miércoles, 13 de julio de 2011

Entre dos Tierras

Capitulo 14.- El Retorno.

Bella pov

La mitad del semestre había pasado muy rápido, después de aquella noche, Edward y yo teníamos una especie de tregua, salíamos en grupo y siempre incluíamos a Ty, quien estaba bastante cómodo acompañándonos en esas salidas, pescaban solo ellos, acampábamos en bola, etc. era muy entretenido, las clases eran fáciles para todos, menos para él quien aun tenía que trabajar.

A menudo los chicos hacían apuestas que milagrosamente Ty ganaba, no todas pero si las más elevadas. Sospechaba que lo hacían por mí. Mis hermanos tan lindos como siempre.

-¡¡¡Bella, chicos!!! Me gane una beca completa, solo llene unas formas, mostré mis calificaciones y mi promedio, recibiré cada mes lo suficiente para pagar mis gastos, ya no tendré trabajar, me dedicare a los estudios, claro cuando no salgamos de campamento- explico tan entusiasmado como un niño en la mañana de navidad.

Emmet, Jasper y Edward se miraron rápidamente

¡¡¡AH!!!

Lo sabía, ellos hicieron esto y el dinero salía de sus cuentas.

-les amo chicos- susurre en idioma vampiro.

Sonrieron ampliamente, mientras fingían sorpresa con Ty. Al menos su vida no se perdería en la amargura como la de mis padres.

-“deja eso ya, no pienses así, por favor, si quieres te llevo mañana a verlos pero no te acercaras, al menos veras a tu padre, después si quieres iremos a Phoenix pero será mucho después y solo si te portas bien”- me dijo Edward.

-“¿sabes que te amo?” - conteste.

-“tanto como te amo yo”- respondió.

Ya no ocultábamos nuestro amor, regresábamos de los paseos tomados de la mano, no nos besábamos, ninguno sería capaz de detenerse, habíamos platicado no hacer nada hasta que se separara de Melisa, pero ella aun no regresaba y Alice no sabía cuando pasaría, así que la espera era una tortura, pero menos lo hacíamos juntos, todo estaba mucho mejor ahora que no trataba de ocultar mis sentimientos.

La familia lo sabía y esperaban que todo saliera lo mejor posible para todas las partes involucradas. Por respeto a Esme, en casa tratábamos de ser “hermanos”. No deseábamos incomodarlos o en mi caso no quería hacerles elegir entre dos de sus hijas.

Edward aun no se animaba a entrar al club, decía que tenía 4 pies izquierdo y no había manera de convencerlo de entrar y así todas las tardes de club se iba a casa temprano y regresaba por mí, la H3 permanecía estacionada hasta que salimos de campamento y entonces le tocaba a su Volvo dormir.

Nos tocó Tango esa tarde, pero yo secretamente estaba tramando algo muy sensual y con poca ropa. Era un regalo para el cumpleaños de Edward. Ojala Melisa ya no estuviera por acá. De otra manera no habría show. Y así paso la tarde, salimos y Edward no estaba esperándome, pensé que tal vez se le había ido el tiempo tocando piano o leyendo, lo cual era normal en él.

-te vas conmigo hermanita- dijo Emmet mientras me levantaba como si de una figura de cartón se tratara, sin apenas mostrar esfuerzo.

Me echo a la parte de atrás, mientras Alice y Jasper se montaban también, manejo como loco por todo el camino con Alice, Rosalie y yo de pie atrás cantando “I Will Survive” mientras el viento revolvía nuestras cabelleras ya desechas por las horas de baile.

Apenas se detuvo el vehículo, saltamos las tres entrando como tromba a la casa, en la sala estaba Edward con cara de arrepentimiento, no me miro por más de un segundo, Carlisle y Esme me miraron fugazmente, hasta que note que no estaba solos, Melisa estaba junto a Edward.

Mi mundo se detuvo.

-“no puedo dejarla”- dijo.

Edward pov.

Día de club, esperaría a Bella como siempre afuera, faltaban 2 horas todavía, tocaría algo, no mejor leería un libro, luego se me olvidaba parar cuando empezaba a tocar y no quería dejar a Bella esperando y que se regresara con Emmet, siempre hacían una locura, eran los compañeros perfectos de travesuras, ni Carlisle los controlaba cuando se juntaban con esas intenciones.

