sábado, 10 de julio de 2010

LLC II. Capitulo 4: Desayuno en la Vispera de Navidad


Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephenie Meyer. La autora, MyBella, solo jugó con ellos creandoles una vida paralela totalmente diferente a la que conocemos y las traductoras: Ckony y el equipo de Purpple Rose traduciendo esa vida xD Jajaja...

______________________

CAPITULO 4

DESAYUNO EN LA VÍSPERA DE NAVIDAD


Bella's POV

"¿Bella?" Una simple palabra de la voz de un angel, tan imposible de ignorar esta mañana como lo era siempre, y aun asi, queria seguir dormida. Estaba teniendo un sueño muy lindo y no estaba dispuesta a simplemente dejarlo ir aun.

"¿Isabella, amor?" ¡Esa voz otra vez! Tan suave y dulce, llamandome.

No podía ignorarla, y ahora que lo pensaba, no sabia porque lo había querido antes. Ningun sueño de podía comparar con la realidad de mi esposo, mi Edward.

"Vamos, Bella. Es hora de levantarse" insistio "Angela y Ben estaran aquí pronto"

Rodé sobre mi espalda y abri los ojos, instantanemente encontrando sus hermosos ojos esmeraldas. "Buenos dias, Edward"

"Buenos dias, mi amor." Rió, quitandome el cabello de la cara. Sonrió, levanto mi blusa, y beso justo debajo de mi ombligo. "Buenos dias a ti tambien, bebé"

Me reí por como sus labios hacian cosquillas en mi piel, como por sus palabras.

"¿Por qué eso te hizo reir?" pregunto, envolviendome en sus fuertes brazos.

"Primero, me hiciste cosquillas, y segundo es asombroso que estes tan emocionado y sonriendo como un lunatico" Suspire felizmente, acurrucandome mas cerca de el. "¿Estas seguro de que no podemos quedarnos aquí todo el dia?"

"Aunque suene tan maravilloso, me temo que no. Esme esta haciendo tus pancakes con chispas de chocolate mientras hablamos, y Carlisle esta emocionado por la fiesta que habra mas tarde"

"Amo a Esme y sus pancakes" suspire.

"Ella te ama, tambien" rió.

Descance en sus brazos silenciosamente, esperando que mi cerebro se conectara con el resto mi cuerpo. "Podemos decirle a Angela y Ben nuestras noticias" chille, repentinamente emocionada por el dia que me esperaba.

Edward besó mi oreja y recostó su cabeza contra la mía. "Estoy seguro de que estaran felices por nosotros"

En un instante, sentí mi que mi estomago estaba haciendo una especia de vuelta rara. Sabia lo que era y lo que venia a continuación. "Edward, necesito irme"

"Un minuto mas" suspiró.

Empuje su brazo y traté de alejarme de el. "Dejame ir o tendras que limpiar la cama, y posiblemente el piso" grité.

Sus brazos se fueron en un instante y yo estaba corriendo hacia el baño. Llegue justo a tiempo y Edward estaba detrás de mi, sosteniendo mi cabello y acariciando mi espalda gentilmente.

Despues de unos minutos, estaba segura de que ya no me sentia mal. Edward, sugirió que tomara un baño, y lo obedecí. El agua caliente se sentia genial y me ayudo a olvidar todas las nauseas.

Sali de la regadera y empezé a secarme, mintras veia como Edward se cepillaa los dientes. "Supongo que ya no podemos jugar ´un minuto mas´" me reí.

Enjuago su boca y se dio la vuelta, sonriendo brillantemente. "No. Supongo que es mas seguro dejarte ir en cuanto lo pidas"

"Pero siempre me puedes abrazar de nuevo en cuanto todo pase"

Edward caminó hacia mi y me tomo en sus brazos. "Es una oferta que con mucho gusto aceptare, una y otra vez, Bella"

Suspire y recargué mi cabeza en su pecho. "Me encanta cuando tenemos una mañana lenta y podemos tomarnos nuestro tiempo preparandonos"

"Bueno, entonces, tendre que programar la alarma mas temprano para que siempre podamos tener una mañana lenta"

"Excepto los fines de semana. Aun tienes prohibido poner la alarma el fin de semana"

"De acuerdo" rió, dandome un beso en la cabeza. Suspiró y noté como estaba renuente a dejarme ir mientras alejaba sus brazos. "Necesitamos arreglarnos"

Asentí y lo seguí a la habitación. Miré el ropero, buscando algo comodo para usar, pero que tambien luciera lindo para el dia que nos esperaba. Después del desayuno, todos iriamos a una fiesta en la casa de uno de los colegas de Carlisle.

