jueves, 6 de enero de 2011

Capítulo 13: Destino, Sacrificios.

Traducción By Karenesme

Sumary: Cuando Edward dejo a Bella, se fue con la esperanza de que ella tuviera una humana y feliz vida. ¿Que pasaría si ella así lo hizo, pero las cosas no salieron como cualquiera de ellos pudo haberlo planeado?
_____________________________________




Destino


Mientras nos preparábamos para salir de la habitación de Edward, todos caminando hacia la puerta, Edward corrió delante de mí, agarrando algo que estaba situado en la parte superior del escritorio de la esquina de la habitación que yo no había visto antes. Sus movimientos fueron tan rápidos, que apenas tuve tiempo de asimilar lo que estaba pasando. Sin embargo lo hice, noté que había agarrado lo que parecía ser alguna una clase de fotografía. Rápidamente puso la fotografía en el bolsillo de su pantalón y se volvió hacia mí con una sonrisa en su rostro, mientras se hacía a un lado y hacía un gesto para que yo saliera primero de la habitación.
Junto al resto de la familia, salimos de su cuarto, Alice iba a mi lado mientras Edward apagaba las luces, cerrando la puerta y siguiéndonos rápidamente. Nos dirigimos a las escaleras, Emmett contaba chistes y todos reíamos juntos, mientras yo me concentraba en lo que había delante de mí.
Mientras descendíamos por las escaleras sucedió. ¿Por qué ahora? Había llegado casi al final cuando perdí el equilibrio, mi alto tacón se atrapó obstinadamente en el dobladillo de mis pantalones. Tropecé; para que después dos fuertes manos, que conocía muy bien, me atraparan.
Él se fijaba en mis pies mientras yo miraba hacia él, la mirada en sus ojos era de curiosidad y diversión, antes de que hablara. — Bella, de todo lo que pudiste haber retenido de tu humanidad, tenías que mantener tu torpeza. No creo haber visto a un vampiro tropezarse antes, sobretodo, ¡no con sus propios pies! — exclamó Edward, pensando en que su broma era muy divertida, tratando de controlar su propia risa mientras hablaba.
Todo el mundo había estallado en carcajadas para ese momento. Incluso yo, aunque estaba poco dispuesta a dejarme vencer sin una lucha. — Bueno, para que lo sepas, Edward, no me tropiezo cada día. Sólo una vez en mucho tiempo. También podría añadir que me ayuda a encajar mejor con los humanos con los que me encuentro a diario. ¿Podrías tratar de no ser tan gracioso y perfecto todo el tiempo? ¿Alguna vez has pensado en eso? — Le respondí, tratando de sonar irritada, pero me puesto a reír para el final de mi discurso. Para entonces, también había visto la gracia de la situación.
— Bella, había extrañado eso. Tienes que visitarnos más a menudo. Yo, literalmente, ¡no me había reído así en años! — exclamó Emmett.
Entonces Carlisle nos interrumpió, — Muy bien, hemos tenido suficiente diversión a costa de Bella. Volvamos a la razón por la cual estamos aquí, si es que estás lista para continuar, Bella, — declaró, ofreciéndome su brazo para guiarme de nuevo a la sala de estar. Las fuertes manos de Edward me habían soltado para ese momento, pero había experimentado esas ondas de choque tan familiares, ahí donde sus manos habían hecho contacto con mi cintura.
— Está bien. Es realmente divertido, si se piensa en ello. Supongo que mi torpeza es sólo una parte bien arraigada a mi ADN, e incluso con mi conversión, sigue siendo igual de terca que yo. Pero sí, estoy lista para continuar, Carlisle, — respondí, tratando de que mi voz sonara iluminada, mientras que mi espíritu se convirtió en nada cuando me di cuenta de lo que estaba a punto de revelarles.
Nos volvimos a reunir en la sala, todo el mundo optó por sus posiciones originales. Había llegado a la parte de la historia que más temía, la parte en que mi vida feliz se había derrumbado. La parte en la que finalmente comprendí que nunca había estado destinada al amor eterno y cómo había aprendido la lección de la manera más difícil posible.