Y eso que para Bella, lo que papa decía era sagrado. A lo largo de los meses, había notado como el amor que sentía por ellos crecía de manera exponencial, me atrevería a decir que los amaba más de lo que nosotros juntos los amábamos. Y estaba el asunto de que había desarrollado una relación especial con Emmet.

Era adorable ver a un oso enorme como mi hermano, doblegado por una chica menuda como Bella. Siempre ganaba sin importar lo que él intentara.

Sonó la puerta, sentí un olor familiar, no, demonios no, era…

-Melisa- logre decir cuando abrí la puerta.

Me miro sonriendo, mientras me abrazaba y se me tiraba encima hasta hacernos caer, aun asombrado, la deje levantarme mientras caminaba hacia mi recamara, guiada por mi olor. En un abrir y cerrar de ojos estaba desnuda en mi cama mientras yo trataba de procesar el asunto.

-ven, te he extrañado tanto, no volveré a irme, perdóname no sé cómo pensé que podría estar sin ti- decía mientras me besaba y quitaba mi ropa.

Me debatía entre dejarle seguir y engañar a Bella con mi esposa o detenerla y decirle la verdad de una vez. Escuche en la cocina los pasos de Esme un poco más fuerte que de costumbre.

-no, espera Esme está en casa ¿no quieres saludarla?- pregunte al tiempo que me ponía la camisa y salía por la puerta.

Debía recordarme comprarle algo a mi madre, seguro la sintió en casa y supuso mi dilema. Como amaba a mi madre.

¿Era tan predecible mi actitud?

-¿regreso después de casi 5 meses de estar fuera y quieres que salude a Esme primero?- me pregunto vistiéndose de mala gana - bien si eso deseas, esperare a que se te pase el coraje y me perdones- concedió mientras me besaba suavemente.

Al ver que no respondía su beso mi miro con el ceño fruncido.

Bajamos mientras Esme me sonreía y la abrazaba, llamo a Carlisle quien aún estaba trabajando en el hospital del pueblo.

-¿Cómo te fue cariño?- pregunto mi madre.

-bien, la verdad es que no podía esperar para regresar, no fue tan emocionante como yo pensé, los extrañe mucho, a todos - dijo mirándome esperando una reacción de mi parte y yo solo podía pensar como avisarle a los chicos para que demoraran a Bella, no podía sin que Melisa sospechara.

-bueno los dejo, tendrán mucho de qué hablar- dijo Esme poniéndose en pie, -Bienvenida Melisa, me da gusto que este en casa ¿Nessie y Jacob?- pregunto antes de marcharse.

Melisa se tenso un poco, quizá se había peleado con Jacob otra vez.

-decidieron regresarse hace unos días, quizá estén en Forks, en la Push- contesto sin dar más explicación.

Esme sonrió pensando que había más de lo que decía pero como siempre no presiono.

Discretamente salió de la casa.

-“tratare de detener a los chicos”- pensó.

Una vez más mi madre sabía mi preocupación.

-¿y donde están todos? - cuando nadie más salió a recibirla.

-están en un club de baile, ya sabes cómo es Alice y Rosalie, nunca paran quietas-

-y la nueva, Bella ¿verdad?- pregunto.

-sí, ella fue quien las metió al club, también están Jasper y Emmet- finalice.

-¿Bella logro que Emmet baile?, Wow si que las cosas han cambiado y ¿cuéntame que mas cambios ha hecho la neófita? ¿Y cómo es que la dejan estar con los humanos? -

-Bella, se llama Bella y no actúa como neófita, es bastante civilizada, casi como tu después de tu transformación, sus habilidades han crecido bastante en este tiempo, lo veras cuando lleguen a casa, ya no tardan mucho- conteste un tanto bruscamente.