Edward ya se había puesto sus pantalones negros y había elegido la camisa para el dia, una verde que combinaba con sus ojos perfectamente. Inmediatamente me dio envidia la facilidad con la que se vestia, mientras yo miraba el ropero, esperando un golpe se inspiración para que me dijera que usar. Sabia que era irracional, pero estaba molesta de que el pudiera vestirse con tan poco esfuerzo.

"¿Quieres que traiga a Alice?" preguntó, abrazandome por detrás y frotandome el estomago gentilmente "Pareces tener problemas tu sola"

Sopesé la muy rara urgencia de darle una bofetada y me acerqué a el. "No se que esta mal conmigo, pero cada cosa que veo, siento que voy a estar atrapada en eso"

"Dejame ir por Alice. Estoy seguro de que encontrara algo perfecto para ti"

"Okay" suspiré, enderezandome para que pudiera irse.

El chillido de encanto de Alice se escuchó por toda la casa, estoy segura, y me encontré sonriendo ante ese sonido. No pasó mucho tiempo antes de que entrara a la habitación, arrastrando al pobre Edward detrás de ella.

"Bella, tengo la ropa perfecta para ti" chilló. Dejó ir a Edward, corrió hacia mi y me abrazó. "Estoy tan feliz de que me dejes ayudar"

"Era eso o estar parada frente al ropero todo el dia" dije.

Alice hizo un mohín y yo suspiré, sintiendome mal por herir sus sentimientos.

"No quería decirlo así, solo no me siento yo misma, es todo. Me encantaria que ayudaras y que encontraras algo para mi."

El mohín de Alice desapareció inmediatamente y fue sustituido por una gran sonrisa "Esto te va a encantar, Bella. Tuve un presentimiento de la camisa que usaria hoy Edward." Dijo, mientras buscaba en el fondo del ropero. Regresó sosteniendo un hermoso vestido de seda verde esmeralda en una mano, y en la otra un sueter que lucia comodo. "¡Ustedes se van a ver tan bien juntos!" chilló Alice.

Me estiré y toqué el vestido, impresionada por la suave textura. "Alice, es tan hermoso ¿Cuándo compraste esto?"

Alice habló rapido, amontonando las palabras y haciendo imposible saber que estaba diciendo… a menos, claro, que la conocieras muy bien "Lo-compre-ayer-cuando-Rose-te-llevó-a-la-librería"

"¿Ahí es a donde fuiste" le dije, tratando de darle una mirada de disgusto, aunque en realidad amaba el vestido.

"Si, y puedo decir por el brillo en tus ojos que te encanta y que estoy perdonada" dijo Alice mientras me daba los ganchos para la ropa. "Ahora viste a tu yo embarazada y baja las escaleras"

"Alice, no tienes permitido llamarme asi" grite, con mis mejillas ardiendo de enojo.

"Lo siento" dijo Alice, levantando las manos a modo de rendicion. "No queria ofenderte con eso"

"No, yo lo siento, Alice" suspiré. "Debo estar un poco gruñona. No he estado despierta tanto tiempo y después el asunto de la ropa"

"Esta bien, Bella" me aseguró Alice. "Ahora, por favor lleva a tu yo futura madre abajo" Salió de la habitación sin esperar que hiciera comentarios"

"Te veras hermosa con eso" dijo Edward, recordandome que había estado ahí todo el tiempo.

"En serio me gusta, pero no le puedes decir a Alice que dije eso" le conté, mientras sacaba mi ropa interior.

"Creo que ya lo sabe, Bella. La expresión en tu cara se lo dijo."

"Usara eso en mi contra" suspiré, mientras entraba al baño.