Cada miembro de la familia me miró tranquilizadoramente, sus ojos brillantes y sus expresiones curiosas. Comencé por tomar un largo suspiro, aunque fuera innecesario respirar.
— Bueno, éramos una perfecta y pequeña familia feliz. Estábamos tan felices. Ocupados, cansados, pero increíblemente felices. Empecé a trabajar en la escuela de la reserva para el comienzo de octubre y Grace pasaba sus días con las esposas de la manada que se quedaban en casa con sus hijos. Ella estaba a salvo y mis días pasaban volando. Trabajar, recoger a Grace, correr a casa para hacer la cena; Jake llegaba a casa a comer, me besaba en la mejilla y jugaba con la bebé, mientras yo era la pequeña y feliz ama de casa. La vida era buena. La vida era… bueno, era malditamente maravillosa. Nunca pensé que podría ser así. Habiendo tenido a mis padres como ejemplo, me sorprendió que las cosas que solían ser normales pudieran ser tan grandiosas.
— Al final del primer semestre escolar, nos habíamos asentado en una pequeña rutina. Con Jake trabajando más de tiempo completo yo me hacía cargo de la mayor parte de las responsabilidades de Grace y de la casa. Comencé a trabajar en mi maestría en ese momento, cuando Grace no tenía ni un año de edad. El fin de año llegó y lo celebramos con unas pequeñas vacaciones familiares. El verano pasó volando y antes de que nos diéramos cuenta, el año escolar había comenzado de nuevo. Rápidamente nos establecimos de nuevo en la misma rutina.
— El segundo semestre de la escuela pasó sin ningún problema. Las cosas estaban tan ocupadas como siempre y manteníamos la misma rutina. Jake estaba listo para otro bebé, pero con mi posgrado en la escuela y lo ocupado que estaba él con la tienda, decidimos que debíamos esperar un poco más. Así que todo continuo como estaba. Las fiestas iban y venían antes de que les echáramos un vistazo, la primavera estaba a la vuelta de la esquina.
Me detuve, no quería continuar pero sabía que sólo pospondría lo inevitable. Así que me recuperé y seguí adelante.
— Una gran y desagradable brote de gripe se había extendido a través de Forks y La Push, de modo que la asistencia estudiantil disminuyó. Incluso yo había cogido el virus y me había tomado algunos días en el trabajo para recuperarme. Sabía que era sólo cuestión de tiempo antes de que Grace también enfermara. Le temía al simple pensamiento de mi niña enferma, pero ella había estado expuesta no sólo por mí, sino por algunos "primos" de la manada también. Jake era impenetrable por ser un hombre lobo y todo. Él nunca se enfermó y si se lesionaba su tasa de curación no sólo era sorprendente sino también milagrosa. No tenía que preocuparme por él.
O eso creía yo…
Las juntas con los padres comenzaron y yo estaba reservada completamente por dos días seguidos. Hablar con los padres, especialmente con los de hijos con necesidades especiales, tomaba de una delicadeza especial y de mucha paciencia. Tuve la suerte de que los padres de mis estudiantes de ese año fueran muy comprensivos y me fue fácil acomodar los horarios para beneficio de todos.
Les expliqué que el primer día fue y vino como si nada. Durante el segundo día de reuniones con los padres, Grace se enfermó, realmente se enfermó. Emily, la esposa de Sam, trató de llamarme al trabajo, para decirme que necesitaba que fuera y recogiera a Grace y que existía la posibilidad de llevarla al hospital. Cuando no pudo ponerse en contacto conmigo, llamó a Jake. De inmediato él salió del trabajo y la recogió. La llevó al hospital, donde ella estaba ardiendo.
— Mi pequeña niña estaba tan enferma. Dejé el trabajo tan rápido como pude y me encontré con él allí. Jake se veía muy nervioso por todo el asunto. Grace nunca había estado tan mala antes, su temperatura estaba altísima y se estaba deshidratando, — recordé, antes de mirar a Edward.