-mira, sé que estas molesto, pero antes que digas nada, déjame hablar. Sé que te lastime enormemente cuando me fui, que te desilusioné con mi actitud, pero quiero decirte que pensé todo lo que hemos vivido, la manera como luchaste por mi contras James, el dolor que nos causo tu partida y como casi te pierdo con los Vulturis, nuestra boda, el nacimiento de Renessme y todo lo que trajo consigo, todo lo que pasamos para salvarla y estos últimos 200 años. Necesita alejarme para darme cuenta de cuánto te amo, que no puedo vivir sin ti, que eres tu mi razón de ser, si no estoy contigo pierdo el sentido de mi existencia… soy inmortal por ti, lo hice para pasar la existencia a tu lado, ¿recuerdas?, fue estúpido de mi parte creer que sería diferente. Tal vez sea hora de apartarnos un poco de ellos, ya sabes estar por nuestra cuenta. ¿Qué dices, te vas conmigo?- me pregunto después de remover la culpa que siempre sentí por transformarla.

No podía dejarla, su existencia era por mí, mis ganas e ilusiones de estar con Bella se esfumaron ante esta realidad. La perdería para siempre.

Esme y Carlisle entraron, mi padre saludo a mi esposa, la abrazo y le dio la bienvenida, mientras se sentaban a platicar la puerta se abrió mientras Bella, Alice y Rosalie entraban agarradas de la mano riendo y con el cabello alborotado.

Desvié la mirada antes que me viera, la culpa era clara, estaba seguro, Dios que hermosa era cuando reía, sin poder aguantar más, la mire un momento antes que mi mente formularas las palabras que la alejarían de mi para siempre.

-“no puedo dejarla”- Dije mientras la miraba fijamente un momento, su semblante cambio.

Estaba sufriendo aceptando su derrota sin decir más, estaba sufriendo y no podría hacer nada para consolarla esta vez, porque yo era el causante de su dolor.

Carajo…

Melisa pvo

Justo después de saludar a Carlisle vi entrar a las chicas, tomadas de la mano riéndose y pude reconocer a Bella en el medio, se detuvo en seco al verme, miro a Edward mientras su rostro cambiaba levemente, al igual que mi esposo tenía esa cara de pérdida y aceptación.

¿Eran figuraciones mías o estaban mirándose directamente? las habilidades de ella habían crecido pero no sabía hasta que punto, quizá leyera la mente también, lo que explicaría el cambio en los rostros de ambos si aun no habían hablado, qué bueno que yo era un escudo, así no sabrían, no podían saber… Edward me dejaría sin dudarlo.

Sentí como Edward se replegaba sobre sí mismo mientras que los demás nos miraban a todos con la misma cara de pesar. Era obvio que algo pasaba pero ¿el qué? era la interrogante, tendría que averiguar qué estaba pasando entre mi esposo y la nueva.

-¡¡¡Melisa regresaste… que gusto que este de vuelta!!!- Alice fue la primera en reaccionar.

Le siguió Jasper quien por algún motivo no había hecho nada por calmar el ambiente, los demás parecieron reaccionar y todos me abrazaron bueno todos menos la nueva quien no me conocía de nada, no tenía motivos para abrazarme.

A pesar de todo se acerco y me dio su abrazo corto y suave, todos se sentaron para preguntarme como estaba, que tal mi viaje y otras cosas parecidas. No podía dejar de notar que Edward estaba incomodo.

Bella estaba ausente, Emmet se sentó junto a ella y la abrazo como si de una niña pequeña se tratará, ella apoyo su cabeza en su hombro mientras él la rodeaba con sus brazos. Rosalie se sentó del otro lado poniendo una mano en su pierna, era como si la consolaran de algo que aparentemente me había perdido.

Siguieron con sus preguntas hasta que preguntaron por mi hija, no sabía si mentir otra vez o decir parte de la verdad, opte por la verdad a medias.

-Hum, ellos regresaron hace unos días a Forks, no les gusto mucho Italia, por los Vulturis y todo es, creo que se quedaron en nuestra casa – dije mirando a Edward.

Quien seguía sin expresar nada, al menos eso no había cambiado, cuando se enfadaba se encerraba en sí mismo. Pero por alguna razón me parecía que su enfado era más por mi regreso que mi partida, definitivamente algo estaba pasando y nadie me decía todo, quizá mi esposo guarda algún secreto, si yo podía porque él no, la diferencia era que yo averiguaría pronto el suyo y él jamás sabría el mío.