"Haré lo mejor que pueda para protegerte de la duende" prometió Edward, tratando de no reir.

Me puse la ropa interior y trate de arreglar mi cabello. Termine solo cepillandolo y amarrando un poco de el hacia atrás. Me puse el vestido y el suéter cuando mi espalda estaba volteada hacia al espejo, sin quererme ver hasta que estuviera completamente lista. Alisé la parte de arriba del vestido una vez mas antes de darme la vuelta. Lo que vi en el espejo, me hizo jadear.

Tambien hizo que Edward corriera hacia el baño. "Bella, ¿Estas bien?"

"Estoy bien. Lamento haberte asustado" me reí, tomando su mano y acercándolo a mi. "Solo estaba sorprendida"

"¿Por qué?"

"Por esto" dije, pasando una mano frente a mi "Por mi. Me veo muy bonita con este vestido"

"No, amor. ´Bonita´ es muy poco. Te ves absolutamente impresionante." Me sonrío con picardía. "Vamos" dijo, tomando mi mano gentilmente.

"¿A dónde vamos?" pregunté, dejando que me llevara fuera de la habitación.

"No puedo esperar a que todos te vean"

"¿Nunca te cansas de llevarme por ahí como si fuera una súper modelo?"

"Belleza como la tuya debe ser compartida con el mundo, mi querida Isabella" susurró en mi odio, haciéndome estremecer. Notó mi reacción y rió.

Cuando llegamos a la sala, nuestra familia estaba en la puerta, recibiendo a Angela y Ben. Edward y yo nos quedamos atrás un minuto, sonriendo y mirando a nuestra familia y amigos. Teníamos suerte de tener a personas tan maravillosas en nuestras vidas.

Angela se dio cuenta de que había llegado y soltó un chillido. "Bella" gritó, corriendo hacia mi. "No puedo creer que haya pasado casi un mes desde la ultima vez que te vi"

"Eso es lo que pasa cuando sales de la universidad y empiezas una carrera en la vida real" me reí "Hablando de eso ¿Estas disfrutando tu trabajo?"

"Podemos hablar del trabajo después" dijo Angela, alejando el tema con un movimiento de su mano. "¡Quiero hablar de ti! ¡Te ves tan feliz y estas radiante!"

"Gracias, Ange. Me encanta como me haces sentir. Debo haber lucido espantosa antes"

"Bella, sabes a que me refiero. Y amo el vestido. ¿Te lo dio Alice?" preguntó Angela.

"¿Qué no toda mi ropa me le dio Alice?" reí.

"¡Excepto los jeans y las sudaderas!" anunció Alice "Pero estoy quitando eso de su armario lentamente"

"Deja mi ropa en paz, Alice Cullen" me quejé.

"Alice, no molestes a Bella" advirtió Edward.

"Estamos protectores hoy ¿Verdad?" preguntó Alice con una gran sonrisa.

Le lancé una mirada, ya que no quería que la noticia simplemente se le saliera. Estaba emocionada de poder decírselo a Angela yo misma. Ella y yo habíamos sido amigas por muchos años y estaba segura de que estaría muy feliz por mí. También se sentiría mal si supiera que era la ultima en enterarse. La proximidad era la única razón por la cual ella no sabía del bebé.

"El desayuno esta listo" dijo Esme "Vayamos todos al comedor"

Todos fuimos al gran cuarto y tomamos nuestro lugar en la mesa de madera de cerezo. Me senté con Angela a mi derecha y Edward a mi izquierda.

"He estado soñando con sus pancakes Sra. Cullen" dijo Ben.

"Es lindo escuchar eso" rió Esme "Espero que llenen tus expectativas"

"Estoy seguro de que serán incluso mejor" replicó Ben.

Una vez que todos los platos fueron pasados y todos estaban comiendo, comenzamos a platicar entre cada mordida. Estaba emocionada—y extremadamente nerviosa—por decirle a Angela y a Ben acerca del bebé. Aun estaba pensando en como sacar el tema, cuando Angela lo hizo por mi.

"Bella, ¿Desde cuando tomas leche en la mañana? Haz sido una chica de jugo de naranja desde que te conozco." Comentó Angela.