Fue en ese momento que me acordé de que Edward había estado muriendo de la gripe española cuando Carlisle lo convirtió. La mirada en el rostro de Edward era de pura curiosidad. Me di cuenta de que podría estar reflejando su propia vida y de cómo algo tan simple como esta enfermedad, puso fin a su vida mortal, donde ahora, de hecho, la medicina moderna era capaz de salvar a cualquier persona que tuviera algo tan simple como gripe.
— Edward, lo siento. Acabo de darme cuenta de que esta historia podría ser inquietante para ti. Aquí estoy hablando sobre el sufrimiento de mi pequeña niña con un caso bastante malo de gripe y con lo que te pasó… antes de que Carlisle te cambiara, — mi voz se apagó.
— Bella, agradezco tu preocupación, pero eso fue hace mucho tiempo. Por favor, continúa, — dijo cuidadosamente, — ¿Qué ocurrió después de que llegaste al hospital? — preguntó.
— Bueno, ella estuvo en cuidados intensivos por un par de días, con una vía intravenosa debido a la deshidratación y proporcionando oxígeno para ayudarla a respirar. Comenzó a mejorar casi de inmediato y estábamos agradecidos de poder llevarla a casa pronto. Se veía tan pequeña en la cuna, tan pálida, incluso con su piel oscura.
— Pero Grace era una luchadora y finalmente respondió a mis caricias, a mi voz, y el doctor me dejó cargarla al segundo día, mientras le daba de comer. Mi corazón comenzó a latir de nuevo a un ritmo regular cuando me di cuenta de que el verdadero peligro había pasado. Jake nunca se apartó de ella. Nunca lo había visto tan asustado antes. No a mi gran esposo, a mi protector, — terminé en un susurro.
— Al tercer día, el médico dijo que podría volver a casa por la mañana y aunque traté de convencer a Jake de que se fuera a casa a descansar, él se negó. Me quedé toda la noche con él; así él pudo llamar a sus hermanos para ver como iban los "negocios" y luego llamó para ver como iban las cosas en su trabajo.
Me puse a explicar que por la mañana vino una enfermera para que firmáramos los trámites para que la dieran de alta. Me acerqué a los documentos junto con ella y hablamos de los signos que deberíamos cuidar para que Grace no recayera, así como la medicación y la atención que iba a ser necesaria hasta que estuviera completamente sana. Jake entró en ese momento, y después de revisar a Grace le hice señas para que viniera a checar las cosas y escuchar las instrucciones que la enfermera me seguía dando sobre la atención post-hospitalaria de Grace.
— Jacob miró a la enfermera de forma extraña. Rompió a sudar, lo cual era extraño tomando en cuenta que él estaba acostumbrado a su temperatura tan caliente todo el tiempo. La expresión de su rostro era completamente ilegible. No podía entender porque actuaba así de extraño. En un principio, supuse que él todavía estaba nervioso de que nuestra pequeña no estuviera del todo fuera de peligro. Parecía colgarse de cada palabra que la enfermera decía, pero yo seguía sin poder entender porque se comportaba tan completamente diferente a si mismo. La enfermera terminó y se excusó para salir, antes de que finalmente me dirigiera directamente a él.
— "Jake, ¿estás bien? Grace está perfectamente. El médico vino esta mañana mientras hablabas por teléfono. La fiebre casi ha desaparecido y está respondiendo muy bien al tratamiento. Ya puede mantener su comida. Tendré un par de días libres de trabajo para cuidar de ella. Todo está bien ahora. ¿Por qué no la abrigamos y vamos a casa? Sé que tienes tiempo de tomar una siesta antes de ir a trabajar. Jake, ¿me estás escuchando?"
— "¿Qué? ¿Qué decías, Bella?"
