martes, 14 de diciembre de 2010

Encontrarte pero ¿amarte u odiarte?


Disclaimer: Los personajes pertenecen a la gran escritora Stephenie Meyer, yo solo he jugado un poco con ellos poniéndolos en diversas situaciones XD ^^

Bella y Edward se aman, pero que pasara cuando Edward descubra que el no es un Cullen si no un Masen?, que giro tomara sus vidas dada la promesa de Edward a su verdadero padre? y como llega entre todo esto un bebe para unirlos o separarlos?... descúbrelo porque cuando deban volver a trabajar en Forks ellos se reencontraran.

___________________________________________________________________

La Graduación
Isa pov

-bien, esta es la última prueba, es una misión de campo, esta es la dirección, se están experimentado con bebes, no hay ninguno que se pueda salvar, entras y detienes a este hombre, esta es tu misión, si no lo encuentras vuelas el lugar; no quiero sobrevivientes más que tú y tu equipo ¿lo entiendes? – asentí
.
-mi equipo estará listo- respondí aceptando la misión.
Carmen era mis ojos y oídos en cuanto a las infiltraciones, Irina era mi experta en comunicaciones, Kate era mi segunda al mando y mi médico, Jacob era mi experto en explosivos, yo me encargaba del resto.

-salen en una hora, Isa, llama a tu hijo, estarás mas tranquila. La línea dos esta lista-

-gracias Esme- media hora después y justo antes de salir hice la llamada.

-Charlie, ¿todo bien?-

-sí, todo bien, ¿vendrás?-

-no, por ahora no tengo mucho trabajo, hum... cuídalo, ya sabes que decirle, te amo, a los dos- corte, llamadas de 30 segundos, no más.

-estamos listos Isa, vamos- me tomo Jacob del brazo, mi soporte desde que le contara todo a mi padre. Nos montamos en las camionetas. Pensé en él como siempre.
En Edward.

Recuerdo

-¿entonces es de él?- pregunto papa apuntando mi vientre.

-si, me entere cuando llegue a Nueva York, lamento irme así, no sabía y no quería estar aquí y verlo en este estado...-

-no digas más, lo entiendo, de hecho, nadie lo vio después de que tu y él… según su amigo James dijo que le llamo, dijo que había terminado contigo y que se iba. Nadie ha vuelto a saber de él- lo mire seriamente, eran noticias que no me esperaba. Pero yo tenía otras que darle.

-papa hay algo más que debo decirte, Jacob, enciéndelo- pedí, un interruptor de señal, si alguien escuchaba por cualquier motivo, no escucharía esto.

-bien, apagare el mío, hum, estaré en la puerta del frente, si me necesitas solo di mi clave- dijo Jacob por el comunicador, dándome privacidad para hablar con mi padre.

Le relate a Charlie todo lo que había pasado desde que me asaltarán hasta el momento en que cruce la puerta de su casa. Me miro en silencio, muy rara vez ponía expresión. Cuando termine me miro reclinándose hacia atrás.

-¿eso es lo que quieres hacer? ¿Convertirte en esto?-

-Sí, he visto cosas que ni siquiera alcanzo a describirte, y no dejare que mi hijo nazca en un mundo así, lo hare por él, para darle un sitio mejor mas seguro. Y necesito un favor mas-

-¿Qué?- Apenas le solté mi asunto su color cambio, pálido era poco, pensé que se negaría. No lo hizo

-¿estaré a salvo?- pregunto.

-sí, yo me encargare de eso. Nadie sabrá. ¿Lo harás?-

-lo hare, soy tu padre, por supuesto que te ayudare-

Fin del recuerdo

-objetivo en cinco minutos- Jacob

-Carmen, dame una imagen del interior, Irina en cuanto bajemos bloquea las comunicaciones de La torre sur, Jacob, coloca las cargas tienes 5 minutos empezando ayer, Kate entraremos por aquí. Neutraliza todo a tu derecha, me encargare de la izquierda - Instruí mientras señalaba cada punto en la imagen que Carmen me mandara - Señoritas, será un placer morir a su lado- me despedí como era costumbre entre nosotras, al menos en las misiones de preparación. Mi mente voló a su rostro como siempre que empezaba una misión.