"Bueno, estaba buscando una forma de decírtelo, y supongo que esta es una buena manera" dije, haciendo una pausa y tomando un profundo respiro. "Tomo leche porque tengo que hacerlo" tomé sus manos en las mías y sonreí, pensando en las palabras que iba a decir. "Edward y yo vamos a tener un bebé"

"!Oh por Dios!" chilló Angela, dándome un abrazo "¡Oh por Dios! ¿Desde cuando lo saben? ¿Cuánto tiempo tienes?"

Me reí, sintiéndome mas tranquila de que estuviera feliz por nosotros, pero no era como si lo dudara—Angela siempre me había apoyado al cien por ciento. "Sabemos que estoy embarazada hace dos días, pero no sabremos cuanto tiempo tengo hasta el próximo viernes"

"¿Lo haz sabido por dos días enteros y apenas me lo dices?" me reprendió Angela.

"No te lo quería decir por teléfono" me encogí de hombros.

"Lo entiendo" La sonrisa de Angela había regresado "¡Estoy tan feliz por ti, Bella! Y también por ti, Edward"

"Gracias, Angela" rió Edward,

"Felicidades, chicos" nos dijo Ben.

"Gracias, Ben" repliqué.

"¿Debo suponer que ya todos lo sabían dado que soy la única dando grititos?" Angela rió.

"Si, bueno, Edward lo gritó por toda la casa el otro día" me reí "Hubieras muerto de risa si pudieras ver su cara"

"¿Tenia esa sonrisa tonta como cuando ustedes dos se casaron?" preguntó Angela.

"Esa es, solo que mas grande"

"¿Cuántas veces te ha llevado Alice de compras?" rió Angela.

"Solo una vez" Alice hizo un puchero "Y no me dejo comprar nada"

"Pero te prometí que iríamos de verdad una vez que supiéramos el sexo del bebé" le recordé a Alice.

"Si, y antes de eso, Rose, Angela, Esme y yo podemos llevarte a comprar ropa de maternidad" Dijo Alice mientras aplaudía.

"Pero no antes de que terminen todas las fiestas" ordenó Edward.

Me dí la vuelta y le sonreí "Gracias, cariño"

Se acercó a mi y me dio un rápido beso en los labios "De nada, amor"

"No puedo esperar a saber si voy a tener un sobrino o sobrina" anunció Emmett "Amo a Lily, pero me encantaría tener un chico con el cual jugar vencidas"

"Em, te das cuenta de que no puedes jugar vencidas con nuestro bebé, ¿Verdad?" pregunté, poniendo una mano de manera protectora en mi vientre.

"¡No lo decía en serio, Enana! Ten algo de fe en mi" dijo Emmett, rodando sus ojos hacia a mi.

"Esto es tan emocionante" dijo Angela "¡No puedo cree que vayas a tener un bebé!"

"Esa es como la quinta vez que haz gritado en esta mañana" me reí.

"Solo estoy feliz por ti, Bella. Te mereces tener una familia maravillosa, después de todo por lo que haz pasado" Dijo Angela, recostando su cabeza contra la mía.

"Edward dice que mis padres lo saben y que están orgullosos" le susurré.

"Como te lo digo muy seguido, Edward es un hombre inteligente" dijo, palmeando mi cabeza.

"¿Qué son esos susurros?" dijo Alice "Mas te vale que no estés planeando ir de compras sin mi"

"Nunca iría de compras sin mi duende favorita" le dije, sonriéndole.

"Bueno, eso explica porque estás feliz y radiante." rió Angela. Volteó a ver a Esme. "Tú y Carlisle deben estar muy emocionados"

"Lo estamos, querida" dijo Esme, palmeando la mano de Edward "Es muy emocionante saber que pronto tendremos dos nietos, y Lily tendrá un primito con el cual jugar"

Cuando mencionaron su nombre, Lily empezó a golpear su sillita con la cuchara.

"Creo que a Lily le gusta la idea" dijo Rose, dándole un beso a su hija en la frente.

"Rose, se parece tanto a ti, y esos rizos son adorables" dijo Angela.