No debía saber, no podía saber, lo estaba traicionando al actuar así pero la otra opción era perderlo para siempre, jamás me perdonaría. Ni él ni los Cullen.

La noche transcurrió lenta, cuando respondí todas las preguntas cada quien se fue a los dormitorios, seguí a Edward al nuestro ahora que estaba en casa, no pase por alto que Bella entro en el siguiente. Mi esposo se acostó sin decirme nada, lo abrace y me abrazo, pero no me beso, tampoco hizo intentos por intimar conmigo. Solo me abrazo, mientras estaba concentrado en los dibujos de la pared que separaban su recamara de la de Bella.

Lo entendí de pronto, Bella estaba enamorada de mi esposo y al parecer todos los sabían incluyendo a Edward. Por eso la cara triste de ella y el abrazo de Emmet y Rosalie, sin duda Rosalie preferiría a cualquiera antes que a mí para su hermano. Lo que aun no sabía esa si él sentía lo mismo por ella.

No, él tenía que ser mío, pero si… la amaba entonces mi plan no tendría resultado y no habría tanto daño como si él me amara, podría confesar la verdad, sin ser odiada por la familia, mi familia por 200 años.

Bien, observaría como se desarrollaban las cosas. Renessme me había prometido no decir nada y Jacob también, lo cumplirían, al menos hasta que vieran si seguí o no con mis planes, mi hija no me dejaría seguir adelante con él. Y ojala Alice no viera nada, eso era lo más peligroso, no tardaría en decirles a Edward y Carlisle.

Me mantendría indecisa hasta el final, primero averiguaría que pasaba entre mi esposo y Bella.

Carlisle se movía rápido, el siguiente lunes ya tenía sitio en la universidad, la carrera de siempre, me gustaba lo suficiente como para cursarla otra vez. Llegue con Edward, Bella traía una impresionante Hummer 3 Alpha, en rojo merlot, según me había explicado Emmet, las clases fueron las de siempre, no cambiaron gran cosa con el paso de los años, todos habían tomado esta vez algo diferente de hace 20 años, me agradaban sus elecciones, como siempre nos sentamos todos juntos, aunque ahora había un humano en la mesa, me lo presentaron como Ty, cuando le dije mi nombre miro de inmediato a Bella quién solo le sonrió, mientras Edward miraba hacia otro lado.

Si, algo había entre ellos.

Ty paso todo el descanso hablando con Bella sobre bailes y pasos y fechas de eventos y algo sobre un show de caridad de fin de curso, Alice y Rosalie parecían estar muy informadas e interesadas… otro cambio que había ocurrido sin mí.

Por un momento me sentí completamente excluida y como si fuera una intrusa y no la esposa de Edward y hermana de los vampiros presentes por 200 años.

Eran mi familia y parecía que Bella me los había quitado.

¿Me habría quitado a Edward también?


Bella pov

La mitad del semestre había pasado muy rápido, después de aquella noche, Edward y yo teníamos una especie de tregua, salíamos en grupo y siempre incluíamos a Ty, quien estaba bastante cómodo acompañándonos en esas salidas, pescaban solo ellos, acampábamos en bola, etc. era muy entretenido, las clases eran fáciles para todos, menos para él quien aun tenía que trabajar.

A menudo los chicos hacían apuestas que milagrosamente Ty ganaba, no todas pero si las más elevadas. Sospechaba que lo hacían por mí. Mis hermanos tan lindos como siempre.

-¡¡¡Bella, chicos!!! Me gane una beca completa, solo llene unas formas, mostré mis calificaciones y mi promedio, recibiré cada mes lo suficiente para pagar mis gastos, ya no tendré trabajar, me dedicare a los estudios, claro cuando no salgamos de campamento- explico tan entusiasmado como un niño en la mañana de navidad.

Emmet, Jasper y Edward se miraron rápidamente

¡¡¡AH!!!

Lo sabía, ellos hicieron esto y el dinero salía de sus cuentas.