Salimos del auto, Jacob lo había hecho antes, su trabajo era de rapidez y precisión.

-comunicaciones fuera- Irina

-¿dormirás conmigo esta noche Isa?-

-no Jacob, tengo mejores cosas que hacer que dormir- respondí.

¿Mal lugar para las bromas? sí, pero era lo que nos quitaba los malos pensamientos, nos mantenía centrados ¿raro no?

Abrí la puerta en 20 segundos, carajo, era lenta, entramos, visión nocturna. Dos tipos a mi derecha, salte sobre uno, Irina desnuco a otro.

-otra noche en el paraíso. voy a ganarte Isa- sonrió mi compañera.

-no cantes victoria, estamos empatadas- respondí

-no me dejen atrás, yo también quiero- Jacob.

-vuela esta madre y te hare feliz- respondió Irina.

-¿un trió?- Jacob de lujurioso.

-mi vida, somos mucho para ti por separado, ¿Qué harás con dos al mismo tiempo?- respondí riendo.

-maravillas, tengo hasta para tres… alto, detecto movimiento en la entrada oeste, van directo a ustedes-

-Isa cuidado: son varios, al menos ochos, llevan canastas ¿mas bebes quizá?- mis ojos en el cielo, Carmen por supuesto.

-bien cambio de planes, podría ser nada pero no me arriesgare, los mataremos a todos, Carmen busca en satélite una imagen, dime que hay en las canastas, tienes tres minutos desde ayer-

-en eso trabajo, espera….-

Nos detuvimos.

-Isa, las ordenes son volarlo todo si no capturábamos al “Kiddy” estas desobedeciendo- me decía Irina.

-no matare bebes inocentes, sí lo son los sacaremos y volaremos el lugar estas son mis órdenes y estoy a cargo a quien no le guste se puede ir al carajo-

-solo son canastas vacías, procedan- Carmen.
-bien ráfagas a discreción necesitamos al tipejo, debe estar en la oficina-

Entre primero mate al guardia, entro otro e Irina se hizo cargo.

-cargas listas-

-no llegamos todavía, espera, veo la oficina...-

Hice una seña a Irina de moverse por la izquierda, rodee el lugar por el otro lado, mas guardias, los disparos empezaron, respondimos con mas, en un rato el tipejo salía mientras sus hombres lo cubrían.

-Jacob salida noroeste ahora, se escapa-

-en camino-
-¡¡¡salgamos de aquí, este lugar es historia!!!- grite entre las balas.

Regresamos por donde habíamos entrado, el fuego no cesaba, llegamos a la puerta, Jacob subía al tipejo a la camioneta, mientras Kate nos cubría la salida. Antes de poder subir sentí un dolor intenso en mi espalda. Me derrumbe en el suelo. Mi pensamiento voló hasta mi chiquito.
Fue débil y ahora lo pagaría.
Pensé en Edward.

Recuerdo

-Emmet, me acompañas a la enfermería, me duele mucho la espalda quizá puedan darme algo suave- pedí.

-claro, te llevo- me tomo de la cintura.

Entro la enfermera, me sonrió como siempre, me acosté con la ayuda de Emmet, gentilmente se volteo mientras me desnudaban y revisaban.
-hija estas en trabajo de parto, y dilatas con rapidez, avisare al médico- dijo la enfermera.

-avísale a Charlie- pedí. Edward ¿Dónde estás cuando más te necesito?

-seguro- salió Emmet. Un rato después entraba Esme.

-estás segura que es lo que quieres hacer, puedes tomarte un tiempo para estar con él, un mes, llevas muchos módulos aprobados y no podrás empezar el entrenamiento físico hasta que tengas al menos dos meses. Quédatelo y después haces lo que consideres, no renuncies a esto también-

-ok, lo pensare en cuanto salga de mi, carajo como duele, ¡¡¡maldito Cullen te matare si te veo de nuevo!!! ¡¡¡Esto es tu maldita culpa hijo de perra, maldito imbécil…!!!- seguí hasta que el calmante hizo efecto, encabronada, adolorida y asustada como la madre.
Jacob tomaba mi mano, dándome fuerzas.

