abandonada allí en la noche. Rosalie agarro de forma rápida y con gracia la ropa antes de depositarla en una comoda del inmenso guardarropa, el cual estaba lleno de ropa impresionantemente cara, con la intención de mejorar la inconmensurable belleza que estaba a mi lado. Ella me mostro el hermoso cuarto de baño contiguo a la habitación, tenia una gran ducha, modernizada con difusores por todos los ángulos posibles en un espacio que podría haber tenido a toda la familia a la vez, por supuesto, no que supusiera que pasara.

Alrededor de toda la habitación, habia fotos de Emmet y Rosalie esparcidas, en mesas, cajones y paredes, las cuales mostraban una pareja muy enamorada. Me dolio un poco mirarlas, pero la adoracion y la lealtad que se veía a través de ellas era imposible de perder. Me concentre mas en ellas y me di cuenta de que varias eran de sus bodas, las innumerables ocasiones durante todos los años que habían estado juntos en que decidieron casarse. Todas se desprendían de diferentes épocas, los vestuarios y los peinados de la familia cambiaban en cada fotografía. Una gran familia feliz… el agujero de mi pecho comenzó a doler de nuevo.

Teniendo en cuenta los avances que habia tenido esta noche, no iba a echarlo a perder. — Rosalie, su habitación es simplemente hermosa. Tan romántica. Tu y Emmet deben estar muy comodos aquí, — comencé antes de que otra voz llegara desde abajo.

— ¡Bella, no tienes idea de lo comodos que estuvimos allí! ¡Justo esta misma mañana! — comenzó antes de que Rosalie lo interrumpiera.

— Emmet, estas en muchos problemas, — replico rose, antes de darme una sonrisa de disculpa y corriera para "corregir" a su marido.

Alice, Esme y yo dejamos su cuarto y continuamos con el recorrido, acercándonos a la habitación de Alice. Alice y Jasper compartían una habitación, ya que estaban casados, pero todo mundo se referia a su habitación como propia, sin compañía. Pronto me di cuenta de porque…

Alice abrió la puerta de su habitación, brillante y acogedora. "Su" habitación era de la misma configuración de la de Rosalie y Emmet, aunque a la inversa. Las mismas ventanas, chimenea, vestidor y cuarto de baño; pero allí es donde las similitudes terminaban.

En el centro de la habitación también habia una cama extra grande, pero estaba cubierta de ropa de cama de un hermoso lavanda, seda de la mas cara se vislumbraba por allí. Las grandes ventanas cubrían una pared entera, tal como en la habitación de Rose y Emmet, pero las cortinas que las cubrían eran de una hemosa tela de gasa, que coincidia con el color palido de la ropa de cama.

Lo que era tan intensa e increíblemente impresionante sobre la habitación de alice era que cada centímetro cuadrado del espacio en la pared estaba cubierto por dibujos, paginas arrancadas de revistas, listas de inconmensurables ideas para cada cosa imaginable… bueno, cualquier cosa. La cantidad de libros y papel dispersos por el gran espacio era realmente abrumador, pero mostraba a la verdadera Alice. Lo mas impresionante era que parecía tener un orden para la enorme cantidad de parafernalia que cubria cada centímetro cuadrado del lugar, salvo la cama.

Alice tomo mi mano y me mostro el hermoso vestidor que estaba lleno de hermosa ropa, mucha de ella aun con las etiquetas. Era obvio que ella controlaba mucho mas el armario de Jasper, lo cual no me sorprendio. Era obvio que Jasper haría cualquier cosa por hacer feliz a Alice, incluso vivir en la trampa de fuego de un dormitorio.

Su cuarto de baño era muy parecido al de Emmet y Rosalie, a pesar de que el tema del lavanda también estaba allí. Esta suite entera gritaba Alice, lo que me puso una sonrisa en los labios.

— ¿Exactamente porque sonries? — susurro mi amiga, sus ojos brillaban de emoción.

— Bueno, pensé que mi oficina en casa era un desastre, ¡pero definitivamente no puedo compararlo con esto! — le respondi, riendo entre dientes.

— Bueno, hay una razón para todo esto. Tengo que estar preparada para todo, ¿¡no? — respondio.
Me rei de mi amiga. Esta noche, la risa habia estado en gran parte de las cosas, la cual habia estado fuera de mi en los últimos tiempos. Claro, me reia con los estudiantes. Pero reir con los que realmente conocía, con los que eran como yo ahora… bueno, eso nunca sucedió. Al darme cuenta de lo bien que se sentía, las preguntas comenzaron. ¿Y ahora que? Alice dijo que no me dejaría ir, pero, ¿Qué hay sobre los demás? ¿Dónde íbamos a parar esta noche? Sabia que quería estar en contacto para poder verlos, pero no iba a obligar a nadie. ¿Cómo iba esto tan siquiera a funcionar? Y, entonces mezclar a Edward en esto… no sabia que esperar. Tendría que tratar de arreglar todo esto cuando estuviera sola, mas adelante.