-les amo chicos- susurre en idioma vampiro.

Sonrieron ampliamente, mientras fingían sorpresa con Ty. Al menos su vida no se perdería en la amargura como la de mis padres.

-“deja eso ya, no pienses así, por favor, si quieres te llevo mañana a verlos pero no te acercaras, al menos veras a tu padre, después si quieres iremos a Phoenix pero será mucho después y solo si te portas bien”- me dijo Edward.

-“¿sabes que te amo?” - conteste.

-“tanto como te amo yo”- respondió.

Ya no ocultábamos nuestro amor, regresábamos de los paseos tomados de la mano, no nos besábamos, ninguno sería capaz de detenerse, habíamos platicado no hacer nada hasta que se separara de Melisa, pero ella aun no regresaba y Alice no sabía cuando pasaría, así que la espera era una tortura, pero menos lo hacíamos juntos, todo estaba mucho mejor ahora que no trataba de ocultar mis sentimientos.

La familia lo sabía y esperaban que todo saliera lo mejor posible para todas las partes involucradas. Por respeto a Esme, en casa tratábamos de ser “hermanos”. No deseábamos incomodarlos o en mi caso no quería hacerles elegir entre dos de sus hijas.

Edward aun no se animaba a entrar al club, decía que tenía 4 pies izquierdo y no había manera de convencerlo de entrar y así todas las tardes de club se iba a casa temprano y regresaba por mí, la H3 permanecía estacionada hasta que salimos de campamento y entonces le tocaba a su Volvo dormir.

Nos tocó Tango esa tarde, pero yo secretamente estaba tramando algo muy sensual y con poca ropa. Era un regalo para el cumpleaños de Edward. Ojala Melisa ya no estuviera por acá. De otra manera no habría show. Y así paso la tarde, salimos y Edward no estaba esperándome, pensé que tal vez se le había ido el tiempo tocando piano o leyendo, lo cual era normal en él.

-te vas conmigo hermanita- dijo Emmet mientras me levantaba como si de una figura de cartón se tratara, sin apenas mostrar esfuerzo.

Me echo a la parte de atrás, mientras Alice y Jasper se montaban también, manejo como loco por todo el camino con Alice, Rosalie y yo de pie atrás cantando “I Will Survive” mientras el viento revolvía nuestras cabelleras ya desechas por las horas de baile.

Apenas se detuvo el vehículo, saltamos las tres entrando como tromba a la casa, en la sala estaba Edward con cara de arrepentimiento, no me miro por más de un segundo, Carlisle y Esme me miraron fugazmente, hasta que note que no estaba solos, Melisa estaba junto a Edward.

Mi mundo se detuvo.

-“no puedo dejarla”- dijo.

Edward pov.

Día de club, esperaría a Bella como siempre afuera, faltaban 2 horas todavía, tocaría algo, no mejor leería un libro, luego se me olvidaba parar cuando empezaba a tocar y no quería dejar a Bella esperando y que se regresara con Emmet, siempre hacían una locura, eran los compañeros perfectos de travesuras, ni Carlisle los controlaba cuando se juntaban con esas intenciones.

Y eso que para Bella, lo que papa decía era sagrado. A lo largo de los meses, había notado como el amor que sentía por ellos crecía de manera exponencial, me atrevería a decir que los amaba más de lo que nosotros juntos los amábamos. Y estaba el asunto de que había desarrollado una relación especial con Emmet.

Era adorable ver a un oso enorme como mi hermano, doblegado por una chica menuda como Bella. Siempre ganaba sin importar lo que él intentara.

Sonó la puerta, sentí un olor familiar, no, demonios no, era…

-Melisa- logre decir cuando abrí la puerta.

Me miro sonriendo, mientras me abrazaba y se me tiraba encima hasta hacernos caer, aun asombrado, la deje levantarme mientras caminaba hacia mi recamara, guiada por mi olor. En un abrir y cerrar de ojos estaba desnuda en mi cama mientras yo trataba de procesar el asunto.

-ven, te he extrañado tanto, no volveré a irme, perdóname no sé cómo pensé que podría estar sin ti- decía mientras me besaba y quitaba mi ropa.