Pero no era a él a quien yo quería a mi lado.
Su rostro apareció en mi mente, como cada noche.
Edward, amor ¿Por qué lo hiciste?

-Bella en la siguiente contracción quiero que pujes tan fuerte como puedas- la voz de Esme. El médico estaba fuera.

-lo intentare- dije a penas.
Carajo dolía de verdad. Una hora después de pujar y pujar y maldecir un poco más, escuchaba el llanto.

-es un varón, felicidades hija- decía Charlie tomando mi mano.
Un jet fue a buscarlo, obra de Emmet seguro. Mi mejor amigo, Rosalie lloraba, mi mejor amiga, Jacob sonreía como imbécil. Mi mejor… ¿Qué?

Tome a mi bebe en brazos, todo el dolor, cansancio, tristeza, frustración, rencor... todo se fue al carajo en cuanto lo vi, lo ame desde que lo escuche, pero no un amor frugal, cada célula de mí lo amaba, mi determinación de seguir con el negocio se hizo más fuerte.
Abrió los ojos, y ahí estaba él, Edward, unos ojos verdes, intensos, carajo.

¿Cómo podía amarlo tanto si en todo el semblante estaba su padre? Y sin embargo lo hacía, lo que más amaba me recordaba lo que más odiaba. Entonces sonrió, y supe que nunca lo olvidaría, una vez más ahí estaba, presente, esa sonrisa torcida que me desnudo tantas veces. Me desnudaba el alma, justo ahora, en el rostro de mi pequeño.
Para que hacerme pendeja, jamás lo olvidaría, lo amaría hasta el último de mis días.

Pase con mi bebe dos meses, mi padre me acompañaba, la agencia nos puso casa de seguridad en Forks, bueno convirtieron en segura la casa de mi padre. Era una maldita fortaleza. Y la mujer que hacia la limpieza era una agente inactiva, bueno, activa ahora. Se haría pasar por novia de Charlie y mi hijo sería su nieto. Sería adoptado por ellos. Bueno por mi padre.

-es hora, te llamare cuando sea seguro, si algo me pasa la agencia tiene instrucciones de qué hacer con ustedes, te amo papa, gracias por cuidarlo- deje ir a los dos hombre más importantes de mi mundo ahora.

Fin del recuerdo

-Carmen avisa que Isa esta herida, la bala entro y salió, pierde mucha sangre, desgarro la vena, carajo, Jacob más rápido la perdemos-

Lograba escucharlos, casi verlo todo, Irina frenética sacaba algo de unos sobres, Kate hablaba con Carmen, bueno hablar es una forma de decirlo, prácticamente ladraba.

Jacob manejaba como poseído, en minutos me sacaron de la camioneta. Una hilera de luces pasaban por mis ojos, voces, muchas, algunas conocidas otras no. Un pinchazo en el brazo y oscuridad absoluta…

¿Estoy despierta?
¿Muerta?
Duele como el carajo, ah estoy viva.
¿Qué hace Charlie aquí? ¿y Roberto? ¿Dónde estoy? Oscuridad de nuevo.

Un llanto me despertó, o eso creo, abrir los ojos cuesta un madrero, quizás deba intentarlo después. Mas oscuridad.

-Charlie ¿Charlie?- llame cuando por fin me desperté.

-Hija, por fin despertaste, mira Rob esta aquí- señalo junto a mi cama.
En una cuna improvisada, dormía plácidamente, con año de edad estaba enorme, su cabello color idéntico al mío, tenia ahora tonos como el de su padre, cada vez se parecía más a él. Mi hijo, lo había visto cuatro veces cada mes por su seguridad, ahora era agente en entrenamiento, era peligroso.

-¿atrapamos al bastardo?- pregunte en cuanto Esme entro. Seria

Mi padre salió llevándose a mi hijo. Mala señal. Mi mentora me partiría el culo.