Jacob todavía miraba en dirección a la puerta por donde había salido la enfermera cuando me respondió. Tuve que pegarle en el brazo para conseguir su atención. Creí que su comportamiento era debido al sueño. A pesar de que era un hombre lobo, aún necesitaba de lo básico para vivir y se había olvidado del sueño los últimos días. Finalmente pareció recobrar la compostura, tomamos a nuestra hija y nos fuimos a casa, finalmente. El viaje fue muy tranquilo. Jacob parecía estar a un millón de kilómetros de distancia. Lo dejé vagar en sus pensamientos, aún suponiendo que estaba cansado y lleno por los acontecimientos de los últimos días.
— Los próximos días pasaron como de costumbre. Jake estaba trabajando horas extras, después de haber estado alejado del trabajo por la enfermedad de Grace. Pasamos el fin de semana y el lunes yo ya estaba de vuelta en el trabajo. Grace estaba tan bien como si estuviera nueva, riendo y hambrienta, lo que era bueno para mí. Jake se ofreció a llevarla a casa de Emily esa mañana, así yo podría ponerme al corriente con las cosas que me había perdido durante mi ausencia.
Continué. — Las cosas deberían haber vuelto a la normalidad esa semana, pero el ánimo extraño de Jake continuaba. Traté de hablar con él sobre ello, pero él sólo se encogía de hombros, diciendo que estaba cansado e insistiendo en que no pasaba nada. Lo atribuí a su agotamiento, así como a todo el trabajo que había perdido. Él no era diferente con Grace. La cargaba todos los días cuando llegaba a casa y jugaba con ella. Podía hacerla reír haciéndole cosquillas en su barriguita con sus manos calientes. Era maravilloso verlos juntos. Se veía tan feliz.
Entonces expliqué como Jake se había vuelto tan distante conmigo. Al principio, no lo tomé como algo personal. Aún volvía a casa por las noches y me besaba, pero había algo diferente, algo de lo que aún no me daba cuenta. Asumí que tenía otras cosas en su mente y con todas nuestras responsabilidades, especialmente las de Jake, las cosas se ponían difíciles. Pero después de un par de semanas, no podía dejar de lado los temores que me perseguían constantemente.
— "Jake, ¿Qué está pasando? Parece como si trajeras algo rondando tu mente. ¿Quieres hablar sobre ello?"
— "Bella, todo está bien. Pero hay algunas cosas de la manada que tengo que atender. Me iré más por las noches, pero no es nada de que preocuparse."
— Jake me explicó que tendría que hacer más patrullas. Al principio, pensé que ésa era la razón de su distanciamiento. Normalmente me decía todo lo que ocurría con la manada, pero ocasionalmente, mantenía para sí mismo uno que otro detalle. Creí que las cosas estaban mal otra vez, pero cuando lo mencioné, sólo se encogió de hombros.
— "Jake, ¿algo está pasando? ¿Tenemos algún otro problema con algún aquelarre que anda de paso? ¿Debería estar preocupada? — le pregunté."
— "Bella, no hay nada de que preocuparse. Es sólo por precaución. No te molestes por ello. Sam y yo decidimos que las patrullas adicionales eran necesarias, así que sólo estaremos afuera un par de veces más a la semana, hasta nos sentimos satisfechos de que todo sea tan seguro. No me iré todas las noches, pero siempre habrá alguien para mantener un ojo en ti. Quil y Embry se dejarán ver de vez en cuando, sólo como medida de precaución, ¿de acuerdo? — terminó, antes de dirigirse afuera."
— Traté de mantener mi mente ocupada mientras él estaba fuera. Era casi más fácil cuando no estaba en casa. Por lo menos de esa manera, no podía ver en primera fila que estaba empezando a perderlo. Intentaba verlo todo como en el pasado, pero todo lo que podía ver era que mi marido no me hablaba. Ya no me tocaba. Parecía como si no pudiera formar una frase coherente cuando estaba hablando conmigo, como si estuviera en otro lugar. El sólo estaba allí en cuerpo. Su mente ya no estaba presente. Pensé que se le pasaría, pero sólo empeoró.
Me detuve por un momento, mientras el agujero de mi pecho comenzaba a doler. El dolor era cada vez más fuerte, pero no me iba a dejar caer aquí. Abracé mi pecho, dispuesta a cerrar el agujero. Aún quedaba mi orgullo, a pesar de que no me dejara expresar lo que realmente estaba sintiendo. Ya había tenido un arrebato esta noche. No haría una repetición de eso.