Alice y Esme salieron de la habitación y segui sus pasos al descender las escaleras, antes de que Esme hablara de nuevo. — El tercer piso es de Edward. El sotano es donde tenemos la sala familiar, asi como almacenamiento adicional. Jasper tiene su propio estudio allí también. ¿Quieres verlo?

De la nada, apareció Edward. Por primera vez desde que comenzó la tarde, brillo con esa perfecta sonrisa torcida hacia nosotras tres, su atención se fijo en mi antes de hablar. — Esme, estoy seguro de que a Bella le gustaría ver toda la casa. — Hablo con su "madre", antes de mirarme de nuevo y continuar, — Bella, ¿te gustaría ver mi cuartos? Estas casas viejas utilizaban la tercera planta para tener un salón de baile y entretenimiento. Fui suficientemente afortunado de que mis hermanos me dejaran tenerlo. ¿Quieres verlo antes de continuar?

Pasó. Estaba casi tan cerca de mi como lo habia estado cuando me tenia. Definitivamente me gustaría imaginarme eso, ¡cuando tuviera un minuto! El olor de su aliento me golpeo con tal intensidad que me deslumbro por completo. No podia pensar, y mucho menos juntar una oración coherente y responder. ¿Tienes que estar bromeando? ¿Por qué tiene que pasar esto ahora? ¿Cómo le hacia para mantener ese efecto en mi? ¿Con quien estaba jugando? Él siempre tendría ese efecto en mi. Genial, otra cosa mas que añadir a la lista de cosas embarazosas de Bella…

La sonrisa de Edward comenzó a desaparecer, antes de que se apresurara a añadir con un tono forzoso; — Bueno, eso esta bien. Podemos volver abajo, donde el resto de la familia esta esperando, — dijo antes de detenerse.

— Edward, lo siento. Me gustaría mucho ver… tu habitación, no estaba tratando de ser ruda ni nada. No quise quedarme callada, pero mi mente esta hasta el tope esta noche, — le respondi, antes de que me diera cuenta de que Esme y Alice se alejaban. Uh no. No hay manera de que vaya allí y este a solas con Edward.

Extendi la mano y agarre la el brazo de Alice, deteniéndola en seco, antes de dirigirme a ella. — Alice, ¿Por qué no vienes con nosotros?

Alice lucio un poco sorprendida y miro a su hermano antes de volverse hacia mi. — Bella, tengo que ir a hbalar con Jasper por solo un minuto. Puedo regresar y unirme a ustedes dos cuando haya acabado.

— Jasper puede esperar durante unos minutos mas. Además, lo ves todos los días. Sin duda, puedes quedarte conmigo por tan solo unos minutos, ¿no? — le suplique, buscando desesperadamente el nos er abandonada y quedarme a solas con su hermano.

— Alice, si eso es lo que Bella quiere, entonces únete a nosotros, — Edward miro a su hermana, sus ojos calidos, pero cautelosos.

— Bueno, supongo que tienes razón; ambos la tienen. Te seguimos Edward. — respondió ella, luciendo un poco cautelosa.
La mascara de piedra de Edward habia regresado, aunque me pareció ver un poco de molestia alrededor de su ojos por un segundo antes de que hubiera desaparecido. El dirigió el camino hasta el ultimo conjunto de escalones, antes de salir de encontrarse con la puerta de su habitación, pintada del mismo color tranquilizador que el resto de la casa. La abrió, dejando salir un poco la luz antes de volver y señalarme que entrara primero. Di un paso a través del marco de la puerta y tome nota de su habitación.

Era muy parecida a la de Forks, y, sin embargo, muy diferente. El techo alto se elevaba en diferentes angulos, para seguir el flujo natural de la línea del techo. Los mismos claros marfiles y blancos pintados en las superficies de yeso. Dos grandes chimeneas, hechas con piedra natural como la de los otros pisos, flanqueada por una enorme pared, que parecía tener un monton de usos.
Los hermosos pisos de madera pulidos estaban cubiertos en diferentes areas con hermosas alfombras de color azul oscuro, gruesas y lujosas, similares a las que habia en su habitación en Forks. Él tenia un gran sofá de cuero marrón en el centro de la sala, a través del cual habia libros esparcidos, asi como almohadas azules oscuro que hacían juego con las alfombras esparcidas a lo largo del sofá.

A lo largo del muro oriental, estaba su famosa colección de CD, organizada en hermosos estantes, junto con un equipo de música moderno. Altavoces pequeños y discretos fueron colocados alrededor de la habitación, que estoy segura que le daba a la persona que lo escuchaba la idea de que estaba en un concierto, con música en vivo.

No habia cama, asi como no la habia habido en Forks. Me fije en las ventanas que cubrían tres de las cuatro paredes, tenían enormes persianas de madera que funcionaban también como cubiertas. Sin embargo, el foco de la habitación era el enorme piano de cola, con un acabado de caoba oscura que ocupaba toda una esquina de la habitación. El piano estaba cerrado, a diferencia del de Forks, que parecía siempre estar abierto

— ¿Qué te parece? — pregunto, mientras su voz me traía de nuevo al ahora.