Me debatía entre dejarle seguir y engañar a Bella con mi esposa o detenerla y decirle la verdad de una vez. Escuche en la cocina los pasos de Esme un poco más fuerte que de costumbre.

-no, espera Esme está en casa ¿no quieres saludarla?- pregunte al tiempo que me ponía la camisa y salía por la puerta.

Debía recordarme comprarle algo a mi madre, seguro la sintió en casa y supuso mi dilema. Como amaba a mi madre.

¿Era tan predecible mi actitud?

-¿regreso después de casi 5 meses de estar fuera y quieres que salude a Esme primero?- me pregunto vistiéndose de mala gana - bien si eso deseas, esperare a que se te pase el coraje y me perdones- concedió mientras me besaba suavemente.

Al ver que no respondía su beso mi miro con el ceño fruncido.

Bajamos mientras Esme me sonreía y la abrazaba, llamo a Carlisle quien aún estaba trabajando en el hospital del pueblo.

-¿Cómo te fue cariño?- pregunto mi madre.

-bien, la verdad es que no podía esperar para regresar, no fue tan emocionante como yo pensé, los extrañe mucho, a todos - dijo mirándome esperando una reacción de mi parte y yo solo podía pensar como avisarle a los chicos para que demoraran a Bella, no podía sin que Melisa sospechara.

-bueno los dejo, tendrán mucho de qué hablar- dijo Esme poniéndose en pie, -Bienvenida Melisa, me da gusto que este en casa ¿Nessie y Jacob?- pregunto antes de marcharse.

Melisa se tenso un poco, quizá se había peleado con Jacob otra vez.

-decidieron regresarse hace unos días, quizá estén en Forks, en la Push- contesto sin dar más explicación.

Esme sonrió pensando que había más de lo que decía pero como siempre no presiono.

Discretamente salió de la casa.

-“tratare de detener a los chicos”- pensó.

Una vez más mi madre sabía mi preocupación.

-¿y donde están todos? - cuando nadie más salió a recibirla.

-están en un club de baile, ya sabes cómo es Alice y Rosalie, nunca paran quietas-

-y la nueva, Bella ¿verdad?- pregunto.

-sí, ella fue quien las metió al club, también están Jasper y Emmet- finalice.

-¿Bella logro que Emmet baile?, Wow si que las cosas han cambiado y ¿cuéntame que mas cambios ha hecho la neófita? ¿Y cómo es que la dejan estar con los humanos? -

-Bella, se llama Bella y no actúa como neófita, es bastante civilizada, casi como tu después de tu transformación, sus habilidades han crecido bastante en este tiempo, lo veras cuando lleguen a casa, ya no tardan mucho- conteste un tanto bruscamente.

-mira, sé que estas molesto, pero antes que digas nada, déjame hablar. Sé que te lastime enormemente cuando me fui, que te desilusioné con mi actitud, pero quiero decirte que pensé todo lo que hemos vivido, la manera como luchaste por mi contras James, el dolor que nos causo tu partida y como casi te pierdo con los Vulturis, nuestra boda, el nacimiento de Renessme y todo lo que trajo consigo, todo lo que pasamos para salvarla y estos últimos 200 años. Necesita alejarme para darme cuenta de cuánto te amo, que no puedo vivir sin ti, que eres tu mi razón de ser, si no estoy contigo pierdo el sentido de mi existencia soy inmortal por ti, lo hice para pasar la existencia a tu lado, ¿recuerdas?, fue estúpido de mi parte creer que sería diferente. Tal vez sea hora de apartarnos un poco de ellos, ya sabes estar por nuestra cuenta. ¿Qué dices, te vas conmigo?- me pregunto después de remover la culpa que siempre sentí por transformarla.

No podía dejarla, su existencia era por mí, mis ganas e ilusiones de estar con Bella se esfumaron ante esta realidad. La perdería para siempre.

Esme y Carlisle entraron, mi padre saludo a mi esposa, la abrazo y le dio la bienvenida, mientras se sentaban a platicar la puerta se abrió mientras Bella, Alice y Rosalie entraban agarradas de la mano riendo y con el cabello alborotado.