-sí, lo atrapamos, gracias a que Jacob estaba afuera, desobedeciste una orden directa, capturar al hombre o volar el lugar, perdiste tiempo valioso esperando ver que había en las canastas, eso provoco que casi se escapara, el enfrentamiento y que casi mueras, ¿y tu hijo? ¿y al gente a tu cargo? ¡¡¡si vuelves a desobedecer una orden yo misma de disparare!!!-

-a ver bájale, eres mi mentora, mi maestra, pero no me vas a gritar, logre el objetivo, mi equipo lo hizo, así que no tienes nada que decir, este trabajo así es, puedo morir y estoy lista, Dios, no me dolerá dejar a mi hijo porque quizá ni tiempo me dé de entender, estaré muerta, pero él no. ahora mismo tiene al mejor cuidador que pueda tener, soy buena en lo que hago y soy consciente de mi error, uno que jamás pasara de nuevo- salte.
La vena hacia su aparición.

Me levante quitándome las vías estaba encabronada y no me apetecía seguir ahí, el pecho no dolía tanto, cuando doliera regresaría.

-Isabella- llamo Esme. Me gire con cara de fastidio, su sonrisa me desconcertó.

-¿qué pasa?-

-felicidades, oficialmente desde hace dos minutos eres Agente de campo, tu nombre es Isa de ahora en adelante ¿tu palabra clave?-

-“Rebeldoc”-

Mi nombre clave, lo traía tatuado en el alma, no solo en la piel.

Una semana después empezaba el entrenamiento de nuevo, estar cinco semanas en cama no era precisamente lo mejor para estar lista.

-de nuevo- le gritaba a Jacob. Mi compañero de entrenamiento -no bajes la guardia, sube el brazo, carajo Isa, concéntrate- nos gritaba Esme, mi entrenadora.

Y verdugo.
Esa mujer no tenía madre a la hora del combate, lo mismo se daba con Jacob que con Irina y a ambos les partía el culo, era mi ejemplo a seguir. Era buena disparando, planeando, peleando. La tecnología no se le daba tan bien como lo demás, pero aparte de eso la tipa era peligrosa.

Dos años de entrenar con ella, de aprender todo lo necesario de Carmen y de más gente, de usar navajas y cuchillos como si fueran palillos. Pistolas y rifles como si fuera la secadora de cabello, me llevaron a ser segunda al mando, si Esme no estaba mi voz era la que sonaba, mis compañeras me respetaban, me seguían, me escuchaban. Solo tenía 23. La más joven de la agencia en conseguir ese puesto.

La única en conseguir ese puesto.

¿Dónde estaría Edward?
Sabía que si me daba a la tarea de encontrarlo lo haría, pero ¿para qué?
______________________________-_______________________________________________
otro capitulo de este fic, chicas recuerden votar y comentar. saludos y besos
con Amor
Alejandra Rivas ; )


6 comentarios:

diana dijo...

hay ahy q malaaa no pude tambien saber el secretooooo no es justoooooo!! hay como me gustaaaa no veo la hora en q se vean dios!! va a estar superrrrrrrrrrrrrr

nydia dijo...

Me encantaaaaaaa esta historia cada vez se´pone mejor ademas espero con ansias el proximo capitulo...Cuidate ..Besitos desde Ecuador

sandra_ortiza dijo...

Cada capítulo es mejor que el anterior, me tiene fascinada, espero pronto el reencuentro entre Edward y Bella, espero que Bella le parta el culo a Edward por pendejo jajaja, aunque igual lo amo pendejo y todo. Besos.

alejandra rivas dijo...

hummm de hecho él le aprte el culo a ella jajajajaj pero esperen y veran, no falta mucho....

lupisz dijo...

bella ya es la segunda al mando pero dejo a su bb esto se esta poniendo muy pero muy bueno dios que escritora nos diste =)

Lumy Cullen dijo...

Me encantá. No es justo que no pueda compartir con su hijo, aunque es por su bien y su seguridad. Espero se encuentre con Edward pronto!!! Me fasina, te envío muchos saludos!!!