— Bueno, ciertamente parece cómoda. Creo que la habitación es mas grande que toda mi casa, — añadi con una sonrisa. ¡El lugar era enorme!

Su mirada no salía de mi cara, comenzaba a sentirme incomoda. Por que razón, ni idea, pero antes de que pudiera pasar mas tiempo navegando en mis pensamientos, se dirigio hacia el piano, levanto la tapa y se sento en el banco. Alice me agarro la mano y me condujo hasta el hermoso instrumento con una amplia sonrisa.

Edward se quedo mirando las teclas por un momento, antes de cerrar lo ojos, y mover los dedos para comenzar a tocar. Los hilos que seguía la hermosa música volaban por toda la habitación, tan preciosos, tan reconfortantes. Inmediatamente reconoci la canción que Edward habia escrito para Esme, tan dulce e inspiradora. Los ojos de Edward nunca se abrieron mientras él seguía tocando. 

Termino, luego abrió los ojos, mientras los tres nos dabamos cuenta de que ya no estábamos solos en la habitación.

— Edward, eso fue hermoso. Gracias. ¡Muchas gracias! — exclamo Esme, la expresión de su rostro era casi ilegible. Llegue a la cuenta de que era alegría y… ¿confusión? El resto de la familia parecía un poco sorprendida, mientras se acomodaba al lado de Esme, que caminaba al interior de la habitación. Esta noche seguía estando llena de confusión, pero lo atribuí al nivel estrés.

Edward comenzó a tocar de nuevo, esta vez una pieza diferente, una que no conocía. Las inquietantes notas hacían que mi frio corazón se agitara y me acorde de todas las veces que habia tocado su música para mi. Mis pensamientos volaron de nuevo a la noche de mi cumpleaños, cuando Edward y Alice me habían dado un CD de Edward tocando el piano, incluyendo mi nana. Nunca me permiti escuchar esa música en mi mente. Nunca. Primeramente cuando se fueron, no podia soportar escuchar ningún tipo de música, pero Jake me habia ayudado lentamente a resolver eso conmigo misma. Ahora, casi siempre estaba escuchando música, mientras hacia cualquier cosa. Pero, evitaba cuidadosamente cualquier tipo de piezas que sabia me traerían recuerdos dolorosos, que podrían pesar en la actualidad, al parecer, el agujero doloroso de mi pecho estaba cada vez mas presente.

Edward termino y nos miro a todos, antes de establecer su mirada en mi. — ¿Te gustaría escuchar otra cosa? — pregunto, sus cejas se alzaron junto con esa hermosa sonrisa torcida.

— Bueno, me encantaría escuchar mas pero talvez deberíamos volver a nuestro tema inicial. Mi tiempo desafortunadamente, no es ilimitado. — No fue divertido se la aguafiestas, pero aun habia mucho que discutir y aun tenia trabajo por la mañana.

Carlisle estuvo de acuerdo. — Deberiamos volver abajo. Bella esta siendo muy amable al compartir estas cosas con nosotros y tenemos que tomar conciencia de sus limitaciones de tiempo.

Y con eso, nos dirigimos de nuevo a la planta principal de la casa.


Hayy que lindo capi!... ahora que tendrá Bella que contar...auuuuuu  dejen sus comentarios amores!

11 comentarios:

diana dijo...

hay hay diosssssssssssss"!!!!!! siempre lo mismoooo me dejas mas y mas intrigada jajajaj buenisimooo

Cynthia dijo...

Me sigue encantando la historia,que pasará con Edward y Bella? uhmmm...que ansias!!espero el siguiente capii!!besos

ilda dijo...

dioooos estoy hiper ansiosa por saber que pasa con edward y bella !!!!

Patricia dijo...

hayy la incertidumbre y curiosidad, me mata, muero por saber todo lo q oculta bella, y q pasar, me encanto , esta super el capi, besosss

alejandra rivas dijo...

mujer once capitulos y aun no sabemos que pasa jajajajajaja, ya dinos.....

Anónimo dijo...

seria genial que pusieras que bella tuviera un apartamento lujoso y tuviera dinero y tuviera una compañante que tambien fuera vampiro. besos

Anónimo dijo...

Mi impacienciaaa quierooo saber mas O.O andaaa publicarr!!!!!

Anónimo dijo...

wuaaaaaaaa me muero por saber que es lo que continua esta muyyyyy interesante y edward ahhhhh que lindo que eres no sabes cuanto te amo wuaaaaaa ojalas vuelvana a estar juntos

Anónimo dijo...

wuaaaaaaaa me muero por saber que es lo que continua esta muyyyyy interesante y edward ahhhhh que lindo que eres no sabes cuanto te amo wuaaaaaa ojalas vuelvana a estar juntos

Anónimo dijo...

me encanto eres muy buena... quiero saber ya lo que viene por favor continuala que es asombrosa... es increible... seria bueno ... para que edward sufriera un poco al conparacion de ella... siguela eres total y unicmente GRANDIOSA

Ross dijo...

me encanto este capi sigui asi... de buena escribiendo porfa.aka en paraguay te seguimos...