"Gracias, Angela" dijo Rose sonriendo "La mayoría de la gente me dice como se parece a Emmett"

"Definitivamente tiene su cabello, pero la cara es toda tuya" dijo Angela.

"Va a romper muchos corazones cuando crezca" rió Ben.

Emmett tomó una postura rígida en su asiento y se sentó mas derecho.

Todos nos reímos de el y frunció el ceño.

"¡No estoy bromeando! Yo se lo que piensan los adolescentes. Yo fui uno de ellos" se quejó Emmett.

"Emmett, faltan como doce años para que tengas que preocuparte de eso" rió Edward.

"Ríete ahora, hermano" dijo Emmett, apuntando con el dedo hacia Edward "Porque apuesto a que tu serás diez veces peor que yo si tienes una niña"

"¿Cómo es que te imaginas eso?" preguntó Edward.

"Tu sabes como ser un caballero y vas a esperar que cada niño que este cerca de tu hija sea así, pero te tengo noticias. Esos niños… van a ser justo como yo"

La mirada de horror en la cara de Edward hubiera sido graciosa si entendiera lo que mi hermano decía. Mi hermano siempre había sido muy respetuoso en sus citas, pero no era un secreto que solo estaba buscando pasar un buen rato; hasta que conoció a Rosalie.

"Entonces ¿Esperamos que sea niño?" le pregunté a Edward, frotando su hombro con mi mano.

Me miro, con su cara extremadamente seria, mientras asentía con la cabeza. Todos empezamos a reír de nuevo. El pobre Edward había sido, una vez mas, aterrorizado por mi hermano mayor. Tal vez esté embarazada, y mi vida había dado unos cambios enormes, pero era bueno saber que algunas cosas nunca iban a cambiar.

Incliné mi cabeza hacia Edward y el sonrió antes de darme un gentil beso "Te amo, Edward"

"Yo también te amo, Bella" dijo, antes de besarme de nuevo.

"Entonces" dijo Angela, colocando su mano en mi hombro.

Me di la vuelta, encontrándome con la misma sonrisa de emoción que yo tenia "Entonces"

"¿Quieres un niño o una niña?" preguntó.

"En este momento solo estoy concentrada en que estoy embarazada"

"¿Vas a comer lo que quieras cuando quieras?"

"No. No quiero ponerme enorme" dije, arrugando mi nariz ante la idea de ser una ballena.

"Bella, acepta tus antojos" rió Rosalie "El peso que ganes se irá"

"Escúchala, Bella" dijo Emmett "Necesitas preocuparte mas por comer lo suficiente para que el bebé y tu estén saludables, en vez de la medida de tu ropa"

"Me tomó un tiempo superar el pánico inicial cuando veía los números subir en la báscula, pero una vez que dejé de preocuparme, el embarazo fue mas divertido. Excepto al final" dijo Rose.

"¿Qué tiene el ultimo mes?" pregunté, ligeramente preocupada por la respuesta.

"El último mes te mata, con los pies hinchados, vientre hinchado, la falta de sueño. Ninguna posición es cómoda y es casi imposible ponerte de pie tu sola" explicó Rose. Tomó a Lily de su sillita y la acurrucó en su pecho. "Pero una vez que cargas al bebé, sabes que valió la pena cada minuto de incomodidad"

Lily rió y puso su manita en los labios de Rose, causando que todos riéramos ante el linde gesto. Rose se rió y después besó cada uno de los dedos de la bebé.

"Dame a mi princesa" ordenó Emmett, moviendo sus manos enfrente de su hija.

Rosalie rió mientras le daba la bebé a Emmett. "Ve a ver a papi"

"Papi, papi, papi, papi" dijo Lily, golpeando sus pequeñas manos en la cara de Emmett.

Se rió antes de cubrir su carita con besos "Mi princesa"

"Increíble lo que un bebé hace con la actitud de un oso" dijo Alice.

"Cuidado, duende" advirtió Emmett, mirando por arriba de la cabeza de Lily.

"No me hables así a mi "dijo con una sonrisa malvada "Predigo que tu próximo bebé será niña"

La mirada de miedo en la cara de Emmett no tenia precio, haciendo que todos riéramos de nuevo. Este era el desayuna mas feliz que había tenido en mucho tiempo.