Les conté que las patrullas aumentaron para Jake y que su distancia se prolongó durante casi dos meses hasta que una significativa noche sonó el teléfono.
— Sam llamó a casa. Sam era el líder de la manada, el "alfa" por así decirlo. Sus órdenes no podían ser ignoradas y se mantenía en contacto con Jake para revisar la estrategia. Jacob era el segundo al mando, el "beta". — ¿Había dicho eso? Mi mente estaba lejos y mis palabras comenzaron a alejarse del lugar.
— Como sea, — me recuperé, — Sam llamó una noche. Me pidió que lo comunicara con Jake, pero cuando le expliqué que Jake estaba patrullando, Sam pareció preocupado.
— "¿Patrullando? ¿Eso es lo que te dijo?"
— Mi corazón se destruyó. ¿Jake estaba haciendo algo estúpido para protegernos? ¿Le estaba guardando secretos a la manada? Pero yo sabía, que no había secretos entre la manada.
Les hablé a los Cullen sobre las "fases" de un hombre lobo por primera vez, lo de la conexión entre sus mentes con cada miembro de la manada mientras estaban en su forma lobuna. — Al principio, Jacob odiaba esa parte. No había secretos, ni privacidad. Sin embargo, era muy eficaz para comunicarse. Ése era el punto. Si necesitabas de alguien y estabas en forma lobuna, podían llegar a ti rápidamente. Durante una pelea o en la horrible guerra que tuvieron con aquelarres, podían hacer estrategias de esa forma. Es difícil de explicar, pero están conectados mentalmente, pueden escuchar los pensamientos de los otros. Pero, de nuevo, no había secretos. — A estas alturas del relato, ya estaba divagando, temiendo revelar lo que me dolía aún más.
Seguí, forzándome a inhalar y exhalar, intentando mantenerme en calma. Esta parte de la historia era mucho más difícil de lo que pensé que sería, no podía evitar que mi mente entrara en pánico. Nunca me permitía pensar en esos eventos; simplemente porque dolían demasiado.
— "Sam, él me dijo que iba a patrullar. Se ha estado yendo por lo menos cuatro o cinco noches a la semana. ¿Qué está pasando? ¿Hay algo que ni tú ni él me están diciendo?"
— "Bella, no te preocupes por eso. Voy a ir a buscarlo. Todo va a estar bien."
— Sam no era de los que hablan, especialmente con mujeres. Esencialmente, él estaba a cargo, era el jefe de la tribu entera. Se suponía que ese honor era de Jacob pero se lo dio a Sam cuando se lo ofreció. El linaje de Jacob era mucho más fuerte, pero no tenía ningún deseo de estar a cargo. Él estaba feliz con el camino de las cosas y no quería agregar más responsabilidades que complicaran las que ya se encontraban en su vida. Se sentía realmente feliz de ser el segundo al mando.
— Finalmente corté la llamada con Sam, él me aseguró de nuevo que todo estaba bien, que no me preocupara y que iba a encontrar a Jacob. Colgué el teléfono y traté de esperar pacientemente a que me devolviera la llamada o a ver que Jacob caminara a través de la puerta de nuestra casa. El pánico y el miedo me estaban enloqueciendo. El daño ya estaba hecho y no había absolutamente ninguna manera de solucionarlo. Mi vida feliz con Jacob, básicamente había terminado.
Me senté ahí por quien sabe cuanto tiempo, antes de que Emmett hablara. Había estado girando la banda dorada de mi dedo de nuevo; mirando en el vacío, perdida en la historia.
— Bella, ¿Qué quieres decir con que el daño estaba hecho? ¿Qué te hizo Jacob? — preguntó amenazadoramente, mientras sus ojos estaban llenos de ternura para mí. Pero los fuertes músculos de sus brazos se contrajeron, luciendo listos para una pelea.
— Sé sobre el tratado, Emmett. Jake me contó todo sobre ello. Pero exactamente, ¿Qué tanto conocen ustedes, acerca de los hombres lobo? ¿Han escuchado hablar de la imprimación?