Desvié la mirada antes que me viera, la culpa era clara, estaba seguro, Dios que hermosa era cuando reía, sin poder aguantar más, la mire un momento antes que mi mente formularas las palabras que la alejarían de mi para siempre.

-“no puedo dejarla”- Dije mientras la miraba fijamente un momento, su semblante cambio.

Estaba sufriendo aceptando su derrota sin decir más, estaba sufriendo y no podría hacer nada para consolarla esta vez, porque yo era el causante de su dolor.

Carajo

Melisa pvo

Justo después de saludar a Carlisle vi entrar a las chicas, tomadas de la mano riéndose y pude reconocer a Bella en el medio, se detuvo en seco al verme, miro a Edward mientras su rostro cambiaba levemente, al igual que mi esposo tenía esa cara de pérdida y aceptación.

¿Eran figuraciones mías o estaban mirándose directamente? las habilidades de ella habían crecido pero no sabía hasta que punto, quizá leyera la mente también, lo que explicaría el cambio en los rostros de ambos si aun no habían hablado, qué bueno que yo era un escudo, así no sabrían, no podían saber… Edward me dejaría sin dudarlo.

Sentí como Edward se replegaba sobre sí mismo mientras que los demás nos miraban a todos con la misma cara de pesar. Era obvio que algo pasaba pero ¿el qué? era la interrogante, tendría que averiguar qué estaba pasando entre mi esposo y la nueva.

-¡¡¡Melisa regresaste… que gusto que este de vuelta!!!- Alice fue la primera en reaccionar.

Le siguió Jasper quien por algún motivo no había hecho nada por calmar el ambiente, los demás parecieron reaccionar y todos me abrazaron bueno todos menos la nueva quien no me conocía de nada, no tenía motivos para abrazarme.

A pesar de todo se acerco y me dio su abrazo corto y suave, todos se sentaron para preguntarme como estaba, que tal mi viaje y otras cosas parecidas. No podía dejar de notar que Edward estaba incomodo.

Bella estaba ausente, Emmet se sentó junto a ella y la abrazo como si de una niña pequeña se tratará, ella apoyo su cabeza en su hombro mientras él la rodeaba con sus brazos. Rosalie se sentó del otro lado poniendo una mano en su pierna, era como si la consolaran de algo que aparentemente me había perdido.

Siguieron con sus preguntas hasta que preguntaron por mi hija, no sabía si mentir otra vez o decir parte de la verdad, opte por la verdad a medias.

-Hum, ellos regresaron hace unos días a Forks, no les gusto mucho Italia, por los Vulturis y todo es, creo que se quedaron en nuestra casa – dije mirando a Edward.

Quien seguía sin expresar nada, al menos eso no había cambiado, cuando se enfadaba se encerraba en sí mismo. Pero por alguna razón me parecía que su enfado era más por mi regreso que mi partida, definitivamente algo estaba pasando y nadie me decía todo, quizá mi esposo guarda algún secreto, si yo podía porque él no, la diferencia era que yo averiguaría pronto el suyo y él jamás sabría el mío.

No debía saber, no podía saber, lo estaba traicionando al actuar así pero la otra opción era perderlo para siempre, jamás me perdonaría. Ni él ni los Cullen.

La noche transcurrió lenta, cuando respondí todas las preguntas cada quien se fue a los dormitorios, seguí a Edward al nuestro ahora que estaba en casa, no pase por alto que Bella entro en el siguiente. Mi esposo se acostó sin decirme nada, lo abrace y me abrazo, pero no me beso, tampoco hizo intentos por intimar conmigo. Solo me abrazo, mientras estaba concentrado en los dibujos de la pared que separaban su recamara de la de Bella.

Lo entendí de pronto, Bella estaba enamorada de mi esposo y al parecer todos los sabían incluyendo a Edward. Por eso la cara triste de ella y el abrazo de Emmet y Rosalie, sin duda Rosalie preferiría a cualquiera antes que a mí para su hermano. Lo que aun no sabía esa si él sentía lo mismo por ella.

No, él tenía que ser mío, pero si… la amaba entonces mi plan no tendría resultado y no habría tanto daño como si él me amara, podría confesar la verdad, sin ser odiada por la familia, mi familia por 200 años.