"Alice, por favor no asustes a Emmett de esa manera" rió Emmett "No quiero que luzca tan asustado cuando tome fotos mas tarde"

"Ah, mamá" Alice gimió "¿Fotos de nuevo?"

"Ya sabes como me gustan mis fotos familiares"

"Tendrás unas muy buenas en tres días" dijo Jasper, hablando por primera vez en toda la mañana.

"¿Qué fue eso?" preguntó Rosalie, mirando a su hermano.

Los ojos de Jasper se llenaron de miedo "Um… yo… Nada. Solo estaba pensando en voz alta"

"¡Jazz!" gimió Alice "¿Cómo pudiste?"

"No quería hacerlo, Alice. Lo juró." Dijo Jasper, tomando las manos de Alice en las suyas. "Por favor no te enojes conmigo. Es que he estado muy emocionado y tenerlo en secreto me preocupaba y se me salió"

"¿Alguien podría por favor explicar que esta pasando?" pidió Emmett.

"Bueno…um… se suponía que iba a ser una sorpresa de último minuto, para hacerlo mas emocionante" dijo Alice, retorciendo sus dedos nerviosamente. "Jasper y yo hicimos planes para casarnos el 28 en el palacio de justicia. Íbamos a pedirles que se vistieran sin saberlo y después se los diríamos"

"¿Por qué harías eso?" dijo Esme "¿Cómo podríamos hacerte una recepción apropiada? ¿Qué pasó con la boda que siempre quisiste? Sin embargo, debería estar feliz de que puedo ver a uno de mis hijos casarse en persona y no simplemente en una grabación"

"Esme, querida" dijo Carlisle suavemente "Por favor relájate y deja que Alice termine su explicación. Nuestra hija siempre tiene una razón para hacer las cosas"

"Gracias, papá" Alice suspiró, sintiéndose mas calmada "Mamá, se que siempre hablé de una gran boda, pero ahora no es el momento. El negocio de Jasper esta mejorando, al fin soy gerente en la tienda, y ninguno de los dos puede quitarle tiempo al trabajo. Así que hablamos y decidimos que la parte mas importante de nuestra boda eran las personas que estarían con nosotros mientras decimos nuestros votos. Y como todos están aquí para navidad, pensamos que sería el momento perfecto"

"Y pensamos que una cena familiar en un buen restaurante seria una perfecta recepción." Agregó Jasper, aún con las manos de Alice entre las suyas "No queríamos decepcionarte, Esme, o hacerte creer que te estábamos alejando de todo"

"No, por supuesto que no, Jasper" dijo Esme, dándole una sonrisa maternal. "Solo me sorprendió que Alice planeara un evento tan pequeño para su boda"

"Con el bebé en camino, tengo toda la planeación que necesito" chilló Alice.

Gruñí y escondí mi cara en el hombro de Edward, haciendo que riera ligeramente y que los demás lo hicieran muy alto. "¿Por qué me odia?" gemí.

"Alice tiene una manera diferente de demostrar su amor" dijo Edward, acercándome mas a el.

"¿Recuerdas como nos divertimos planeando la recepción de Edward y Bella?" preguntó Alice, mirando a Esme "¿O la cara de Bella cuando Edward la llevó al salón?"

Me sonrojé violentamente solo al recordar ese día, causando que todos se rieran de mi una vez mas. Si la planeación de Alice iba a ser como esa recepción, terminaría enterrada en productos de bebé. Solo esperaba que Edward me protegiera de lo peor de la exhuberancia de ésa duende. Cuando volteé a ver su cara sonriente, supe que haría todo por mi. Tenía mucha suerte de que el hombre sentado a mi lado me amara. Y nuestro bebé tendría el mejor papá, justo igual que el mío—estaba segura de eso. Solo esperaba ser igual de buena como madre con mi bebé como Renee lo había sido conmigo.

2 comentarios:

tatis-twiling dijo...

holaaaa esta hermosisimo el capi, dios amo esta historiaaaa......

diana dijo...

bueno esta historia siermpre fue muy tierna y esta no se iba a quedar atras no? me encantaaaaa