________________________
Recuerden la ultima palabra, es la clave!! aayyyy...

13 comentarios:

Vampiresa dijo...

ZAZ!! Se ha imprimado de la enfermera! Al principio del capitulo tuve una corazonada de que algo así podia suceder. Pobre Bella. Muy buen capi!

kata cullen dijo...

dioss !!! q capi mas emocionantee !!!
Jacob imprimado de la enfermera !!!! dios !!! por eso Bella se fue y tomo esa decicion??? o dios xfis suban maaass !!!

Mara S. dijo...

Poobre bella!! Quisiera culpar a jacob de esto, pero en la imprimacion no se manda U.U

Igual, dejeme decir pobre bella ya a sufrido demasiado creo yo.

La historia de 10

Besos

Ro_Lizzy dijo...

No me vas a decir que se imprimo de la enfermera??? que pedazo de hdp!!! con familia y todo... lo bueno de todo es que al menos Edward tiene ahora el camino libre.
Cuidate mucho y nos leemos siempre...
http://miangelpersonal.blogspot.com/

nashkalight dijo...

omg!!!! se imprimooo d la malditaa enfermeraa con todo lo q sufrio bella q bajon!!! pobrecita con razon todoo lo d la desicion pero q mal q feo!!! :'( m dio ganitas d llorar con todo lo q sufrio pero bueno esta eddie para consolarlaa siii iupiiiiiii jajaja el capitulo de 10 como siempree

diana dijo...

aahhhhh bueno buenooo como siempre bien en la duda jajaj pero me parece q ya se a donde se dirijeee hay quiero otrooo porfa porfaaaaaaaaaa

Cynthia dijo...

Quee interesanteeee,cada vez que leo un capi nuevo de este fic me gusta mas aún,qué habra pasado con Jake???Se ha imprimado de la enfermera o la enfermera era un vampiroo??diosss que nerviosss,espero deseosa el siguiente y espero sea pronto,te felicitooo Lullaby besoss

nydia dijo...

Valla que capitulo me a sorprendido y eso me encanta....Sigue asi..Besos..

Anónimo dijo...

estuvo exelente el cap. espero que subas mas pronto

Anónimo dijo...

GlOriana:
nO lO puedO creer bella se debe de haber sentidO muy mal excelente en verdad nO lO esperaba:)

maria fernanda dijo...

ahhhhh noo esq este jake es bueno pues...pobre bella el golpe a de haber sido bien duro ..por eso digo me quedo con los vampiros estos te amaran toda la eternidad..éxcelente capitulo..ummm ahora esperemos haber como fue la reaccion de bella..adoro a emmet

Anónimo dijo...

Olaa!! bno yo soy nueva en este blog y dejame decirte que he leido todos los capitulos q van d esta historia y me qede ennganchada!!!
jake se imprimo d la ennfermera

Doore Cullen

Paloma dijo...

estoy enganchadisima con esta historia, muuy buen capi, esperando por el siguiente