Bien, observaría como se desarrollaban las cosas. Renessme me había prometido no decir nada y Jacob también, lo cumplirían, al menos hasta que vieran si seguí o no con mis planes, mi hija no me dejaría seguir adelante con él. Y ojala Alice no viera nada, eso era lo más peligroso, no tardaría en decirles a Edward y Carlisle.

Me mantendría indecisa hasta el final, primero averiguaría que pasaba entre mi esposo y Bella.

Carlisle se movía rápido, el siguiente lunes ya tenía sitio en la universidad, la carrera de siempre, me gustaba lo suficiente como para cursarla otra vez. Llegue con Edward, Bella traía una impresionante Hummer 3 Alpha, en rojo merlot, según me había explicado Emmet, las clases fueron las de siempre, no cambiaron gran cosa con el paso de los años, todos habían tomado esta vez algo diferente de hace 20 años, me agradaban sus elecciones, como siempre nos sentamos todos juntos, aunque ahora había un humano en la mesa, me lo presentaron como Ty, cuando le dije mi nombre miro de inmediato a Bella quién solo le sonrió, mientras Edward miraba hacia otro lado.

Si, algo había entre ellos.

Ty paso todo el descanso hablando con Bella sobre bailes y pasos y fechas de eventos y algo sobre un show de caridad de fin de curso, Alice y Rosalie parecían estar muy informadas e interesadas… otro cambio que había ocurrido sin mí.

Por un momento me sentí completamente excluida y como si fuera una intrusa y no la esposa de Edward y hermana de los vampiros presentes por 200 años.

Eran mi familia y parecía que Bella me los había quitado.

¿Me habría quitado a Edward también?

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Bueno chicas por aqui de nuevo Claire trayendoles su Capi hahaha..claro cortesia de Ale

Espero que lo disfruten y besitos xoxxo

8 comentarios:

Princcipessa Cullen dijo...

OMG!!! Moria por que actualizaras esta historia, la amo y la sigo!!!
Ok... Melissa es una perra cierto? Muero x saber el secreto, siento que tiene que ver que se acosto con otro y que ese otro es un Vulturi....

Maaas please! jejeje

Xo

nydia dijo...

dios como pudo regresar tan fresca despues de tanto tiempo y lo peor es que guarda un secreto que creo que no es bueno ,dios que va a pasar ahora ,gracias x publicar....Besos...

Jocita dijo...

Hola.... soy realmente nueva esto de leer blogs y esas cosas... pero adivinen a causa de qué es que me quedé pegadísima con los de ALE (a todo esto FELICITACIONES!!!! tus historias me sacan de mi aburrimiento laboral jejeje). Me encantó esta principalmente... ya muero de ganas de saber qué sigue... a puesto que Princcipessa Cullen tiene razón.
Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

aaaaaaa no puedo creer!!!!Odio a Melisa!!!la odio la odio .....muy buen capitulo espero cn ansias el proximo besos aBRIL

nats *-* dijo...

que esta tramando melissa?
quiero saber -.-'
& que mal por bella u.u

maRii D´cullen dijo...

ke geniall ke hayan podido actulizar el fic capii muy interesantee sin duda odiio melisaa y para mi que el secreto ke tanto dice ke no puede sacar a la luz es ke durante el tiempo ke se fue engaño a edward y nessie y jacob lo saben y por eso se regresaronn seguro todos esperamos ke sea esoo y sii se sabee es seguro ke edward y bella podran estar juntos y a mi punto de vista melisa no siente mucho remordimiento por lo que le aya echo a edward mientras ke el se esta matando internamente porke piensa ke no la puede dejar

bueno espero puedas actualizar este fic mas seguido saludiitos y cuidatee Alee

PaTy_sev dijo...

hummmmmm.... que se traera entre manos melisa??? me da a mi que va a haber guerra de chicas....

Anónimo dijo...

melisa es una perra. pero creo q talvez se alejara voluntariamente de ed. y dejara q sea feliz con bella. bueno eso espero.
q bueno q ya actualizaste moria por esta historia